Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Francia parece estar maldita, y todo se debe a Macron

Musulmanes condenan las acciones del presidente francés Emmanuel Macron por sus comentarios el 02 de noviembre de 2020 [Oscar Siagian/Getty Images].

Como manipuladores en la política mundial, el vástago del capitalismo sionista se lleva algunos golpes. Tan pronto como Emmanuel Macron apareció en la escena como presidente de Francia, se atrevió a insultar al profeta Mahoma, la paz sea con él, y defendió a los criminales que publicaron las infames caricaturas de Charlie Hebdo como "libertad de expresión". La ruina y la maldición de Dios han caído desde entonces sobre su país.

Macron expuso sus credenciales sionistas al impulsar una ley que confunde el antisionismo con el antisemitismo. Esto sigue siendo un paso peligroso que va en contra de los conceptos establecidos en la ciencia política.

El antisemitismo es el racismo antijudío y, por tanto, está penalizado en todos los países occidentales, y con razón. Es una forma de discriminación racial con una dimensión religiosa castigada por las leyes francesas y de otros países occidentales.

Manifestantes se reúnen frente a la Embajada de Francia en Teherán el 28 de octubre de 2020 en Teherán, Irán [Fatemeh Bahrami/Anadolu Agency].

El sionismo no es una religión ni una identificación étnica. De hecho, el sionismo es en sí mismo una forma de racismo y discriminación racial, declarada como tal en una resolución de la ONU en 1975, antes de que la organización internacional se viera obligada a anularla en 1991 por la presión sionista, condición para la participación israelí en la Conferencia de Paz de Madrid. El sionismo político, sobre el que se fundó el Estado de Israel, es una ideología que apareció en el siglo XIX. Se reconoce que el padre fundador del sionismo fue el judío austriaco Theodor Herzl, ateo, cuyo objetivo era establecer un hogar nacional para los judíos; Palestina se convirtió en el lugar elegido.

LEER: Después de la derrota de Afganistán, ¿puede la UE conseguir su propia "independencia" de Estados Unidos?

La ley racista de Macron fue aprobada a pesar de una débil respuesta en el parlamento y no tiene precedentes no solo en Francia sino en Occidente en general. Se burla de la famosa "libertad, igualdad, fraternidad" de Francia porque básicamente cancela la libertad de expresión que el presidente francés citó para justificar su abuso del profeta Mahoma. Al convertir el antisionismo en un delito castigado por la ley, Macron ha colocado a Israel por encima de cualquier crítica. No es de extrañar que muchos judíos que se oponen al sionismo también se opongan a esta ley.

Desde que el racista Macron declaró la guerra al islam, cerró mezquitas y escuelas religiosas, aprobó leyes injustas contra los musulmanes y restringió su derecho de culto, Francia se ha enfrentado a una crisis tras otra. Fábricas y empresas han cerrado porque los países musulmanes están boicoteando los productos franceses debido al racista presidente francés.

La última -pero probablemente no la última- de estas crisis es la disputa que Francia mantiene con Estados Unidos, Australia y Gran Bretaña, que han firmado un acuerdo para que Australia construya submarinos nucleares para contrarrestar "la amenaza china". El gobierno de Canberra anunció hace unos días que ha cancelado un acuerdo de 2016 con Francia para construir submarinos por un valor estimado de unos 90.000 millones de dólares. Australia ha sustituido a Francia por Estados Unidos y Gran Bretaña a cambio de obtener tecnología avanzada, incluida la capacidad nuclear, y material militar.

Tan pronto como se anunció, los funcionarios franceses lanzaron una feroz campaña contra lo que consideran un acto hostil. El ministro de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, describió la decisión de Australia de cancelar el acuerdo de submarinos con Francia como una "puñalada por la espalda". También comparó al presidente estadounidense Joe Biden con el ex presidente Donald Trump: "Esta decisión brutal, unilateral e imprevisible me recuerda mucho a lo que hacía el señor Trump, estoy enfadado y amargado, esto no puede ocurrir entre aliados."

La ministra de Defensa francesa, Florence Parly, calificó la cancelación del contrato australiano como "algo muy peligroso y malo para respetar los compromisos anteriores." En una declaración conjunta con Le Drian, añadió: "La decisión estadounidense, que conduce a la exclusión de un aliado y socio europeo como Francia de una asociación crucial con Australia en un momento en que nos enfrentamos a desafíos sin precedentes en la región Indo-Pacífica, ya sea por encima de nuestros valores de respeto a un multilateralismo basado en el estado de derecho, señala una falta de coherencia que Francia sólo puede notar y lamentar."

LEER: Francia e Irán reanudarán sus relaciones bilaterales

Según informes occidentales, perder el acuerdo con Australia le costará a Francia unos 100.000 millones de dólares. Eso excluye otras fuertes pérdidas económicas para el complejo militar-industrial francés, especialmente porque las exportaciones militares y de defensa representan una importante fuente de ingresos. Francia ocupa el tercer lugar entre los cinco mayores exportadores de armas del mundo. El valor de sus exportaciones de armas se estimó en 10.500 millones de dólares en 2018, y se redujo a 9.700 millones en 2019. Un informe publicado por el Ministerio de Defensa francés en julio reveló un enorme descenso del 41% en el volumen de las exportaciones de armas el año pasado.

Llamada al boicot de los productos franceses - Caricatura[Sabaaneh/MonitordeOriente].

Francia se encuentra en una posición difícil. Macron ha aislado a su país, sobre todo al describir la OTAN como una "alianza con muerte cerebral". En su momento hubo reacciones airadas al respecto. La decisión de Gran Bretaña de abandonar la UE no ayudó a las relaciones entre París y Londres.

Mi comentario sobre que el efecto Australia-EEUU en Francia no es la última crisis a la que se enfrenta Macron fue escrito antes de que se anunciara que ha cancelado su visita a Suiza prevista para noviembre, porque los suizos se han negado a comprar aviones de combate franceses, optando por aviones estadounidenses en su lugar.

El pequeño colonialista vengativo Macron quería unir a las potencias occidentales contra los musulmanes bajo su bandera, tal vez para restaurar la "gloria" del imperio colonial francés en tierras musulmanas. Ahora el arrogante Monsieur Quijote se despierta de su sueño y se encuentra luchando contra molinos de viento y se da cuenta de que son las potencias occidentales las que le han combatido y aislado. Su país parece estar maldito, y todo se debe a él.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaFranciaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines