Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La determinación palestina puede derribar las barreras más fuertes

Prisioneros palestinos se fugan de una cárcel de alta seguridad - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Cuando se hace una búsqueda en Internet sobre la isla sudafricana de Robben, una de las palabras sugeridas es "fugas". Evidentemente, es un tema de investigación habitual.

La isla de Robben fue una prisión para los que se resistieron al régimen colonial durante siglos. Los primeros informes sugieren que se utilizó para alojar a los prisioneros en la década de 1600. La tumba que se encuentra junto a la prisión de un jeque musulmán que desafió el dominio colonial holandés se remonta a esa época, y es un indicador de la historia del Islam en el sur de África.

Durante la época del apartheid en Sudáfrica, la amenaza de la prisión de máxima seguridad se utilizó para infundir miedo a los que se resistían a la dominación blanca, y servir de advertencia a los que pudieran considerar hacerlo.

El apartheid fue introducido formalmente en Sudáfrica por el Partido Nacional que llegó al poder en 1948, el mismo año en que se fundó el estado sionista de Israel en la Palestina ocupada. Los vínculos entre ambos fueron fuertes durante toda la época del apartheid, incluso, se cree, en el desarrollo de armas nucleares.

LEER: La fuga de Gilboa

No es de extrañar, por tanto, que el régimen israelí parezca a menudo un calco del apartheid sudafricano, empleando tácticas similares a las del gobierno de la minoría blanca de Pretoria en su sometimiento de los palestinos, sin olvidar la brutalidad de sus prisiones. El sistema penitenciario israelí es un instrumento político del miedo, como la isla de Robben, utilizado para intimidar a los palestinos que son políticamente activos y se resisten a la ocupación militar del Estado sionista.

Además, Israel utiliza el encarcelamiento como una forma de control social y político sobre los palestinos. La llamada "detención administrativa" hace que los palestinos sean retenidos sin cargos ni juicio durante períodos que pueden prolongarse indefinidamente. No se da ninguna razón para esta detención, y a menudo se citan "pruebas secretas". La detención administrativa nunca se utiliza contra ciudadanos judíos del Estado de apartheid de Israel.

A principios de esta semana, seis presos palestinos se fugaron de la prisión israelí de alta seguridad de Gilboa. Según múltiples informes, los seis escaparon a través de un túnel excavado durante varios meses utilizando una vieja cuchara oxidada. Un incidente de este tipo es inédito en los 73 años transcurridos desde la creación de Israel en la Palestina ocupada. La naturaleza de la fuga debilita el control psicológico que los castigos de Israel tienen sobre los palestinos. Ni siquiera las condiciones más duras imaginables pueden causar terror a los decididos luchadores por la libertad.

Cientos de palestinos se reúnen para protestar contra las violaciones israelíes de los prisioneros palestinos detenidos en cárceles israelíes en Hebrón, Cisjordania, el 8 de septiembre de 2021. [Mamoun Wazwaz - Agencia Anadolu]

De la manera más improbable, estos seis héroes han reavivado las esperanzas y ambiciones de la resistencia palestina. Siguen eludiendo lo que se ha descrito como la mayor cacería humana de la historia de Israel.

Durante décadas, el régimen israelí ha tratado de quebrar el espíritu de los presos políticos palestinos, que siguen haciendo huelga de hambre en protesta por las condiciones en las que están recluidos. Los derechos de los presos son inexistentes, y las violaciones están bien documentadas por las organizaciones internacionales de derechos humanos. Destaca uno de estos informes que, irónicamente, fue redactado por representantes del régimen israelí. La Oficina de Defensa Pública afirmó en 2019 que las condiciones en las que se encuentran los presos palestinos, y el trato que reciben del régimen, son abismalmente inhumanos; que la tortura es habitual; y que los niños presos también se enfrentan a la tortura de forma rutinaria.

Que los presos retenidos en condiciones tan terribles se escapen como lo hicieron es un acto de resistencia que hay que aplaudir. De hecho, las felicitaciones han llegado de todo el mundo a través de las redes sociales.

La isla de Robben, antaño un formidable símbolo de la opresión colonial del apartheid, es hoy un museo visitado por turistas. Israel sabe ahora que su sistema penitenciario de máxima seguridad no es invencible, y que la paciencia y la determinación palestinas pueden derribar las barreras más fuertes, y devolver el golpe incluso al más brutal de los regímenes.

LEER: Israel está preparado para cualquier escenario tras la fuga de prisión

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Alie Komape es un activista pro-palestina con sede en Johannesburgo, Sudáfrica.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines