Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las negociaciones de El Cairo y lo que se le exige a Egipto

Un agente de seguridad palestino monta guardia en el paso fronterizo de Rafah con Egipto, en el sur de la Franja de Gaza, el 3 de octubre de 2021, mientras una delegación de los dirigentes de Hamás en Gaza viaja a Egipto para mantener conversaciones. [SAID KHATIB/AFP vía Getty Images]

La visita de la delegación de Hamás a la capital egipcia, El Cairo, es de especial importancia, ya que discutirán con los funcionarios egipcios una serie de expedientes en los que los palestinos tienen grandes esperanzas de lograr grandes avances, especialmente los relacionados con su vida cotidiana.

Tal vez el expediente más destacado que se discutirá es el tan esperado asunto de la reconstrucción de lo destruido por la ocupación en la guerra del pasado mes de mayo, además de levantar completamente el asedio y permitir la libertad de movimiento y viajar por el paso de Rafah sin restricciones. El expediente más importante que se debatirá es el acuerdo de alto el fuego y de intercambio de prisioneros, a través del cual el pueblo espera la liberación de un gran número de prisioneros de las cárceles de la ocupación, especialmente de aquellos con largas condenas.

La presencia de la delegación de Hamás en El Cairo, con la asistencia de todos los miembros del buró político que representan a los de dentro y fuera de Palestina, es un gran indicio, especialmente porque coincide con la convocatoria de la primera reunión del buró político desde sus elecciones internas.

Nuestro pueblo, en todo el mundo, aprecia y valora enormemente los esfuerzos egipcios, ya que puede lograr importantes avances en los expedientes que han sido largamente esperados por el peso y el importante papel de Egipto en el seguimiento de la cuestión palestina.

LEER: ¿Qué sigue después de la última amenaza de Abbas?

Sin embargo, lo que suscita los temores y la aprensión de los palestinos es que se ejerza una gran presión sobre la dirección del movimiento para extraer posiciones que contradigan las constantes palestinas, entre ellas la de resolver el dilema de Gaza sin vincularlo al resto de Palestina, incluyendo Cisjordania, Jerusalén y los territorios ocupados en 1948.

Estos temores están justificados, sobre todo porque hay un deseo estadounidense de apoyar esta tendencia y porque se han dado cuenta de que Gaza y su resistencia son una válvula de seguridad para nuestro pueblo en Cisjordania, Jerusalén y la Palestina histórica por su papel en el freno de los crímenes y la opresión de Israel contra nuestro pueblo, en el freno de las violaciones de los colonos y en su continua profanación de la santidad de la mezquita de Al-Aqsa.

El funcionario palestino Issam al-Daalis (C), del buró político de Hamás, se encuentra frente a la sala VIP del paso fronterizo de Rafah con Egipto, en el sur de la Franja de Gaza, el 3 de octubre de 2021, mientras una delegación de Gaza viaja a Egipto para mantener conversaciones. [SAID KHATIB/AFP vía Getty Images]

Esperamos que Egipto, que abraza calurosamente a los palestinos, desempeñe un papel que satisfaga las aspiraciones de nuestro pueblo de ser liberado del asedio asfixiante que ha sufrido durante más de 15 años. También se espera que inicie el proceso de reconstrucción y ponga fin a la agresión israelí contra nuestro pueblo.

Somos conscientes del alcance de las presiones a las que está sometido Egipto por parte de la administración estadounidense, que pretende poner fin a la situación de Gaza con soluciones que satisfagan las aspiraciones y la seguridad del Estado ocupante a expensas de los derechos de nuestro pueblo, que anhela vivir con dignidad en su tierra.

LEER: El aumento de la resistencia en Cisjordania acentúa la preocupación israelí

Por lo tanto, se requiere que Egipto logre un equilibrio en el tratamiento del expediente palestino y presione a la ocupación para alcanzar un acuerdo de intercambio honorable que conduzca a poner fin al sufrimiento de los prisioneros en las cárceles de la ocupación y un acuerdo de tregua que no sólo incluya el cese de los ataques israelíes en la Franja de Gaza, sino también en Jerusalén, Cisjordania y los territorios ocupados en 1948, así como el cese de las violaciones contra la mezquita de Al-Aqsa.

En medio de todo esto, nuestro pueblo espera que nuestra hermana, Egipto, contribuya al éxito de los esfuerzos para celebrar elecciones legislativas y presidenciales, con las que el pueblo cuenta mucho para acabar con la división y el monopolio de las decisiones palestinas.

También esperamos que Egipto se esfuerce más por volver a poner en marcha el tren de la reconciliación, aunque somos plenamente conscientes de lo difícil que es, sobre todo por culpa de la AP, que eligió para sí misma continuar su reconciliación con la ocupación y se empeña en seguir santificando la coordinación de la seguridad a costa de nuestro pueblo, de su resistencia y de sus constantes nacionales.

Nuestro pueblo confía enormemente en que se produzcan grandes avances en todos los expedientes relacionados con Gaza, pero no a costa de las constantes palestinas. Tienen grandes esperanzas en que la delegación regrese con resultados positivos para todos los asuntos que están sobre la mesa, porque el fracaso significa el regreso de los asuntos al punto de partida no deseado. Estamos convencidos de que la resistencia está dispuesta a dar una lección a la ocupación que la obligue a someterse a la voluntad de nuestro pueblo y a las condiciones de la resistencia.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Addustour el 4 de octubre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Periodista y analista político especializado en asuntos israelíes

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines