Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un tribunal británico concluye que el jeque de Dubái hackeó el teléfono de su ex mujer

El gobernante de Dubái, el jeque Mohammed Bin Rashid Al-Maktoum, ordenó hackear los teléfonos de su ex esposa

Un Tribunal Superior de Reino Unido dictaminó ayer que el gobernante de Dubái, el jeque Mohammed Bin Rashid Al-Maktoum, ordenó el acceso a los teléfonos de su ex esposa y sus abogados, en una "campaña sostenida de intimidación y amenaza".

La sentencia, que marca un hito, establece que Al-Maktum instigó el hackeo de los teléfonos de su ex esposa, la princesa Haya Bint Al-Hussein, y de sus abogados, utilizando el programa espía Pegasus, desarrollado por la empresa israelí de ciberseguridad NSO Group.

Este programa espía se hizo conocido en julio, cuando el Citizen Lab de la Universidad de Toronto sacó a la luz el uso indebido del software por parte de los gobiernos clientes mediante el hackeo de unos 50.000 teléfonos y dispositivos pertenecientes a funcionarios, periodistas, activistas de derechos humanos y críticos políticos de todo el mundo.

Según Reuters, la decisión del tribunal de que el príncipe Haya era uno de los objetivos se debe a la información proporcionada por un experto en cibernética de Citizen Lab. La abogada de Haya, Fiona Shackleton, también habría sido informada de los hackeos en agosto del año pasado por Cherie Blair -esposa del ex primer ministro británico Tony Blair-, destacada abogada y asesora externa del Grupo NSO.

LEER: Emiratos Árabes y Siria discuten la reactivación de sus acuerdos comerciales

Desde que Haya huyó de los Emiratos Árabes Unidos en 2019 tras descubrir que el gobernante de Dubái se había divorciado de ella, la princesa y Al-Maktoum se han visto envueltos desde entonces en una larga y amarga batalla por la custodia de sus hijas. Esa disputa en el Tribunal Superior del Reino Unido ganó más atención cuando se denunció que el gobernante de Dubái había secuestrado a dos de sus hijas -de otro matrimonio- y las había retenido contra su voluntad.

El tribunal dijo que, además del hackeo, Al-Maktoum había ordenado a sus agentes la compra de la mansión contigua a la finca de Haya, cerca de Londres, lo que llevó a la princesa a sentirse intimidada, perseguida, insegura y como si "no pudiera respirar más". La compra no se llevó a cabo.

En la declaración de un testigo, la princesa dijo que "no siento que pueda avanzar libremente tal y como están las cosas ahora, mientras estoy y me siento perseguida todo el tiempo, y me veo obligada a mirar por encima del hombro en cada momento del día".

El juez Andrew McFarlane, presidente de la División de Familia de Inglaterra y Gales, declaró que las conclusiones del tribunal "representan un total abuso de confianza y, de hecho, un abuso de poder en gran medida".

El jeque Al-Maktoum rechazó las conclusiones del tribunal y las condenó por estar aparentemente basadas en una imagen incompleta de los hechos. En un comunicado, insistió: "Siempre he negado las acusaciones formuladas contra mí y sigo haciéndolo". Añadió que "las conclusiones se basaron en pruebas que no me fueron reveladas ni a mí ni a mis asesores. Por tanto, mantengo que se hicieron de forma injusta".

Categorías
Emiratos Árabes UnidosNoticiasOriente MedioVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines