Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los tunecinos se oponen al referéndum constitucional

La policía tunecina levanta barricadas en la avenida Habib Bourguiba en Túnez el 27 de julio de 2021. [FETHI BELAID/AFP vía Getty Images].

El poderoso sindicato de Túnez y el mayor partido de su parlamento señalaron el sábado su oposición a cualquier intento del presidente de suspender la Constitución y ofrecer su propia versión unilateralmente, informó Reuters.

El 25 de julio, el presidente Kais Saied se atribuyó el poder de gobernar, invocando una cláusula de emergencia de la Constitución, para destituir al primer ministro y suspender el Parlamento, medidas que sus críticos políticos califican de golpe de Estado.

Esto ha sumido a Túnez en su mayor crisis política desde la revolución de 2011 que derrocó a un régimen autocrático e introdujo la democracia.

Esta semana, uno de los asesores de Saied, Walid Hajjem, dijo a Reuters que el presidente planeaba suspender la Constitución de 2014 y ofrecer él mismo una nueva versión a través de un referéndum.

Sin embargo, el sindicato UGTT pidió el sábado elecciones legislativas para permitir que un nuevo parlamento debata la constitución y cambie el sistema político, un rechazo implícito a lo que Hajjem dijo que Saied estaba contemplando.

Es probable que el sistema político de Túnez cambie: El asesor del presidente habla de un posible referéndum

Ennahda, el mayor partido del Parlamento, ahora suspendido, y un actor clave en los sucesivos gobiernos tunecinos, también rechazó cualquier medida de este tipo.

En un comunicado, el partido dijo que la Constitución de 2014 constituía la base del contrato político y social de Túnez y de la legitimidad tanto de su parlamento como de su presidente, y que desviarse de ella significaría un retroceso de la democracia.

A pesar de prolongar indefinidamente las medidas de emergencia, Saied ha rechazado las acusaciones de golpe de Estado, pero casi siete semanas después de su intervención, no ha nombrado un nuevo primer ministro ni ha declarado formalmente cómo piensa gobernar.

La UGTT, que cuenta con más de un millón de miembros, es una de las fuerzas políticas más poderosas de Túnez y fue fundamental para unir los bloques políticos rivales tras la revolución de 2011.

Los partidos políticos más pequeños, incluidos algunos que expresaron su apoyo a la intervención de Saied el 25 de julio, han rechazado la idea de que suspenda la Constitución y ofrezca unilateralmente una nueva.

Las democracias occidentales, que han sido importantes donantes para las maltrechas finanzas públicas de Túnez en los últimos años, han presionado a Saied para que nombre rápidamente un primer ministro y establezca un camino a seguir.

Categorías
ÁfricaNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines