Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué el Partido de Justicia y Desarrollo de Marruecos ha caído en picado?

General secretary of Justice and Development Party Saad-Eddine El Othmani (R) visits shop owners at Al Manal Mall ahead of the general elections to be held in September 8, in Rabat, Morocco on 29 August 2021. [Jalal Morchidi - Anadolu Agency]

Los resultados provisionales de las elecciones parlamentarias en Marruecos muestran una aplastante derrota para el Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), que se desploma de 125 escaños a sólo 12. Es el peor resultado del partido desde las elecciones de 1997, en las que obtuvo ocho escaños. Su derrota en las elecciones de esta semana es chocante, dado que había demostrado su pragmatismo, anteponiendo los intereses nacionales a los suyos propios y optando por no oponerse a las grandes decisiones tomadas por el monarca para no sumir al Reino en el caos.

La Agrupación Nacional de Independientes (NRI) ha sustituido al PJD como partido con más escaños en el Parlamento, al obtener 97 de los 395 escaños disponibles. El NRI fue fundado por el difunto primer ministro Ahmed Osman en 1978, que era cuñado del entonces rey Hassan II. El partido incluía a políticos liberales elegidos por el Palacio Real.

Independientemente de su origen, los partidos políticos suelen ser elegidos por los votantes en función de sus compromisos y políticas manifiestas para dirigir el país. Sin embargo, en el mundo árabe, la religión también juega un papel importante. La mayoría de los árabes son musulmanes, por lo que los regímenes autoritarios de la región, occidentalizados y respaldados por Estados Unidos, no permiten la celebración de elecciones libres que podrían llevar al poder a los partidos islamistas.

Cuando los argelinos protestaron contra la escasez de alimentos y la mala situación económica en 1988, el partido gobernante se vio obligado a renunciar a su monopolio del poder y a abrir el camino a un sistema multipartidista bajo una nueva Constitución. Fue el primer país del mundo árabe que permitió a los islamistas presentarse como candidatos en las elecciones parlamentarias y municipales.

LEER: Un 50% de los marroquíes ha votado en las elecciones parlamentarias

En las primeras elecciones libres desde que el país se independizó de Francia en 1962, el Frente Islámico de Salvación (FIS) derrotó al gobernante Frente de Liberación Nacional (FLN). En lugar de permitir que el FIS formara el gobierno, el FLN se negó a ceder y, respaldado por el ejército, inició una sangrienta guerra civil contra los islamistas y el pueblo de Argelia. En un ejemplo clásico de cómo los medios de comunicación occidentales se enfrentaron a los islamistas, el New York Times se refirió al FIS como un grupo "fundamentalista", a pesar de que su política era moderada. Destacó varios temas para poner al público en contra del partido, como la situación de las mujeres, el hiyab, el laicismo y las libertades cívicas.

"Es probable que el éxito electoral de los fundamentalistas aliente los movimientos musulmanes en Egipto, Túnez, Marruecos, Jordania, Turquía y Sudán, donde poderosas corrientes de fondo musulmanas desempeñan un papel importante en la política", advertía el NYT. Así, la elección democrática del pueblo fue ignorada por los militares argelinos, allanando el camino a una dictadura respaldada por Occidente.

Una reacción similar se produjo cuando Hamás ganó las elecciones democráticas "libres y justas" en la Palestina ocupada en 2006. Desde entonces se ha impuesto a Hamás en Gaza un asedio dirigido por Israel, con la ayuda y la complicidad de Occidente y sus lacayos en la región. La Autoridad Palestina dirigida por Mahmoud Abbas -cuyo propio mandato expiró en 2009- sigue siendo respaldada por Israel y Occidente para mantener a los islamistas de Hamás fuera del poder.

En la Primavera Árabe, a partir de 2011, se produjeron levantamientos populares contra la tiranía en Túnez, Libia y Egipto, y dieron lugar a las actuales guerras civiles en Siria y Yemen. Esto preocupó a los regímenes del Golfo, que no sólo reprimieron a los grupos islamistas en sus propios países, sino que también financiaron contrarrevoluciones en toda la región. En Marruecos, mientras tanto, el rey Mohamed VI anunció reformas constitucionales que aparentemente reducían su propio poder absoluto y entregaban parte de él al primer ministro elegido.

Funcionarios electorales comienzan a contar los votos tras las elecciones parlamentarias y municipales, en un colegio electoral en Rabat, Marruecos, el 08 de septiembre de 2021. [Jalal Morchidi - Agencia Anadolu]

Así, en 2012, el pueblo de Marruecos votó debidamente y el PJD obtuvo la mayoría de los escaños, y formó el gobierno. El partido islamista mordió el anzuelo que le tendió el rey y se lo tragó entero.

A pesar de la victoria del PJD, escribió Abdeslam Maghraoui para el Wilson Centre en 2015, "Los poderes formales y las redes informales de la monarquía... siguen siendo tan fuertes y extensos como siempre." De hecho, "la monarquía desempeñó un papel entre bastidores en la identificación -y veto- de los miembros del gabinete para puestos sensibles."

Reiteró que el rey Mohamed había consolidado su poder dentro del nuevo gobierno antes de que se formara para estar seguro de que el nuevo gobierno no tendría ningún poder real. "El rey contrató a figuras clave del gabinete anterior como consejeros, que tendrán un poder ejecutivo y una influencia significativos", dijo Maghraoui.

Sobre el terreno, el gobierno de coalición dirigido por el PJD y encabezado por Abdelilah Benkirane consiguió muy poco en los ámbitos que había prometido reformar -especialmente la educación, la sanidad y el bienestar- entre 2012 y 2016, cuando obtuvo la mayoría parlamentaria por segunda vez. Tras las elecciones de 2016, el rey hizo todo lo posible por apartar al veterano Benkirane de la escena política.

"La creciente popularidad de Benkirane dentro y fuera del partido y los éxitos consecutivos del PJD en las elecciones convirtieron al partido y a su líder en un objetivo", comentó Intissar Fakir en un artículo publicado por el Centro Carnegie en 2017. "Preocupados, el palacio y los agentes tradicionales del poder en Marruecos trabajaron para obstaculizar los esfuerzos de Benkirane para formar un segundo gobierno y, en última instancia, asegurar que se mantuviera fuera del liderazgo del partido."

LEER: Argelia se prepara para competir con Marruecos en África

Los esfuerzos de palacio para socavar el intento de Benkirane de formar un gobierno de coalición continuaron hasta el 15 de marzo de 2017, cuando "el rey pidió a Benkirane que dimitiera y permitiera a otro líder del PJD establecer un nuevo gobierno."

Este fue dirigido por el nuevo secretario general del PJD, Saadeddine Othmani, pero el palacio siguió socavando a los islamistas. Aprovechó los disturbios en Alhucemas, y la región norte del Rif estalló en octubre de 2017 tras la muerte de un vendedor de pescado local, que fue aplastado en un compresor de basura cuando intentaba recuperar el pescado confiscado por las autoridades locales.

El gobierno detuvo a los manifestantes, que fueron indultados por el rey. Después destituyó a tres ministros y otros funcionarios por la falta de avances en el plan de desarrollo regional del Rif. El monarca prometió un "terremoto político" para solucionar los numerosos problemas de gobernanza del país.

"La medida reforzó la imagen de la monarquía como árbitro de la política y socavó el gobierno [del PJD]", explicó Maghraoui. "También puso en tela de juicio el historial del gobierno anterior y su narrativa de éxito, y reafirmó el predominio del rey".

La cuestión principal que ha puesto al electorado marroquí en contra del PJD es la normalización de los lazos con Israel el año pasado. Aunque Marruecos ha tenido una fuerte relación con Israel durante décadas, el rey explotó esto en su guerra contra el PJD.

En un artículo anterior de MEMO analicé cómo el PJD se vio atrapado por el acuerdo de normalización. La medida parecía ser un golpe de gracia para el partido.

En Marruecos, la firma de acuerdos con otros Estados y el seguimiento de las relaciones exteriores es tarea del Palacio Real; el primer ministro no tiene ningún papel en estos asuntos. El PJD entró en el parlamento sobre la base de que no desafiaría al rey de ninguna manera, para estabilizar y desarrollar el país.

Funcionarios electorales comienzan a contar los votos tras las elecciones parlamentarias y municipales, en un colegio electoral en Rabat, Marruecos, el 08 de septiembre de 2021. [Jalal Morchidi - Agencia Anadolu]

"Rechazar la normalización y negarse a firmar el acuerdo habría enfurecido al rey y sumido al país en el caos", me dijo el secretario general del Sindicato Nacional del Trabajo de Marruecos, Abdelilah El-Halouti. "La dimisión del primer ministro habría tenido graves consecuencias políticas, sociales y económicas". El partido, añadió, eligió la opción menos perjudicial.

El pueblo marroquí no lo sabía. Culparon al PJD del pecado de normalización. Incluso los funcionarios y miembros del PJD han tratado de distanciarse de la vergüenza de la normalización.

Amin Al-Said, profesor de derecho constitucional y ciencias políticas en la Universidad Sidi Mohammad Abdullah, declaró a Al Jazeera que los marroquíes "castigaron" al PJD en las elecciones parlamentarias por su participación en la normalización con Israel.

Puede que el rey Mohamed haya conseguido sustituir al islamista PJD por el favorito de palacio, el NRI, pero nunca desarrollará Marruecos como desea el pueblo. Como todos los regímenes árabes gobernantes, la monarquía de Marruecos no está dispuesta a permitirlo. Las potencias coloniales han encargado a estos regímenes que mantengan a su pueblo distraído con la necesidad de ganarse la vida básica, para que no se sientan inclinados a levantarse en protesta.

"Una mayor prosperidad económica y un mayor desarrollo dependerán de la fuerza de las instituciones [de Marruecos], que están anuladas, fuertemente controladas y a menudo obsoletas por el rey", señaló Intissar Fakir. "Mientras la monarquía se resista a permitir que estas instituciones se hagan fuertes e independientes, el desarrollo social y económico del país a largo plazo será limitado y el potencial de inestabilidad será considerable".

Las potencias coloniales están siempre a la espera, por si acaso, y los regímenes lo saben. Tan grande es su dependencia de Occidente que el ex presidente estadounidense Donald Trump se sintió capaz de decirle al rey Salman de Arabia Saudí que su trono no sobreviviría más de cinco minutos sin la protección estadounidense. Podría decirse que es este nivel de injerencia occidental el que ha derrotado al Partido de la Justicia y el Desarrollo tanto como cualquier otra cosa.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónMarruecosRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines