Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Existen paralelismos entre las ocupaciones de Afganistán y Palestina

Nabil Abu Rudeineh jura su cargo como viceprimer ministro y ministro de Información del nuevo gobierno palestino, en la ciudad de Ramala, Cisjordania ocupada por Israel, el 13 de abril de 2019 [ABBAS MOMANI/AFP vía Getty Images].

El público palestino observó con atención la retirada de Estados Unidos de Afganistán. Para la mayoría de los palestinos, representaba una ventana de esperanza y una gran inyección de moral; si la mayor potencia mundial podía ser derrotada, seguramente la ocupación israelí también podría serlo.

Sin embargo, hubo un marcado contraste entre la respuesta a la retirada por parte de Hamás y las demás facciones de la resistencia y la de la Autoridad Palestina (AP). Como era de esperar, Hamás dio la bienvenida a la medida estadounidense y felicitó al pueblo de Afganistán y a los talibanes por haber liberado su tierra. El portavoz de la AP, Nabil Abu Rudeineh, optó por no dirigirse al pueblo afgano y sí al gobierno israelí. Aprovechó la retirada para advertir a los israelíes de que podría ocurrirles lo mismo, ya que también dependen del apoyo extranjero si siguen violando los derechos del pueblo palestino y negándoles un Estado viable e independiente. Por supuesto, Abu Rudeineh no pretendía establecer un paralelismo entre la AP y los talibanes. Por el contrario, hizo que muchos palestinos contemplaran las similitudes entre el gobierno títere de Ashraf Ghani en Kabul, respaldado por Estados Unidos, y la AP dirigida por Mahmoud Abbas.

Muchos han comparado el colapso del gobierno de Ghani con lo ocurrido en Gaza en 2006/7, cuando un número mucho menor de fuerzas leales al movimiento ganador de las elecciones, Hamás, derrotó a las fuerzas de seguridad de la AP dominadas por Al Fatah para hacerse con la seguridad y el control político del territorio costero. Al igual que los talibanes, Hamás luchó contra fuerzas respaldadas por un enemigo extranjero y gozó de apoyo público, mientras que la AP optó por hacer tratos con la ocupación y sigue siendo corrupta e impopular.

OPINIÓN: No se debe permitir que Blair esquive la responsabilidad por el caos causado por la "guerra contra el terror"

Ahora Abbas y su gobierno están luchando con las consecuencias del asesinato del activista Nizar Banat, que fue asesinado mientras estaba detenido por las fuerzas de seguridad de la AP. Banat era un destacado crítico de Abbas y de la AP, cuya popularidad y legitimidad han tocado fondo. De hecho, la retórica oficial es tan impopular que muchos palestinos han declarado que la AP no es más que una herramienta de seguridad israelí para reprimir al pueblo de la Palestina ocupada.

Cuando seis prisioneros palestinos se escaparon de la prisión israelí de alta seguridad de Gilboa la semana pasada (cuatro de los cuales han sido recapturados desde entonces), el pueblo palestino lo celebró en toda Cisjordania. Las noticias de que la AP iba a colaborar con las fuerzas de ocupación israelíes en la búsqueda de los fugados provocaron la indignación en las redes sociales, lo que aumentó la miseria de la autoridad con sede en Ramala, cuya credibilidad y apoyo están disminuyendo.

La cancelación de las elecciones palestinas por parte de Abbas a principios de este año no ayudó. Tampoco lo hicieron sus declaraciones sobre la agresión israelí en Jerusalén y contra los palestinos en la Franja de Gaza en mayo.

Estados Unidos se retira de Afganistán, ¿hacia dónde va esto? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Existe un debate en Israel sobre qué es más útil para el Estado de ocupación: destruir la AP o mantenerla para que sirva a la agenda de seguridad israelí y llenar un espacio político que podría ser ocupado por Hamás si la AP se disuelve. El colapso del gobierno de Ghani en Kabul tan pronto como las tropas estadounidenses abandonaron Afganistán nos recuerda esto.

El gobierno comunista en Afganistán bajo el presidente Mohammad Najibullah duró cuatro años tras la retirada soviética en 1988/89 antes de colapsar. El gobierno de Ghani cayó incluso antes de que se fuera el último soldado estadounidense. ¿Por qué? Para los soviéticos, los comunistas afganos eran camaradas, mientras que los estadounidenses sólo crean marionetas, y cuando el titiritero se va, el espectáculo termina. Mientras que el régimen comunista afgano estaba muy motivado ideológicamente, el gobierno "liberal" estaba sumido en la corrupción. Los soviéticos tardaron diez años en darse cuenta de que no se puede ganar en Afganistán; los estadounidenses tardaron veinte años en llegar a la misma conclusión.

OPINIÓN: Las armas de los medios de comunicación para el engaño masivo

¿Qué consiguieron los estadounidenses en Afganistán? La ocupación costó a los contribuyentes estadounidenses unos 300 millones de dólares al día durante 20 años; miles de soldados estadounidenses y aliados murieron y resultaron heridos, y decenas de miles de afganos también murieron y resultaron heridos. Estados Unidos ha dejado tras de sí una economía fracturada, un floreciente tráfico de drogas y ningún sistema político real, y mucho menos un gobierno democrático. Oleadas de refugiados afganos se han dirigido a Europa a través de Irán y Turquía. Y las tropas estadounidenses han abandonado material militar por un valor estimado de 80.000 millones de dólares, incluidos los helicópteros de ataque Black Hawk. Sobre todo, la retirada de Estados Unidos ha hecho muy felices tanto a Irán como a China.

La ocupación es la peor forma de agresión, independientemente de quién sea el ocupante. Lo que hoy se aplica a Afganistán en este sentido, puede que algún día se aplique en la Palestina ocupada.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónUS

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines