Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Con malicia y rencor, Estados Unidos ha desatado una nueva y cruel guerra en Afganistán

Personas desplazadas en el campo de refugiados de Herat, Afganistán, el 16 de septiembre de 2021. [Stringer - Agencia Anadolu]

Es muy posible que decenas de miles de madres afganas no puedan llevar a sus hijos a la escuela en 2022 porque sus hijos se habrán muerto de hambre en una crisis provocada por la decisión del gobierno de Estados Unidos de congelar 9.500 millones de dólares de las reservas de Afganistán depositadas en bancos estadounidenses. Esta es la cruda realidad mientras la economía afgana se descontrola y el sistema bancario formal se hunde porque no hay dinero en efectivo en la caja. Incluso los servicios más básicos se paralizarán porque no hay dinero para pagar los salarios o comprar alimentos. La decisión de Washington de desencadenar una nueva y cruel guerra en Afganistán es más el Tío Joe Stalin que el Tío Joe Biden que nos hicieron esperar cuando asumió el cargo a principios de este año.

Aunque estoy seguro de que los analistas occidentales de derechas y las clases charlatanas, en su mayoría ignorantes, culparán a los talibanes gobernantes de esta terrible situación, no nos quepa duda de que esta acción tiene todas las características de la malicia y el rencor en venganza por la humillante derrota militar de Estados Unidos a manos del movimiento de resistencia. Esta represalia deliberada se dirige directamente a las masas de afganos rurales por "no luchar" y por la relativa facilidad con la que los talibanes se hicieron con el control del país. El rápido avance y la victoria del movimiento en agosto no podrían haberse logrado sin la voluntad de los afganos de a pie, junto con la rendición del desmoralizado Ejército Nacional Afgano entrenado por EEUU y la OTAN.

Estados Unidos nunca ha visto con buenos ojos la humillación y la disidencia en el extranjero. El castigo que impuso a los palestinos después de las elecciones democráticas de 2006 consistió en crueles sanciones y en un castigo de aislamiento internacional. Estados Unidos se indignó cuando vio que Hamás arrasaba con una victoria convincente sobre el movimiento secular Al Fatah en las elecciones parlamentarias palestinas. La represalia estadounidense fue rápida, petulante y brutal. El gobierno de George W. Bush asumió -equivocadamente- que Mahmoud Abbas y Fatah ganarían, pero cuando Hamás salió victorioso intentó anular los resultados y bloquear un gobierno de unidad. Incluso se consideraron complots estadounidenses para derrocar a Hamás, y un intento de avivar una guerra civil, que llevó a Hamás a tomar el control político y de seguridad de Gaza.

LEER: Los talibanes aplicarán la Constitución de la era monárquica en Afganistán

Quince años y tres guerras israelíes después, los palestinos de Gaza siguen viviendo bajo un cruel asedio y sanciones impuestas por Estados Unidos que han destruido la economía, destrozado los medios de subsistencia y creado una crisis humanitaria para los dos millones de habitantes del enclave.

Esto no augura nada bueno para los afganos de a pie, que rezan para que Estados Unidos levante sus sanciones igualmente crueles y la congelación de activos en el último momento. A juzgar por las recientes declaraciones de Jan Egeland, Secretario General del Consejo Noruego para los Refugiados, que se encuentra de visita en Afganistán, las señales no son buenas. Ahora hay "una carrera contra el reloj" para salvar vidas antes de que llegue el crudo invierno.

"La economía afgana está fuera de control", explicó Egeland. "El sistema bancario formal podría colapsar en cualquier momento debido a la falta de efectivo. He hablado con familias que me dicen que sobreviven con té y pequeños trozos de pan viejo. Si la economía se colapsa, incluso los servicios más básicos dejarán de funcionar, y las necesidades humanitarias se dispararán aún más. Hacer frente a la crisis de liquidez es fundamental, ya que las organizaciones de ayuda tratan de ampliar la escala para satisfacer las necesidades humanitarias urgentes".

La realidad del Afganistán actual es que cientos de miles de afganos desplazados necesitan desesperadamente refugio, ropa de abrigo y alimentos de cara al invierno. Egeland admitió que la situación es tan mala que "uno de cada tres afganos no sabe de dónde saldrá su próxima comida". Señaló que su propio personal tiene dificultades para sacar dinero en efectivo para comprar alimentos o acceder a los ahorros de los bancos. "No hemos podido pagar al personal sus sueldos completos porque ha sido imposible hacer llegar el dinero al país de forma segura. Imagina esta situación multiplicada para todos los empresarios del país".

Amigos míos que viven en la capital afgana, Kabul, me han contado historias similares. Uno de ellos hizo cola durante seis horas sólo para que el cajero automático se agotara antes de llegar a él. Otro hizo cola desde primera hora de la mañana hasta el anochecer antes de poder retirar algo de efectivo, e incluso entonces se vio limitado en la cantidad que podía obtener.

Se insta a los Estados miembros de la ONU a que actúen con rapidez y negocien un acuerdo para estabilizar la economía, financiar los servicios públicos adecuados para pagar los salarios del gobierno y crear fondos fiduciarios de la ONU para que las organizaciones humanitarias actúen de forma provisional.

LEER: Pakistán discute la expansión de la CPEC con Afganistán

Aunque la élite privilegiada de las principales ciudades de Afganistán superará sin duda esta última crisis, existe una enorme preocupación por los 18 millones de afganos que ya dependen de la ayuda humanitaria para sobrevivir. También aumenta el temor por los desplazados internos, que rondan los 3,5 millones (incluidos los 664.000 desplazados durante los combates desde enero).

Según las últimas encuestas telefónicas del Programa Mundial de Alimentos, uno de cada tres afganos padece ya hambre aguda. Más del 93% de los hogares consumieron alimentos insuficientes en la última semana.

Lamentablemente, esta crisis parece haber escapado a la mayoría de los medios de comunicación occidentales, que siguen informando sobre la falta de ropa occidental y la presencia de "abrigos más largos" en las pruebas de Kabul. En Helmand, parece que los talibanes han prohibido a los barberos cortar la barba. ¿Es esa realmente la noticia prioritaria sobre el terreno, BBC? ¿O es eso lo que la agenda de la derecha insiste en propagar a nuestra emisora nacional?

Las voces de las masas rurales, que representan el 70% de los afganos, no son escuchadas porque ni siquiera se les oye. Si los norteamericanos y otros estados de la ONU siguen castigándolas, serán silenciadas para siempre. Los muertos ya no pueden pedir ayuda.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaOriente MedioRegiónUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines