Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Sobre la normalización, los kurdos y el suspiro de un comandante estadounidense

Unos iraquíes asisten a la conferencia de paz y reivindicación organizada por el grupo de reflexión estadounidense Center for Peace Communications (CPC) en Arbil, la capital de la región autónoma del Kurdistán del norte de Irak, el 24 de septiembre de 2021 [SAFIN HAMED/AFP via Getty Images].

El viernes 24 de septiembre se celebró en Erbil, capital de la región iraquí del Kurdistán, una conferencia titulada "Paz y recuperación". A la conferencia, organizada por un centro estadounidense llamado Peace Communications Centre, asistieron varios iraquíes a los que se describió como "ancianos tribales, escritores e intelectuales".

Su llamamiento al reconocimiento por parte de Irak del Estado de asentamiento israelí coincidió con el primer aniversario de los Acuerdos de Abraham, firmados por EAU, Bahréin, Marruecos y Sudán, con el beneplácito del ex presidente de EE. UU, encabezado por el demócrata Joe Biden, continúa con la política del republicano Trump de apoyar la ocupación israelí a costa del genocidio del pueblo palestino. El viernes, en su reunión con los ministros de Asuntos Exteriores de los países de los Acuerdos de Abraham, el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, confirmó el continuo apoyo de EEUU a la ocupación a través de ellos. Aunque Blinken alaba los beneficios de los acuerdos para los pueblos de la región, no olvida la suave amenaza de que a los países de la región y al mundo les interesa que Israel sea tratado como los demás países. No es de extrañar, pues, que ese mismo día se celebre una conferencia en la que se pide, a través de su principal ponente, Sahar Al-Ta'i, que Irak cambie su política. Ella declaró: "Es necesario e inevitable que Irak reconozca a Israel y se una a los Acuerdos de Abraham".

Los informes y vídeos publicados sobre la conferencia, además de los discursos de los ponentes, indican que los asistentes, que evitaron mostrar sus rostros ante la cámara, no representan a los grupos sociales y religiosos, a los centros u organizaciones, ni a las tribus iraquíes, como afirman los organizadores. Sahar Al-Ta'i, que dijo que ninguna fuerza interna o externa tiene derecho a impedirles lanzar este llamamiento, y que se presentó como portavoz oficial del Ministerio de Cultura, ha hecho que el Ministerio de Cultura emita inmediatamente un comunicado de rechazo en el que niega su relación con las declaraciones de uno de sus empleados que dice tener un cargo en el Ministerio de Cultura.

LEER: ¿Quién se presenta a las elecciones de Irak?

El ministerio declaró que rechaza la celebración de una conferencia de normalización con Israel en Erbil, en el Kurdistán iraquí, y que considera que esta conferencia es un precedente peligroso que atenta contra la constitución y la opinión del pueblo iraquí. También señaló que esta conferencia afecta a la dignidad de la causa palestina y a los derechos de su pueblo, lo que es rechazado por el gobierno y el pueblo iraquíes. El ministerio afirmó "su adhesión a la posición del gobierno y el pueblo iraquíes de rechazo a la normalización de las relaciones y su apoyo al pueblo palestino".

La declaración afirmaba la posición del pueblo iraquí, tanto histórica como actual, que considera a Palestina como su causa justa, que no prescribe. También subrayó que Palestina es la brújula moral, así como la brújula legal y humanitaria internacional. Muchos partidos populares, funcionarios del gobierno e incluso la cúpula del ejército denunciaron rápidamente la convocatoria de la conferencia.

Ha unido a los iraquíes en la ira contra la posición, reuniendo a un pueblo que rara vez se pone de acuerdo desde la invasión de Irak dirigida por Estados Unidos en 2003, y la institucionalización de las cuotas sectarias y étnicas. La postura del Gobierno Regional del Kurdistán, que afirmó que la reunión se celebró sin su conocimiento, consentimiento y participación, es ridícula, ya que es sabido por todos que cualquier reunión, independientemente de su tamaño, no se celebra sin la aprobación de las autoridades de seguridad, y mucho menos una conferencia como ésta. La conferencia está en consonancia con la posición de los líderes de la región respecto a Israel, así como con sus visitas y el alcance de la expansión de los intereses israelíes a favor de la separación de la región de Irak.

Sin embargo, si el objetivo de la celebración de la conferencia es tantear el terreno con el gobierno iraquí, a partir de su vinculación con Estados Unidos de acuerdo con el Acuerdo Marco Estratégico, el resultado ha sido totalmente opuesto al esperado por los organizadores, ya que la causa palestina ha recuperado su prioridad, por la fuerza de la voluntad popular. Y la profundidad de la relación entre los pueblos palestino e iraquí, contraria al título de "paz y recuperación".

Un creciente número de países en la región MENA están normalizando sus lazos con Israel - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

El resultado fue también socavar el objetivo de la conferencia, gracias a los propios ponentes que no presentaron un discurso unificado en línea con la política del centro, que los invitó y cubrió sus gastos. Sus pobres discursos combinaban la agitación sectaria (entre suníes y chiíes) y la importancia de la federación y la división de Irak, confundiendo judaísmo y sionismo, y atacando a Irán hasta el punto de que a veces se olvidaban de centrarse en la "paz israelí".

"Paz", que se ha convertido en un término desagradable porque contradice la realidad de la ocupación, la política de asentamientos, la discriminación racial y la negación del derecho del pueblo legítimo a regresar a su país. Es una realidad que acompañó al Estado de ocupación desde el momento de su establecimiento y sus ametralladoras mataron tanto a iraquíes como a palestinos. Según el libro de Shay Hazkani Dear Palestina, durante una reunión entre el jefe del Estado Mayor israelí Yigael Yadin y el alto mando del ejército israelí en 1950, Yadin expresó su preocupación por el hecho de que la mayoría de los soldados judíos, que eran inmigrantes recientes de Iraq, no mostraban el nivel de hostilidad hacia los árabes que él esperaba. También dijo durante la reunión que debían provocar sentimientos de odio contra los árabes iraquíes incluso en tiempos de paz, ya que no debían tener tiempos de paz, y en cambio debían fomentar el espíritu de venganza contra los iraquíes.

LEER: La historia no contada sobre la razón de que los palestinos estén divididos

La conferencia de Erbil fue organizada por el fundador y presidente del Centro de Comunicaciones para la Paz, con sede en Nueva York, Joseph Braude, quien, según el sitio web del centro, "desarrolló su árabe hasta la calidad de la radiodifusión durante un período de siete años en la radio nacional marroquí y añadió el persa a su árabe y hebreo como estudiante de posgrado en la Universidad de Teherán". En sus actividades con otras personas, entre ellas un periodista libanés, un cantante tunecino y un activista civil kurdo iraquí, pretende combatir el "antisemitismo" y desarrollar una estrategia sobre cómo derrotar a generaciones de mensajes antisemitas y de rechazo en los medios de comunicación, las mezquitas y las escuelas árabes, según un libro de Braude.

Braude trató, en vano, de pulir las imágenes de los colaboradores iraquíes y dar gran importancia a sus cargos y funciones, durante sus entrevistas con los medios de comunicación, como justificación para que los eligiera. Sin embargo, su confusión a la hora de transmitir su llamamiento a los iraquíes para que fomenten la normalización con Israel debió recordarle lo que dijo un comandante de una de las divisiones del ejército de ocupación estadounidense en 2006, cuando un periodista le preguntó por el fracaso de las fuerzas estadounidenses a la hora de eliminar a los "insurgentes iraquíes", a pesar de la superioridad militar estadounidense y del reclutamiento de agentes iraquíes. El comandante suspiró y respondió "El problema es que los mejores están luchando en el otro bando".

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 27 de septiembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines