Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Se exigirán responsabilidades a los políticos a la luz del asesinato de Banat?

El activista palestino Nizar Banat [@KhaledAbuToameh/Twitter]

Las posturas de la Autoridad Palestina tras la ejecución extrajudicial de Nizar Banat a manos de sus propios servicios de seguridad no han supuesto ninguna promesa de rendición de cuentas. Mientras el pueblo protestaba contra el asesinato y el despiadado autoritarismo de la AP, las altas esferas de Ramala se ocupaban de silenciar a sus críticos por medios violentos.

El lunes, el portavoz de seguridad de la AP, Talal Dweikat, anunció que 14 miembros de los servicios de seguridad serán acusados por su participación en el asesinato de Banat. En declaraciones a la BBC, el ex ministro de la AP y vicesecretario general del Comité Central de Fatah, Sabri Saidam, describió el asesinato como "un error" y restó importancia a las protestas. "No se trata sólo del derecho a hablar abiertamente", afirmó Saidam. "Tienen una motivación política, y hay algunas personas de fuera que juegan a sabotear el trabajo de la Autoridad Palestina".

Sin embargo, ¿no había una motivación política muy evidente en el asesinato de Banat? ¿Y el próximo proceso judicial para los 14 oficiales implicados en el asesinato de Banat ofrece la posibilidad de una responsabilidad política, cuando la coordinación de la seguridad con las fuerzas de ocupación israelíes, como ha dicho el líder de la AP, Mahmoud Abbas, es "sagrada"? Aunque el nombre de Banat puede no haber suscitado muchas chispas de reconocimiento antes de su asesinato, el hecho de que estuviera bajo vigilancia de los servicios de seguridad de la AP dice mucho sobre un programa coordinado -en colaboración con Israel- para sofocar una voz que podría haber alterado el curso de la política palestina; si Abbas no hubiera cancelado las elecciones, por supuesto.

LEER: La AP es un obstáculo para la libertad de los palestinos

La familia de Banat ha expresado sus dudas de que cualquier investigación realizada por la AP logre una apariencia de justicia. El asesinato en sí mismo -un acto criminal- puede ser investigado dentro de un marco legal. Sin embargo, investigar los motivos y la presunción de que se han dado órdenes desde arriba para silenciar cualquier disidencia que gane adeptos entre el pueblo palestino será una tarea trascendental, especialmente cuando no existe ninguna estructura que pueda responsabilizar políticamente a la AP del asesinato de Banat (o de cualquier otra cosa, en realidad).

La investigación que se va a llevar a cabo es necesaria, incluso si tenemos en cuenta que la AP restó importancia al asesinato en primer lugar, mientras se esforzaba por contener una ola de disidencia palestina que hablaba más de unidad y resistencia de lo que la retórica de la AP ha intentado conjurar. Sin embargo, el proceso de desviar la atención -y la culpa- de la violencia autoritaria de la AP es una ventaja para Ramallah, si puede llevarlo a cabo.

El asesinato de Banat fue la culminación de varias etapas de represión de las que no se puede culpar únicamente a los servicios de seguridad de la AP. "Es un precio muy alto el que ha pagado Nizar", dijo el activista palestino Fadi Quran en un artículo reciente. "Más de nosotros tendremos que pagarlo en el futuro. Estamos preparados para ello".

¿Por qué mató la AP a Nizar Banat? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

La expectativa de violencia -incluso de asesinato- a manos de líderes que se supone que se preocupan por el bienestar de su pueblo es una perspectiva escalofriante. También significa que la AP ha normalizado su violencia política contra su propio pueblo. Para que se produzca un proceso de este tipo, existe un grado de certeza por parte de los dirigentes de que sus órdenes de cometer crímenes violentos contra los palestinos de a pie se llevarán a cabo sin cuestionarlas y se mantendrán bien alejadas de cualquier investigación.

El asesinato de Nizar Banat tuvo una motivación política; no hay duda de ello, pero ¿hasta dónde llegará la investigación en la escala de autoridad? ¿Se moverá el proceso judicial más allá de los 14 posibles chivos expiatorios para hacer rendir cuentas a los políticos que les dieron las órdenes?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines