Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las partes en conflicto de Yemen compiten por el saqueo de las antigüedades de Taiz

Un vehículo blindado mientras las fuerzas gubernamentales se enfrentan a los hutíes durante una operación en la provincia de Taiz, Yemen, el 6 de abril de 2017 [Abdulnasser Alseddik/Anadolu Agency].

A las 11 de la mañana del sábado 13 de agosto de 2015, la batalla entre las fuerzas de Ansar Allah (conocidas como los hutíes) y los Comités de Resistencia Popular (alineados con el gobierno de Adén, reconocido internacionalmente) arrasó las inmediaciones del Museo Nacional de Taiz, en el suroeste de Yemen, lo que provocó un incendio que destruyó grandes partes del mismo.

Los hutíes utilizaron el museo, creado en 1967, como almacén de armas desde marzo de 2015 hasta su retirada en agosto del mismo año. La brigada Abu Al-Abbas, estacionada en el frente oriental de la ciudad de Taiz, se hizo con el control del museo hasta que la rama de Taiz de la Organización General de Antigüedades y Museos se hizo cargo de él en 2017 y preparó un inventario de las antigüedades restantes.

Durante este periodo, todo el contenido de los museos de Taiz fue saqueado, tal y como se recoge en un informe presentado por el Ministerio de Cultura yemení a las Naciones Unidas (ONU) en mayo de 2018 y en el informe de inventario número 75, presentado por la rama de Taiz de la Organización General de Antigüedades y Museos al gabinete en septiembre de 2018.

Basado en documentos obtenidos por el periodista, este informe de investigación expone cómo las partes del conflicto robaron antigüedades de los museos de toda la gobernación de Taiz y cómo el gobierno reconocido internacionalmente no investigó lo sucedido ni detuvo a los autores.

Según un informe publicado por la organización yemení Mwatana for Human Rights en noviembre de 2018, la capital cultural de Yemen, Taiz, ha sido la más afectada por la guerra a nivel cultural, con la destrucción de ocho hitos arqueológicos desde 2014.

Manuscritos de Taiz

Los hutíes tomaron Taiz en marzo de 2015 y utilizaron el Museo Nacional, también conocido como Museo Al-Ardi, como base militar antes de retirarse de él y de otras partes de la ciudad cinco meses después.

El informe de inventario presentado al gabinete en septiembre de 2018 por la rama de Taiz de la Organización General de Antigüedades y Museos afirmó que el museo fue: "Robado y saqueado durante la presencia de los militantes hutíes en él". El informe añadía que el contenido del museo incluía antigüedades raras y diversas, así como manuscritos árabes y hebreos.

Tras la retirada de los hutíes de la ciudad, la Brigada de Abu Al-Abbas se hizo con el control del museo. Según consta en un documento obtenido por el periodista, en el que se detalla la investigación de la comisaría de Al-Bab Al-Kabir con el individuo encargado de asegurar el museo, la puerta de la biblioteca del museo había sido arrasada por las balas antes de que él asumiera sus funciones.

Según el gabinete yemení ante la ONU, faltaban ciento cuarenta y siete valiosos manuscritos en el Museo Nacional, entre ellos 124 manuscritos árabes y hebreos y 14 coranes, además de muchos otros manuscritos desaparecidos en otros museos de la gobernación de Taiz.

El informe detallaba que un total de 1.631 piezas antiguas y manuscritos faltan en los museos de Taiz, Adén y Zinjibar, y que sólo en los museos de Taiz faltan 321 antigüedades y manuscritos.

Facilitar el robo

El citado informe de inventario confirmó que todas las antigüedades del Museo Nacional y del Museo de la Sala en la gobernación de Taiz fueron saqueadas entre 2015 y 2016. Sin embargo, el informe no responsabilizó a ninguna de las partes del conflicto.

La Brigada Abu Al-Abbas y miembros armados de Al-Qaeda se hicieron con el control de Al-Ardi, donde se encuentra el Museo Nacional, después de que los hutíes se retiraran de él, según informó Mwatana for Human Rights. En consecuencia, la zona estuvo bajo el control de diferentes facciones de la Resistencia Popular entre 2015 y 2016.

El informe de Mwatana citaba a testigos presenciales que afirmaban que las Brigadas de Abu Al-Abbas "saquearon el museo", empaquetando tres bolsas con objetos de colección de plata y monedas y otras tres con objetos de colección de cobre.

Un documento fechado el 8 de mayo de 2017 reveló que la Brigada Abu Al-Abbas trasladó antigüedades del museo a su sede antes y después de que la Organización General de Antigüedades y Museos formara su comité en Taiz.

En abril de 2018, la Organización General de Antigüedades y Museos solicitó a la gobernación el traslado urgente de las antigüedades de la sede de la Brigada Abu Al-Abbas al Banco de Reconstrucción y Desarrollo de Yemen, después de que la sede de la brigada fuera bombardeada.

A principios de 2019, el ministro de Cultura emitió una decisión para formar un comité que llevara a cabo un inventario del contenido del museo y supervisara su recuperación de la sede de la Brigada de Abu Al-Abbas. El comité terminó su trabajo a principios de marzo de 2019.

Un mes después, la Brigada Abu Al-Abbas confirmó que había otros objetos de colección en su sede, pero afirmó que no tenía nada que ver con su robo. En un comunicado publicado en su página de Facebook el 29 de abril, la Brigada Abu Al-Abbas acusó a las fuerzas de la Resistencia Popular de robarlos tras asaltar su sede en marzo, después de que el comité terminara su trabajo.

Sin embargo, la investigación con el responsable de la seguridad del Museo Nacional, también soldado de la Brigada Abu Al-Abbas, puso al descubierto la participación de algunos miembros de la brigada en el robo de los objetos de colección.

Según lo que divulgó en el interrogatorio realizado el 13 de febrero de 2017, permitió que el propietario de una tienda de antigüedades del mercado popular de Taiz entrara en el museo y se llevara dos relojes de oro y cuatro candelabros del Palacio Al-Badr, que forma parte del Complejo del Museo Nacional. Una vez vendidos, recibió 300.000 YER (unos 1.200 dólares según el tipo de cambio de la época) como comisión por los dos relojes y 40.000 YER (unos 160 dólares) como comisión por los cuatro candelabros, además de un "puñado" de diversas joyas vendidas por 150.000 YER (unos 600 dólares).

Infografía del contenido del museo en cuya venta participó el soldado de la Brigada Abu Al-Abbas:

  • Dos relojes de oro del Palacio de Al-Badr.
  • Cuatro candelabros del Palacio de Al-Badr.
  • Cuatro espadas, 22 puñales del Palacio del Imam Ahmad
  • Tres collares de oro de mujer, Dos anillos de mujer del Palacio del Imam Ahmad y del Palacio de Al-Badr
  • 200 relojes del Palacio del Imam Ahmad
  • 55 juegos de plumas de oro y plata del Palacio del Imam Ahmad
  • Siete rosarios del Palacio del Imam Ahmad

El mismo soldado permitió al propietario del anticuario volver a entrar en el museo y llevarse cuatro espadas. Más tarde le permitió volver a entrar y llevarse 200 relojes del Palacio de Imam Ahmad, entre ellos 50 relojes de bolsillo de metal, plata y oro, siete dagas y 35 juegos de plumas de plata y oro. Se robaron más contenidos del museo, de los que el soldado niega tener conocimiento.

El informe presentado a la ONU en el que se documentan las antigüedades desaparecidas contiene fotos de 27 relojes de bolsillo de plata y oro, ocho espadas y puñales y decenas de artículos de joyería, que sólo representan una muestra de los relojes y armas desaparecidos.

Se ha presentado un informe policial sobre el asunto, en el que se nombra al propietario de la tienda por vender las antigüedades del museo. Sin embargo, a pesar de los tres años transcurridos desde la presentación de la denuncia, el propietario seguía ejerciendo libremente su actividad cuando el periodista visitó su tienda.

Durante el interrogatorio, el soldado reveló que un batallón de la brigada Al-Sa'alik, respaldado por el partido Al-Islah, afiliado a los Hermanos Musulmanes, le animó a facilitar el saqueo de las antigüedades del museo cuando se llevó una antigua montura ecuestre del museo y le dijo que era halal (permisible) llevarse cualquier cosa del museo porque es "hutí".

En el interrogatorio realizado el 2 de marzo de 2017, el soldado encargado de la seguridad del museo reveló que envió "monedas de plata al jeque (Abu Al-Abbas)", y añadió que este último recibió más monedas en ocho bolsas.

Una fuente del departamento de policía que pidió el anonimato compartió que este fue el último interrogatorio al soldado. La fuente añadió que las autoridades no reanudaron la investigación porque habían aparecido nombres de "señores de la guerra" implicados en el saqueo.

Otra fuente familiarizada con el proceso de inventario de las antigüedades en el cuartel general de la Brigada Abu Al-Abbas indicó que el proceso de inventario y la investigación se habían suspendido debido a la falta de cooperación del gobernador.

Una víctima del conflicto

En febrero de 2018, Gustavo Meza-Cuadra, presidente del Comité del Consejo de Seguridad establecido en virtud de la Resolución 2140 (2014) relativa a la crisis de Yemen, pidió a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) que informara a los museos y a las casas de subastas de que la exportación y la venta de antigüedades yemeníes es ilegal y que se deben tomar medidas para garantizar que el dinero obtenido del comercio de antigüedades yemeníes no sea una fuente de financiación para los grupos armados.

El artículo 4 de la Convención de La Haya para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado estipula: "Las Altas Partes Contratantes se comprometen además a prohibir, prevenir y, en caso necesario, hacer cesar toda forma de robo, saqueo o apropiación indebida y todo acto de vandalismo dirigido contra los bienes culturales. Se abstendrán de requisar bienes culturales muebles situados en el territorio de otra Alta Parte Contratante".

Sin embargo, el profesor del South Texas College of Law, Dr. Derek Fincham, cree que la Convención de La Haya no ayudará a proteger los bienes culturales en Yemen, dada la complejidad de la guerra civil en la que participan varios actores internos y externos.

Aunque Yemen ha firmado la Convención de La Haya, los documentos que el periodista adquirió revelan que miembros del ejército yemení fueron acusados de saquear los almacenes del Museo Nacional de Taiz.

Saqueo de los almacenes del museo

La rama de Taiz de la Organización General de Antigüedades y Museos presentó un informe al Ministerio de Cultura en febrero de 2019 informando de que el Museo Nacional de Taiz: "seguía siendo saqueado a pesar de que hay guardias de seguridad desplegados en su interior".

El informe acusaba a los miembros de la 22ª Brigada Mika del ejército yemení, presentes en la sede de la policía militar, de saquear los almacenes del museo.

"Hemos denunciado anteriormente que el contenido del museo ha sido saqueado mientras los guardias de seguridad estaban presentes allí, y le pedimos a usted (es decir, al ministro de Cultura) que formara un comité, llevara a cabo una investigación e interrogara a los autores, sin embargo, usted ignoró esta petición", detallaba el informe.

Una fuente del Ministerio de Cultura confirmó que aún no se ha iniciado ninguna investigación, a pesar de que han pasado dos años desde los robos, porque los autores luchan en las filas del ejército yemení, y añadió que los encarcelados por su participación fueron puestos en libertad sin juicio.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines