Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La normalización y la traición de los déspotas árabes a Palestina

La placa que identifica la recién inaugurada embajada israelí en Manama, la capital de Bahréin, el 30 de septiembre de 2021. [MAZEN MAHDI/AFP vía Getty Images]

Inmovilizar a los palestinos mientras se aplican duras medidas de represión violenta acompañadas de un movimiento de colonos fanáticos a los que se les da rienda suelta para atacar y saquear, es un juego notorio que Israel ha convertido en un ritual diario.

De hecho, la rutina de infligir crímenes de guerra tiene todas las características de un régimen canalla totalmente atrapado en la creencia errónea de que realizar una limpieza étnica es una obligación religiosa.

Confundir el judaísmo con la ideología política racista del sionismo ha sido parte de una estrategia diseñada para engañar, distorsionar y desviar la atención. Tiene sus raíces en el primer congreso sionista celebrado en vísperas del siglo XIX.

Esto está bien documentado y es ampliamente conocido. De hecho, la conciencia del objetivo del sionismo de desmembrar y desalojar a los palestinos de su centenaria patria e imponer por la fuerza una entidad extranjera conocida como Israel, ha sido siempre un cimiento para la resistencia.

Por lo tanto, siempre se ha considerado a Israel como un enemigo impuesto a una población nativa a través de las formas más horribles de terrorismo. Los recuerdos de Deir Yassin recuerdan al mundo las sangrientas masacres cometidas por los terroristas sionistas que arrasaron cientos de pueblos para colonizar Palestina.

Que más de siete décadas después los objetivos expansionistas del sionismo se sigan persiguiendo con un gran coste humano para las sucesivas generaciones de palestinos autóctonos se refleja en las atrocidades diarias.

LEER: Debemos actuar por Palestina, pero sin esperar los resultados

Ninguno de estos hechos - atestiguados por los historiadores así como por las Naciones Unidas - son discutidos, aunque por supuesto Israel y sus partidarios tratan de distorsionar tales verdades como antisemitas.

Sin embargo, en este contexto de terrorismo y condiciones actuales de asedio, ocupación, asesinatos y encarcelamientos masivos -grabados y transmitidos por los medios de comunicación convencionales para que todo el mundo sea testigo- resulta extraño que un puñado de regímene s árabes haya roto filas con la lucha por la libertad de Palestina. Esto, en un momento en que incluso el diario israelí Haaretz describe las atrocidades de Israel como "un pogromo".

La traición asociada a lo que se ha dado en llamar "normalización" es una manifestación escandalosa de traición y colaboración. Los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Sudán y Marruecos han confesado, en efecto, que la protección de sus tambaleantes tronos cuenta más que los legítimos derechos de los palestinos.

Las banderas de Estados Unidos, Israel, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin se proyectan en las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalén el 15 de septiembre de 2020 en una muestra de apoyo a los acuerdos de normalización israelíes con Emiratos Árabes Unidos y Bahréin [MENAHEM KAHANA/AFP vía Getty Images].

Como déspotas no elegidos, autoimpuestos y temerosos de los valores democráticos, han negociado que la "normalización" con el usurpador de Palestina les "garantizará" seguridad y protección. En otras palabras, al igual que ha hecho Egipto, estos oligarcas han externalizado sus redes de inteligencia y su aparato de seguridad a Israel, sabiendo perfectamente que al hacerlo han abandonado a Palestina.

Aunque la anormalidad del reconocimiento implícito de una empresa colonial ilegal ha contrastado con innumerables resoluciones de la Liga Árabe, el acuerdo de "normalización" impulsado por Trump y respaldado vigorosamente por la administración Biden ha expuesto a estos líderes como sustitutos del imperialismo occidental.

El caso del papel de Bahréin en los "Acuerdos de Abraham" revela el blando vientre de las dictaduras árabes. Además de depender financieramente de sus vecinos, especialmente los EAU y Arabia Saudí, la alianza de Bahréin con Israel está diseñada para afianzar su poder y aplastar cualquier resistencia al autoritarismo o a los esfuerzos hacia la libertad y la democracia.

LEER: Sobre la normalización, los kurdos y el suspiro de un comandante estadounidense

En este contexto, se puede condenar con razón la grave insensibilidad y la abyecta abdicación de Bahréin respecto a la lucha por la libertad de Palestina, por considerarla traicionera.

Mostrar la visita del criminal de guerra israelí Lapid a Manama, donde inauguró la embajada israelí, es totalmente indignante. Esto sigue a la apertura de una embajada sionista en Abu Dhabi y es probable que se establezca otra en Rabat. Según se informa, Sudán ha dicho que no tiene planes de abrir una embajada en Jartum.

No es de extrañar, por tanto, que la calle árabe de estas capitales haya prometido poner fin a la "normalización". A pesar del férreo control que ejercen los déspotas árabes, los movimientos de derechos humanos (muchos de ellos prohibidos y sus líderes exiliados) han declarado su rechazo frontal a los tan cacareados Acuerdos de Abraham de Estados Unidos.

En Sudán, los movimientos se hacen más visibles a pesar de los intentos de Jartum por silenciar a los críticos. En Bahréin, el principal grupo de la oposición, la Sociedad Islámica Nacional Al-Wefaq, declaró que el viaje de Lapid era una "amenaza", diciendo: "Se trata de una noticia provocadora y este viaje es totalmente rechazado, y él (Lapid) no debería pisar suelo bahreiní".

Su mensaje es claro: "Cualquier presencia (israelí) en suelo bahreiní significa incitación".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Iqbal Jassat es investigador en el Media Review Center en Johanesburgo, Sudáfrica.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines