Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Justicia racial contra el lobby israelí: cuando ser pro-palestino se convierte en la nueva normalidad

Cámara de Representantes de EE.UU. [Brendan Hoffman/Getty Images]

Existe un cambio inequívoco en la política estadounidense respecto a Palestina e Israel, inspirado en la forma en que muchos estadounidenses, especialmente los jóvenes, ven la lucha palestina y la ocupación israelí. Aunque este cambio todavía no se ha traducido en una reducción tangible del control de Israel sobre el Congreso de Estados Unidos, promete tener grandes consecuencias en el futuro.

Los recientes acontecimientos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos demostraron esta realidad sin precedentes. El 21 de septiembre, los legisladores demócratas rechazaron con éxito una salvedad que proponía dar a Israel 1.000 millones de dólares de financiación militar adicional como parte de un proyecto de ley de gastos más amplio, tras las objeciones de varios congresistas progresistas. El dinero estaba destinado específicamente a financiar la compra de nuevas baterías e interceptores para el sistema israelí de defensa antimisiles Cúpula de Hierro.

Dos días más tarde, se volvió a presentar la financiación del sistema Cúpula de Hierro y, esta vez, se aprobó de forma abrumadora, con una votación de 420 a 9, a pesar de las apasionadas súplicas de la representante estadounidense de origen palestino Rashida Tlaib. En la segunda votación, sólo ocho demócratas se opusieron a la medida. El noveno voto en contra lo emitió el republicano Thomas Massie, de Kentucky. El desafío de Massie al consenso republicano le valió el título de "Antisemita de la Semana" de una conocida organización pro-Israel llamada Stop Antisemitismo. Confundir la crítica legítima a Israel con el antisemitismo es una de las formas en que el lobby pro-Israel silencia las voces pro-Palestina.

LEER: El aumento de la resistencia en Cisjordania acentúa la preocupación israelí

Aunque fue una de las que bloqueó la medida de financiación el 21 de septiembre, la representante demócrata Alexandria Ocasio Cortez cambió su voto en el último momento a "presente", creando confusión y generando ira entre sus partidarios.

A pesar del resultado final, el hecho de que este debate tuviera lugar en el Congreso fue un hito en la lucha por la justicia racial. Hablar en contra de la ocupación israelí de Palestina ya no es un tabú entre los políticos electos de Estados Unidos. No hace mucho tiempo, cuestionar la legislación pro-israelí en el Congreso provocaba una reacción masiva y bien organizada del lobby, especialmente del Comité de Asuntos Públicos Americanos e Israelíes (AIPAC), que en el pasado ha acabado con prometedoras carreras políticas, incluso de políticos veteranos. Una combinación de calumnias en los medios de comunicación, apoyo a los rivales y amenazas abiertas han sellado el destino de los congresistas disidentes.

Aunque el AIPAC y las organizaciones afines siguen con las mismas tácticas de siempre, la estrategia general no es tan eficaz como antes. Los miembros del Escuadrón, jóvenes representantes que a menudo se manifiestan en contra de Israel y en apoyo de Palestina, fueron introducidos en el Congreso en 2019. Con algunas excepciones, han permanecido en gran medida consistentes en su posición de apoyo a los derechos de los palestinos. A pesar de los intensos esfuerzos del lobby pro-Israel, todos fueron reelegidos en 2020. La lección aquí es que ser crítico con Israel en el Congreso de Estados Unidos ya no significa una derrota electoral decisiva garantizada; en algunos casos, es todo lo contrario.

The AIPAC logo is displayed during the policy conference in Washington, D.C., U.S., on Monday, March 25, 2019 [Andrew Harrer/Bloomberg via Getty Images]

El hecho de que 420 miembros de la Cámara de Representantes hayan votado a favor de proporcionar a Israel fondos adicionales -además de los 3.800 millones de dólares existentes- refleja la misma desafortunada realidad de que, gracias a una cobertura mediática implacablemente sesgada, la mayoría de las circunscripciones estadounidenses siguen apoyando a Israel.

Sin embargo, la pérdida de control del lobby sobre el Congreso de Estados Unidos ofrece oportunidades únicas para que los grupos pro-palestinos presionen a sus representantes, exigiendo responsabilidad y equilibrio. Estas oportunidades no sólo las crean las nuevas y más jóvenes voces en las instituciones democráticas de Estados Unidos, sino también los rápidos cambios en la opinión pública.

Durante décadas, la inmensa mayoría de los estadounidenses ha apoyado a Israel por diversas razones, dependiendo del marco político comunicado por los funcionarios y los medios de comunicación estadounidenses. Antes del colapso de la Unión Soviética, por ejemplo, Tel Aviv era vista como un aliado incondicional de Washington contra el comunismo. En años posteriores, se fabricaron nuevas narrativas para mantener la imagen positiva de Israel a los ojos de los estadounidenses de a pie. La llamada "guerra contra el terrorismo" declarada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, situó a Israel como aliado de Estados Unidos contra el "extremismo islámico". La legítima resistencia palestina fue pintada como "terrorismo", dando así a la ocupación israelí de Palestina un manto moral, si no legal, para cubrir su desprecio por el derecho internacional.

LEER: ¿Qué sigue después de la última amenaza de Abbas?

Sin embargo, nuevos factores han desestabilizado este paradigma. El apoyo a Israel se ha convertido en una cuestión divisoria en la cada vez más tumultuosa y combativa política estadounidense, donde la mayoría de los republicanos apoyan a Israel y la mayoría de los demócratas no.

Además, como la justicia racial se ha convertido en uno de los temas más emotivos de la política estadounidense, muchos estadounidenses ven ahora la lucha palestina contra la ocupación israelí a través del prisma de la lucha de millones de estadounidenses por su propia igualdad racial. El hashtag #PalestinianLivesMatter sigue siendo tendencia junto a #BlackLivesMatter; la solidaridad comunitaria y la interseccionalidad prevalecen sobre la política egoísta, en la que sólo importa el dinero.

Millones de jóvenes estadounidenses ven ahora la lucha en Palestina como parte integrante de la lucha antirracista en Estados Unidos; ningún grupo de presión pro-Israel en el Congreso puede cambiar esta tendencia inequívoca. Hay muchas estadísticas que lo atestiguan. La encuesta de opinión pública de la Universidad de Maryland en julio, por ejemplo, mostró que más de la mitad de los estadounidenses encuestados desaprobaban la gestión del presidente Joe Biden de la guerra de Israel contra Gaza en mayo de este año, creyendo que podría haber hecho más para detener la agresión israelí.

Políticos estadounidenses valientes se han atrevido a hablar contra Israel en el pasado, por supuesto, pero hay una marcada diferencia entre las generaciones anteriores y ésta. Hoy en día, en Estados Unidos, hay políticos que son elegidos por su firme postura a favor de Palestina. Si se desvían de sus promesas electorales, se arriesgan a la ira del creciente electorado pro-palestino. Esta realidad cambiante está haciendo posible, por fin, alimentar y mantener una presencia pro-palestina en el Congreso de Estados Unidos. En otras palabras, hablar en favor de Palestina en Estados Unidos ya no es algo raro. Como seguramente revelará el futuro, es lo "políticamente correcto"; la nueva normalidad.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall SlidesUS
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines