Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los escuadrones de la muerte entrenados por Estados Unidos son el oscuro legado de la guerra contra el terrorismo

Las torres del World Trade Center en la ciudad de Nueva York durante los ataques del 11 de septiembre [Michael Foran/Flickr].

Hay relativamente pocos acontecimientos que cambien verdaderamente el mundo, pero el atentado del 11-S contra el World Trade Center de Nueva York en 2001 fue uno de ellos. Independientemente de las numerosas teorías que lo han rodeado o del hecho obvio e indiscutible de que se ha tomado venganza contra personas inocentes directa e indirectamente en todo el mundo, puso en marcha una serie de acontecimientos que han configurado el mundo durante las dos últimas décadas.

El aumento de la seguridad, una vigilancia estatal sin precedentes y un cambio global en la percepción de los musulmanes son sólo algunos de los resultados de ese fatídico día. Sin embargo, en todo el mundo, y especialmente en el "tercer mundo", estos efectos han incluido el cambio de régimen -que no es del todo malo para las numerosas víctimas de los regímenes- en Afganistán e Irak. Esto ha resultado mortal.

Washington también ha desarrollado su uso de vehículos aéreos no tripulados -drones- que han matado al menos a 22.000 civiles desde el 11-S (y eso es una estimación muy conservadora). Las armas modernas y sus víctimas inocentes forman parte del oscuro legado de la "guerra contra el terror".

A este legado hay que añadir las milicias y escuadrones de la muerte entrenados por Estados Unidos que siguen causando estragos y alimentando los conflictos sectarios. Los de Irak son un ejemplo clásico. Tras la invasión de la coalición liderada por Estados Unidos en 2003 y el derrocamiento del presidente Saddam Hussein, había esperanzas en el proceso de construcción del Estado prometido por los líderes occidentales. Se instaló un gobierno provisional, se empezaron a reconstruir las instituciones nacionales y se reclutó y formó una fuerza policial civil por parte de asesores británicos y estadounidenses.

A continuación, la insurgencia suní se disparó en todo el país, sumiendo a la coalición en una situación de seguridad que se deterioraba rápidamente. En lugar de combatir a los insurgentes con las tropas terrestres de la coalición, Washington recurrió a conflictos anteriores en los que se vieron envueltas las tropas estadounidenses, como Vietnam en los años 60 y 70, y El Salvador en los 80, en los que las fuerzas estadounidenses dominaron las tácticas de contrainsurgencia.

LEER: He sido testigo de la realidad de la Guerra contra el Terror: sólo la justicia nos traerá la paz

"Combatir el terror con el terror" supuso la contratación de lugareños que entendían su propio terreno y su dinámica cultural mejor que los extranjeros. Formaron milicias con el pleno respaldo de Estados Unidos. En Irak, ¿quién mejor para reclutar para las milicias contra la insurgencia suní que los musulmanes chiíes? Después de haber sido reprimidos durante décadas bajo el mandato de Saddam Hussein y de haber sido maltratados tras su intento de levantamiento (que fue alentado pero luego abandonado por Estados Unidos), los chiíes tuvieron por fin su oportunidad de vengarse, irónicamente con el patrocinio de Estados Unidos.

La aprovecharon. Los chiítas de todo Irak, especialmente de sus zonas de influencia en el sur, acudieron a la llamada para formar los Comandos Policiales Especiales o "Brigada del Lobo". Oficialmente, estaba bajo el control del Ministerio del Interior, pero en realidad estaba dirigida por un "asesor" estadounidense, el coronel James Steele.

Steele había impresionado a sus superiores en Vietnam, y desempeñó un papel importante en la contrainsurgencia en El Salvador al dirigir el entrenamiento de escuadrones de la muerte y comandos en el ejército salvadoreño. Cuando el Pentágono lo envió a Irak, se le consideró perfecto para dirigir la operación en el uso de las mismas tácticas en un nuevo campo de batalla.

Lo que siguió fueron años de redadas, extracciones, torturas, ejecuciones extrajudiciales y asesinatos masivos de suníes cometidos por los Comandos Especiales de Policía respaldados por el Pentágono, todo ello realizado en cooperación y coordinación con las fuerzas estadounidenses en Irak.

En lugar de formar a la policía civil según el plan inicial, Estados Unidos y sus socios de la coalición contribuyeron en cambio a ampliar las divisiones sectarias en Irak armando, formando y entrenando a las milicias chiíes contra los suníes. Ese apoyo se reavivó una década después, en 2014, cuando las milicias chiíes lucharon contra Daesh con la ayuda de la coalición internacional.

Una ironía más es que la estrategia de contrainsurgencia de Washington sólo ayudó al surgimiento de la propia insurgencia de los chiíes contra las fuerzas de la coalición en la década de 2000 y de nuevo tras la derrota territorial de Daesh. Ahora que esas milicias siguen atacando la presencia y la embajada de Estados Unidos en Bagdad, sumadas a las redes de milicias en la vecina Siria, Washington parece comprender por fin la amenaza que supone su estrategia.

LEER: Después de la derrota de Afganistán, ¿puede la UE conseguir su propia "independencia" de Estados Unidos?

Sólo dos años antes de la invasión de Irak, la coalición liderada por Estados Unidos invadió Afganistán y derrocó al antiguo gobierno talibán. Allí se utilizaron tácticas similares, con fuerzas y asesores estadounidenses que permitieron y ayudaron a la formación de milicias para los infames señores de la guerra afganos bajo la Alianza del Norte. Estos señores de la guerra respaldados por Estados Unidos cometieron numerosas atrocidades contra prisioneros de guerra y civiles talibanes, matando a miles de personas en su campaña de venganza por todo el país.

Tras el derrocamiento de los talibanes, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) creó la agencia de inteligencia afgana conocida como Dirección Nacional de Seguridad (NDS). La NDS es tristemente célebre por sus violaciones de los derechos humanos y sus ejecuciones extrajudiciales de civiles -muchos de los cuales apenas tenían relación con los talibanes-, y su Unidad 01 era famosa por sus incursiones nocturnas y el asesinato de familias, así como de niños que estudiaban en escuelas religiosas.

Hasta el éxito de los talibanes en Afganistán el mes pasado, el NDS gozaba del pleno respaldo de Washington y sus unidades iban acompañadas en las operaciones por fuerzas estadounidenses y asesores de la CIA. Esta colaboración continuó hasta las precipitadas evacuaciones del aeropuerto de Kabul en agosto, en las que las secciones del aeropuerto controladas por el NDS vieron cómo su personal intentaba conseguir sobornos de los evacuados a cambio de permitirles salir. También se ha informado de que han abusado de los evacuados y les han impedido salir, tal y como demuestran las imágenes publicadas en las redes sociales.

Esta podría ser una de las explicaciones de por qué tantos intérpretes afganos para las fuerzas de la coalición no salieron del país, mientras que los operativos del NDS fueron, según se informa, transportados por aire por Estados Unidos.

La estrategia de Estados Unidos contra la insurgencia en los países que invadió, la formación y el entrenamiento de lo que eran efectivamente escuadrones de la muerte para eliminar la disidencia con gran brutalidad, sigue siendo uno de los legados más oscuros de la "guerra contra el terror". No sólo no funcionó a largo plazo -sólo hay que ver el regreso de los talibanes, por ejemplo, y la derrota de Estados Unidos en Vietnam-, sino que además proporcionó el caldo de cultivo perfecto para lo que podrían ser años de violencia sectaria sostenida y la aparición de nuevos enemigos a tener en cuenta por Washington.

Hace veinte años, Estados Unidos y sus socios de la coalición plantaron semillas en su "guerra contra el terror" global. El fruto parece que les perseguirá durante décadas.

LEER: No se debe permitir que Blair esquive la responsabilidad por el caos causado por la "guerra contra el terror"

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEEUUIrakOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisUS

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines