Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El gobierno de Libia, a pesar de tener muchas preocupaciones urgentes, se dedica a financiar bodas

El primer ministro libio, Abdul Hamid Dbeibeh, habla durante una protesta contra la decisión de "retirar el voto de confianza al gobierno" de la Cámara de Representantes (TM), presidida por el aliado político del caudillo Khalifa Haftar, Akile Salih, en la Plaza de los Mártires de Trípoli, Libia, el 24 de septiembre de 2021. [Hazem Turkia - Agencia Anadolu]

El Gobierno de Unidad Nacional (GNU) de Libia, dirigido por el primer ministro Abdul Hamid Dbeibeh, ha perdido un voto de confianza parlamentario y se ha encontrado de repente con un gobierno provisional. En una controvertida votación, 89 parlamentarios, de los 113 presentes, votaron por retirar su apoyo al GNU. Si Dbeibeh no lo vio venir, dadas sus repetidas peleas con los parlamentarios, estaba siendo extremadamente miope.

Tras el voto de censura, la misión de la ONU en Libia expresó su grave preocupación. Encargada de mediar en un acuerdo político en el país desgarrado por la guerra y ante el temor de que se reanude el conflicto, la misión publicó una declaración en su sitio web en la que señalaba que el GNU "sigue siendo el gobierno legítimo" en Libia hasta que sea sustituido "tras las elecciones". Esta fue claramente una medida preventiva de la ONU para disuadir cualquier intento de los actores locales de sustituir al gobierno, una medida que podría desbaratar todo el proceso político del país.

Sin embargo, el parlamento no ha debatido hasta ahora los planes para sustituir al gobierno o al primer ministro hasta que se celebren elecciones propiamente dichas a finales de este año.

El GNU se acordó en el diálogo político patrocinado por la ONU celebrado en febrero en Ginebra, tras unas conversaciones que reunieron a los actores políticos, la sociedad civil y los líderes tribales de Libia. El grupo de 75 interlocutores también elaboró una hoja de ruta que, de hecho, establecía la agenda del gobierno y esbozaba sus principales tareas y objetivos hasta las elecciones legislativas y presidenciales previstas para el 24 de diciembre. Sin embargo, el GNU está aparentemente ocupado con otros asuntos.

LEER: Libia quiere que vuelvan las petroleras extranjeras

Aunque todos los actores políticos de Libia han acogido con satisfacción las elecciones, ahora están en desacuerdo sobre el marco legal y la base constitucional para que se celebren las votaciones. El parlamento con sede en Tobruk ha aprobado una ley que regula las elecciones presidenciales, pero ha sido rechazada por el Consejo Superior de Estado en Trípoli, lo que vuelve a poner en duda los comicios.

En lugar de arreglar las relaciones con los diputados, Dbeibeh ha optado por la vía del voto de confianza. Entre otras quejas, muchos diputados se oponen a sus planes, mientras que otros cuestionan sus asignaciones presupuestarias. Señalan, con razón, que el GNU debería concentrarse en tres objetivos principales: unir las instituciones gubernamentales, divididas entre el este y el oeste desde 2014; mejorar los servicios públicos; y organizar las elecciones. No se ha conseguido nada esencial en ninguno de ellos; no siempre es culpa del gobierno, pero sí principalmente.

En cambio, Dbeibeh prometió grandes planes de gasto para los gobiernos locales de toda Libia, a pesar de que sus propuestas presupuestarias fueron rechazadas, en dos ocasiones, por el Parlamento. Fue más allá al firmar acuerdos de reconstrucción, por valor de miles de millones de dólares, con países como Turquía y, más recientemente, Egipto.

Miles de libios protestan contra la decisión de "retirar el voto de confianza al gobierno" de la Cámara de Representantes (TM), presidida por el aliado político del señor de la guerra Khalifa Haftar, Akile Salih, en la Plaza de los Mártires de Trípoli, Libia, el 24 de septiembre de 2021. [Hazem Turkia - Agencia Anadolu]

En la última propuesta de gasto del Gobierno de Unidad Nacional se asignaron casi mil millones de dinares libios (unos 200 millones de dólares) como "regalo de matrimonio" en forma de ayudas gubernamentales para ayudar a miles de jóvenes libios a contraer matrimonio. La mayoría de ellos no pueden permitirse casarse en esta sociedad conservadora. Miles de personas ya se han beneficiado de esta generosidad, pero no todos están contentos. Muchos diputados y miembros del público piensan que es un despilfarro de dinero y que es probable que genere más problemas sociales y legales. En un país en el que la falsificación de documentos es habitual, algunas personas podrían aprovechar la oportunidad de obtener los 40.000 LYD (aproximadamente 9.000 dólares) prometidos sin llegar a casarse. Otros podrían divorciarse después de recibir el regalo. La diputada Asma Al-Khoja criticó al gobierno y pidió al parlamento que anulara lo que calificó de "decisión inmoral". Ante la protesta pública de los posibles beneficiarios, Al-Khoja justificó su uso de la palabra "inmoral" porque prioriza el dinero sobre la "creación de una familia".

La política económica del Gobierno de Unidad Nacional es, cuando menos, caótica. Este gobierno no debe "emprender grandes proyectos de reconstrucción ni iniciar otros nuevos", según el microeconomista Saleh Amar, de la Universidad de Zawia. Considera que las ayudas del gobierno son contraproducentes y discriminatorias, porque la mayoría de los libios "se enfrentan a dificultades económicas", no sólo los que quieren casarse. Sospecha que el primer ministro está "tratando de sobornar" a los jóvenes y que, por tanto, está haciendo campaña, aunque sea indirectamente, para las elecciones de diciembre.

LEER: Egipto y EE.UU. acuerdan intensificar los trabajos sobre Libia

De hecho, muchos observadores creen que Dbeibeh está intentando aferrarse al poder durante al menos otros seis meses posponiendo las elecciones. Esto, dijo un economista que habló bajo condición de anonimato, le dará tiempo para poner sus manos en más dinero para beneficiarse "a sí mismo y a su círculo inmediato".

Sin embargo, la hoja de ruta patrocinada por la ONU que hizo posible que Dbeibeh fuera primer ministro estipula que ni él ni ningún miembro de su gabinete pueden presentarse como candidatos en las elecciones de diciembre. Romper esta condición abrirá la puerta a que otros incumplan el acuerdo, que ya es muy frágil en muchos sentidos.

Hasta ahora, el GNU no ha logrado ningún avance en la unificación de las fuerzas armadas o del aparato de seguridad en toda Libia. Las milicias siguen dominando la capital, Trípoli, a pesar de las afirmaciones del gobierno sobre la mejora de la situación de seguridad y su control de todos los grupos armados. A principios de septiembre, estallaron combates al sur de Trípoli entre una milicia aliada del Ministerio de Defensa y otro grupo que supuestamente forma parte del Ministerio del Interior.

A medida que se acerca la fecha de las elecciones, el GNU parece alejarse de sus principales prioridades, entre las que se encuentra la organización de las elecciones legislativas y presidenciales. La semana pasada, Dbeibeh decidió revisar la Ley de Ciudadanía Libia, una medida polémica e inoportuna. Es muy poco probable que lo que resulte de esta revisión se convierta en ley antes de las elecciones de diciembre, suponiendo, por supuesto, que el pueblo libio acuda realmente a las urnas. Una vez más, Dbeibeh parece estar más preocupado por su propia popularidad que por lo que, como primer ministro, debe hacer.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaRegiónSmall Slides

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines