Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

No se debe permitir que Blair esquive la responsabilidad por el caos causado por la "guerra contra el terror"

El ex primer ministro británico Tony Blair en Londres, Reino Unido, el 6 de septiembre de 2021 [Dan Kitwood/Getty Images].

Han surgido dos escuelas de pensamiento para explicar la derrota de Occidente en la llamada "guerra contra el terror". Con defensores como el aclamado analista de la CIA y autor Michael Scheuer, la primera afirma que fue el resultado de la arrogancia imperial. "Al-Qaeda no nos odia por quienes somos, sino por del lugar del que venimos", argumenta Scheuer, antiguo jefe de la unidad de Bin Laden de la CIA que se dedicaba a seguir al líder de Al-Qaeda. "También lo hace la mayor parte del mundo musulmán". Añade que el "apuntalamiento por parte de Estados Unidos de los regímenes impopulares de Oriente Medio y el apoyo incansable a Israel debilitan su mano en la región".

Este argumento es relativamente sencillo: Estados Unidos y sus aliados perdieron porque la "guerra contra el terrorismo" se basó en falsas suposiciones sobre el mundo árabe y musulmán. El mundo musulmán odia al "Gran Satán" no por su libertad y sus Big Macs, ni por su forma de vida, sino por su constante intromisión en los asuntos de Oriente Medio para servir a sus propios intereses. Además, la mayoría de las veces esos intereses son a costa de la seguridad y los intereses del mundo musulmán.

Los partidarios de la segunda escuela de pensamiento explican la derrota como un fracaso de la implementación. Los defensores de este punto de vista, como el ex primer ministro británico Tony Blair, venden esta noción descaradamente, atribuyendo su fracaso a una mala ejecución. La guerra interminable, la invasión y la ocupación, argumentan, podrían haber tenido éxito con una planificación y ejecución adecuadas.

Esta defensa de la "guerra contra el terror" por parte de personas como Blair ha sido etiquetada como "La Esquiva de la Incompetencia". Acuñada ya en 2005 por Sam Rosenfeld y Matt Yglesias, en respuesta a las explicaciones de los liberales de línea dura sobre por qué la invasión de Irak había sido desastrosa, la evasión, según ellos, es una forma de que los arquitectos de la guerra contra el terrorismo reconozcan la realidad obviamente sombría de la guerra sin replantearse ninguna de las premisas que les llevaron a apoyarla en primer lugar.

LEER: Qatar se posiciona como el principal aliado de Occidente en Afganistán

La argucia, dicen Rosenfeld e Yglesias, no sólo ayuda a proteger a sus exponentes de la vergüenza personal, sino que también cumple una función más importante, y peligrosa, que es la de preservar los fundamentos ideológicos de esos liberales que se ven a sí mismos como defensores de la legitimidad de la intervención humanitaria. El verdadero significado de la argucia, argumentan, tiene que ver con el futuro del intervencionismo liberal después de Irak, lo que significa que incluso si la justificación de la seguridad para la guerra en Irak se derrumba, el caso moral para la guerra continua seguiría siendo inamovible.

Un escenario muy similar se produjo tras la retirada de Estados Unidos de Afganistán. En un intento desesperado por salvar su reputación, los que se retiraron emitieron declaraciones y empezaron a publicar largos artículos y a conceder entrevistas a los medios de comunicación, reciclando muchos de los mismos argumentos y temas de conversación de siempre. La respuesta de Blair, como argumenté en un artículo anterior, fue digna de mención porque, a diferencia de muchos de los otros arquitectos de la guerra contra el terrorismo, el ex primer ministro no ha mostrado ningún remordimiento por lo que, según el consenso general, han sido dos décadas de política fallida. Sólo hay que ver el ascenso de los grupos terroristas extremistas en las últimas dos décadas para llegar a esa conclusión. No habría Daesh, seguramente, sin la tortura a escala industrial en prisiones gestionadas por Occidente como Abu Ghraib y Bagram.

Poniendo de relieve el hábil uso de la distracción por parte de los evasores al culpar del fracaso de los occidentales a la incompetencia, más que a una ideología defectuosa, Blair redobló -o más bien triplicó- sus convicciones ideológicas a principios de esta semana en una conferencia en el Royal United Services Institute (RUSI). El think tank británico, que cuenta entre sus donantes a conocidos especuladores de la guerra contra el terrorismo como BAe Systems y Lockheed Martin, es, por extraño que parezca, una organización benéfica registrada.

"Los talibanes forman parte del movimiento global del Islam radical", dijo Blair al reflexionar sobre los 20 años transcurridos desde el 11-S. "El movimiento contiene muchos grupos diferentes, pero comparten la misma ideología básica".

En definitiva, hizo una pésima defensa de una visión del mundo y de la política exterior occidental que tienen muy poco que mostrar, aparte de estados fallidos y más terrorismo. Curiosamente, la narrativa que presentó Blair fue tan conspirativa como los extremistas que tanto detesta y desea destruir mediante guerras aparentemente interminables.

LEER: La afganización de Yemen y el conflicto olvidado

Sorprendentemente, con nada más que dos documentos académicos publicados por el instituto que lleva su nombre, Blair argumentó que el islamismo es una "amenaza de primer orden para [nuestra] seguridad" del mismo modo que lo era el "comunismo revolucionario", y que debía ser contrarrestado mediante "una combinación de medidas de seguridad e ideológicas". El argumento de Blair fue que los fracasos de Occidente en Afganistán e Irak tienen más que ver con la política interna de Londres y Washington -incluida la falta de resolución para llevar a cabo la política- y nada que ver con las creencias y suposiciones sobre el mundo musulmán que pusieron a Occidente en su desastroso rumbo.

La defensa de Blair del militarismo occidental, comprensible quizás para un hombre que se dice que se ha beneficiado generosamente de inflar las amenazas y exagerar los peligros del islamismo, carecía de nuevos hechos y de la comprensión de los grupos que se adhieren al Islam político. La idea de que Daesh, los talibanes y los Hermanos Musulmanes y sus numerosas ramificaciones pueden ser agrupados en un único grupo es tan errónea como peligrosa.

Si la opinión de Blair sobre la amenaza que supone lo que él llama islamismo radical se basara en algo más que el instituto que lleva su nombre, y en cambio en los expertos que han estudiado el islamismo durante las últimas dos décadas, tendría un enfoque más matizado y una política que no exigiera una guerra y una ocupación continuas. Tener una política sobre el islamismo, entendido como una amplia tradición ideológica, es cuanto menos imprudente.

De hecho, considerar a los grupos islamistas como una sola entidad hace que cualquier evaluación de la amenaza que suponen carezca de sentido. Los grupos islamistas incluyen tanto a los yihadistas globales como a los partidos políticos que gobiernan o están en la oposición en Turquía, Jordania, Marruecos, Palestina, Kuwait, Yemen, Indonesia y Malasia, por nombrar sólo algunos. También existe una abundante literatura sobre la "hipótesis de la inclusión-moderación", la noción de que la democratización incentiva a los grupos islamistas a moderar su retórica y su política.

Al acercarse el aniversario del 11-S, los arquitectos de la guerra contra el terrorismo servirían mucho mejor a los intereses occidentales si se mostraran un poco más contritos y reflexivos, con menos arrogancia. No es que Blair no sea capaz de hacerlo. Después de todo, admitió hace tres años que "nos equivocamos al boicotear a Hamás tras su victoria electoral". Ni Estados Unidos ni Occidente en general pueden permitirse otro giro "equivocado" si quieren seguir siendo el hegemón mundial.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReino UnidoReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines