Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué está pasando entre Irán y Azerbaiyán?

Presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev el 27 de septiembre de 2020, en Bakú, Azerbaiyán el 24 de septiembre de 2021. [PRESIDENCIA DE AZERBAIJÁN - Agencia Anadolu]

En las últimas semanas han aumentado las tensiones entre Irán y Azerbaiyán. Sin embargo, las relaciones entre ambos vecinos ya eran inestables antes, especialmente tras la guerra entre Azerbaiyán y Armenia del pasado otoño.

El recital de un poema por parte del presidente turco Recep Tayyip Erdogan durante su visita a Azerbaiyán el pasado diciembre fue recibido con desagrado por parte de Irán. Teherán acusó a Erdogan de fomentar el separatismo y las tensiones étnicas en Irán; millones de azerbaiyanos étnicos viven en el norte de Irán, en la frontera con Azerbaiyán.

Durante los últimos treinta años, una parte importante de la frontera estuvo bajo el control de los ocupantes armenios de Karabaj, lo que permitió a Irán desarrollar el comercio con el régimen de ocupación ilegal. Los informes revelan que Irán se benefició de la ocupación suministrando combustible, alimentos y otros materiales a los separatistas y obteniendo beneficios a cambio, como el blanqueo de dinero sancionado por Estados Unidos a través de bancos armenios.

Ahora, las cosas tienden a cambiar tras la victoria de Azerbaiyán en la guerra de 44 días. Azerbaiyán ha recuperado el control total de su frontera con Irán, incluidas las importantes conexiones que permitían el paso de camiones iraníes hacia Karabaj.

LEER: ¿Acaso Turquía necesita a la UE?

Sin embargo, los camiones iraníes han seguido llevando suministros a las zonas de Karabaj pobladas por armenios a través de Ereván, que actualmente acoge a las fuerzas rusas de mantenimiento de la paz. Bakú empezó a cobrar tasas aduaneras a los camiones que pasan por la carretera Gorus-Gafan, la única autopista que conecta Armenia con Irán. Mientras Teherán guardaba oficialmente silencio sobre estos costes adicionales, Azerbaiyán detuvo a algunos conductores por entrar ilegalmente en Azerbaiyán desde Armenia.

El Ministerio de Asuntos Exteriores iraní se pronunció inmediatamente sobre el asunto, exigiendo la liberación de los conductores. A continuación, el embajador iraní en Bakú presionó activamente. Algunos legisladores iraníes, como Mohammad Reza Ahmadi Sangari, por ejemplo, insultaron a Azerbaiyán, tuiteando que "la edad de vuestro pequeño país es menor que la de nuestro legislador más joven" y argumentando que Bakú se "engaña" con la victoria en Karabaj y el apoyo de Turquía.

Turkish President Recep Tayyip Erdogan (L) and Azerbaijani President Ilham Aliyev (R) hold a joint press conference after a meeting in Baku, Azerbaijan on December 10, 2020. [TUR Presidency/ Murat Cetinmuhurdar – Anadolu Agency]

Hossein Amir-Abdollahian, ministro de Asuntos Exteriores de uno de los gobiernos iraníes más duros de los últimos años, afirmó que hay "terceras partes" entre Azerbaiyán e Irán tras reunirse con su homólogo azerbaiyano en Nueva York. No cabe duda de que se refería a Israel, que lleva décadas apoyando a Azerbaiyán.

La principal escalada de tensión se produjo después de que Irán realizara ejercicios militares cerca de la frontera con Azerbaiyán, por primera vez desde la caída de la Unión Soviética. El presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev, se mostró "muy sorprendido" por este hecho y se preguntó por qué Irán no hizo algo así durante las tres décadas de ocupación armenia.

A pesar de las declaraciones del embajador iraní en Bakú de que las maniobras no pretendían ser una amenaza, hay algunas figuras importantes en Irán que no están de acuerdo. Un alto clérigo describió la participación del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) en los ejercicios como un mensaje a Israel, mientras que el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Saeed Khatibzadeh, dijo que los ejercicios eran una cuestión de "soberanía". Añadió que "Irán no tolerará la presencia del régimen sionista cerca de nuestras fronteras".

Hossein Dalirian, analista militar y periodista afiliado al CGRI, fue más allá al señalar que la potencia de fuego iraní puede alcanzar "1.000 puntos clave con una precisión de unos pocos metros con 1.000 misiles balísticos" para acabar con el posible conflicto en un día. Se trata de un cálculo muy optimista por parte del periodista, dado que el vuelo 752 de Ukraine International Airlines fue derribado por un misil iraní que supuestamente apuntaba a una posible amenaza estadounidense desde Irak.

LEER: Irán inicia ejercicios militares en la frontera con Azerbaiyán y Armenia

También se afirma que los ejercicios militares eran para el consumo del público interno de Irán. Teherán es muy consciente del potencial de la población azerbaiyana en el país. Un Azerbaiyán exitoso, secular, seguro de sí mismo e independiente podría ser un modelo para estos ciudadanos iraníes, que es lo último que quiere ver Irán.

Además, el regreso de Turquía a la región se hace sentir más que nunca. Bakú y Ankara están ahora conectadas por un acuerdo de seguridad firmado en Shusha. Los ejercicios navales realizados por ambos países en el mar Caspio también fueron percibidos por Irán como una amenaza. Teherán sigue siendo intolerante a cualquier cambio en la región, ya que intenta hacer frente al mismo tiempo a importantes acontecimientos geopolíticos en Afganistán, el Golfo e Irak.

En cualquier caso, es difícil imaginar un escenario en el que la confrontación se convierta en un conflicto mayor. Incluso si Dalirian y otros belicistas tienen éxito en su "ataque estratégico", los resultados serían desastrosos para Irán. Esto se vio durante el conflicto del Karabaj, donde Azerbaiyán respondió con firmeza contra las fuerzas armenias que amenazaban con atacar los oleoductos y gasoductos hacia Occidente.

Por lo tanto, cualquier aumento de la presión sobre Bakú no sólo haría que Turquía y Rusia, sino también las potencias occidentales entraran en la ecuación. La reunión en la embajada de Azerbaiyán en Teherán entre los embajadores azerbaiyano y británico en Irán, en medio de los acontecimientos en curso, demuestra que Bakú está jugando con cuidado en la plataforma multilateral de alianzas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaAzerbaiyánAzerbayánIránOriente MedioRegión

Investigador en el Centro de Investigación TRT World. Es licenciado en Historia y Política por la Universidad Queen Mary de Londres y tiene un máster en Estudios Transnacionales por el University College London. Turan trabajó como investigador para Lord German, tesorero del Partido Liberal Demócrata, en la Cámara de los Lores, al tiempo que realizó prácticas en el Consejo Turco, el Consejo de Europa y la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra. Sus intereses de investigación incluyen Eurasia y Transcaucasia, el mundo turco, la globalización y el debate sobre el Estado-nación. También ha contribuido al libro titulado "Azerbaiyán y el Reino Unido - 100 años de asociación (2019)" y es el editor del próximo libro titulado "The Karabakh Gambit: Responsabilidad para el futuro". Turan también es miembro del Chatham House Royal Institute of International Affairs.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines