Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Después de la derrota de Afganistán, ¿puede la UE conseguir su propia "independencia" de Estados Unidos?

El Capitolio de Estados Unidos en Washington, D.C., Estados Unidos, el miércoles 25 de agosto de 2021. [Ting Shen/Bloomberg vía Getty Images]

De repente, la idea planteada por el presidente francés Emmanuel Macron a finales del año pasado no parece tan descabellada o insostenible después de todo. Tras la precipitada retirada de Estados Unidos y la OTAN de Afganistán, los países europeos se ven obligados a pensar en lo que antes era impensable: su propio desmantelamiento gradual del dominio estadounidense.

"Nosotros, algunos países más que otros, renunciamos a nuestra independencia estratégica al depender demasiado de los sistemas de armas estadounidenses", pronunció Macron el 29 de septiembre del año pasado. El contexto de su declaración tenía poco que ver con Afganistán. En cambio, Europa estaba enfadada por las tácticas de intimidación utilizadas por el anterior presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y buscaba alternativas al liderazgo estadounidense. Este último ha tratado a la OTAN -en realidad, a toda Europa- con tal desprecio, que ha obligado a los aliados más cercanos de Estados Unidos a replantearse por completo su perspectiva de política exterior y su estrategia militar global.

Incluso el presidente estadounidense Joe Biden y su afirmación a Europa de que "Estados Unidos ha vuelto" no sirvió para disipar los justificados temores de los europeos de que la inestabilidad política en Washington pueda continuar mucho después de que Biden termine su mandato.

La caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán -sobre la que los miembros de la OTAN ni siquiera fueron consultados o considerados cuando Estados Unidos firmó y promulgó un acuerdo con los talibanes- ha convencido a Europa de que, a pesar de la derrota de Trump, Washington no ha cambiado en lo esencial: sigue siendo un "aliado" egocéntrico.

Ahora que Estados Unidos y la OTAN han abandonado oficialmente Afganistán, un debate político en Europa se está desarrollando en muchas plataformas. Los indicadores más fuertes de que Europa está lista para proceder con una agenda de política exterior independiente y una estrategia militar centrada en Europa se hicieron evidentes en la reunión de los ministros de Defensa de la UE en Liubliana, Eslovenia.

LEER: Tras Afganistán, los aliados de EE.UU. deben sentirse abandonados

En una posición que representa cada vez más una postura más amplia de la UE, el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, articuló el sentimiento predominante del Bloque: "La experiencia de Afganistán ha demostrado que nuestra incapacidad de respuesta tiene un precio. Por ello, la UE debe reforzar su autonomía estratégica creando la primera fuerza de entrada capaz de garantizar la estabilidad en la vecindad de la UE".

Estados Unidos se retira de Afganistán, ¿hacia dónde va esto? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

A pesar de las garantías de que esta "fuerza de primera entrada" no será una alternativa a la OTAN, sino que "complementará" su papel, lo más probable es que este nuevo ejército sirva de trampolín para la ansiada independencia de Europa respecto a la agenda marcada por la política exterior estadounidense.

Maravíllese con las siguientes declaraciones de altos funcionarios y analistas europeos para apreciar la crisis que se está produciendo en la OTAN. Al hacerlo, no hay que olvidar que 51 miembros de la OTAN y países asociados se apresuraron a ayudar a la invasión estadounidense de Afganistán en octubre de 2001, tras la invocación de la cláusula de defensa común contenida en el artículo 5 del tratado homónimo de la organización.

"Nadie nos preguntó si era una buena idea salir de ese país de esa manera", dijo Johann Wadephul, jefe adjunto de la bancada de los democristianos de la canciller alemana Angela Merkel. Se refería, por supuesto, a la retirada de Estados Unidos de Afganistán y a la ausencia de coordinación con los aliados de Washington en la OTAN.

La ex primera ministra británica, Theresa May, cuestionó todo, incluida la lealtad ciega de Europa a Estados Unidos: "¿Era nuestra inteligencia realmente tan pobre? ¿Era nuestro conocimiento del gobierno afgano tan débil? ¿Era nuestro conocimiento sobre el terreno tan inadecuado? ¿O simplemente pensábamos que teníamos que seguir a Estados Unidos y que con un ala y una oración todo iría bien por la noche?".

Katharina Emschermann, subdirectora del reputado Centro para la Seguridad Internacional de la Escuela Hertie, con sede en Berlín, pareció hablar en nombre de muchos analistas europeos cuando dijo: "Parte de la discordia que estamos viendo ahora probablemente también tiene su origen en la sensación de malestar sobre cómo van a seguir las cosas en el futuro".

LEER: El regreso de los talibanes: Los cálculos de China

Este "malestar" se refiere a la política exterior tradicional de Europa, que ha sido rehén de la asociación transatlántica europeo-americana posterior a la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la propia Europa está cambiando, junto con el mundo que la rodea. Además, la economía china ha crecido enormemente en los últimos años. Desde el año pasado, es China, y no Estados Unidos, el mayor socio comercial de la UE.

No sólo ha crecido exponencialmente el peso económico -y por tanto político y militar- de China, sino que la cuota de Europa en la economía mundial también se ha reducido significativamente, y no sólo por el calvario del Brexit. Según NBC news, citando a la empresa de contabilidad británica PwC, "en 1960, los países que formarían la UE representaban un tercio de la economía mundial. Para 2050, se prevé que el bloque represente sólo el 9%".

La creciente toma de conciencia entre los países europeos de que deben ingeniárselas para una eventual ruptura con EE.UU. tiene su origen en el temor legítimo de que los intereses de la UE apenas sean una prioridad en Washington. De ahí que muchos países europeos sigan resistiendo a los ultimátums estadounidenses con respecto a China.

También fue Macron, al elaborar el concepto de ejército europeo, quien rechazó la agenda estadounidense sobre China. "No podemos aceptar vivir en un mundo bipolar formado por Estados Unidos y China", insistió.

El punto de vista de Macron, antaño "controvertido", es ahora el pensamiento mayoritario en Europa, especialmente porque muchos responsables políticos de la UE se sienten desautorizados, si no traicionados, por Estados Unidos en Afganistán. Si esta trayectoria de desconfianza continúa, el primer paso hacia la creación de un ejército europeo podría hacerse realidad en un futuro próximo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEEUUEuropa y RusiaFranciaOrganizaciones InternacionalesRegiónReportajes y AnálisisUnión EuropeaUS
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines