Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Cuántos palestinos más deben morir en nombre de la "seguridad" de Israel?

Fuerzas israelíes detienen a un palestino en la Puerta de Damasco en Jerusalén el 10 de junio de 2021 [Eyad Tawil/Anadolu Agency].

Una importante campaña del ejército israelí está arrasando en las redes sociales. El objetivo no declarado de la iniciativa "#Untie_Our_Hands" es el deseo de matar, sin rendir cuentas, a más manifestantes palestinos en la frontera nominal con la Franja de Gaza. La campaña está motivada por el asesinato de un francotirador israelí, Barel Hadaria Shmueli, que al parecer recibió un disparo desde el lado palestino de la valla el 21 de agosto.

Mi pregunta inmediata es la siguiente: ¿qué más quieren los soldados israelíes? Ya han matado a más de 300 manifestantes palestinos desarmados y han herido y mutilado a miles más en la valla de Gaza durante lo que los palestinos denominaron las protestas de la "Gran Marcha del Retorno" entre 2018 y 2020. Y lo han hecho con impunidad. Nadie les "ata las manos".

Esta "marcha" se renueva ahora, aunque a menudo tiene lugar por la noche. Los jóvenes palestinos frustrados se reúnen por miles, coreando consignas contra la ocupación israelí y, a veces, lanzando piedras a los francotiradores israelíes desplegados a casi una milla de distancia.

Meses después de la última embestida israelí contra Gaza -una guerra relativamente breve pero aún mortal entre el 10 y el 21 de mayo-, el asfixiante statu quo de la Franja asediada no ha cambiado: el hermético asedio dirigido por Israel; los francotiradores; los ocasionales bombardeos nocturnos; el devastador desempleo; los cierres; y la falta de todo, desde agua potable hasta cemento e incluso medicamentos contra el cáncer. Todo ello sigue siendo una realidad cotidiana.

LEER: El asedio egipcio-israelí a la Franja de Gaza debe terminar incondicionalmente y sin demora

No debe sorprender, por tanto, que los palestinos de Gaza, especialmente los jóvenes, necesiten desesperadamente una plataforma para expresar su justificada rabia por esta continua miseria. De ahí las renovadas protestas masivas ante la valla.

Los políticos y los medios de comunicación israelíes exageran intencionadamente la "amenaza" para la seguridad de Israel que suponen los manifestantes de Gaza. Hablan de "globos incendiarios" como si fueran bombas de 500 libras lanzadas por aviones de combate. Están aterrorizados ante la perspectiva de que los niños de Gaza "rompan la frontera", una referencia a las vallas que Israel ha establecido arbitrariamente alrededor de Gaza sin respetar ninguna demarcación de alto el fuego reconocida por la ONU.

Este alarmismo ha vuelto con fuerza. El asesinato del francotirador israelí ofrece una oportunidad a los políticos de Israel para presentarse ante el electorado como defensores del ejército y campeones de la "seguridad" israelí. Se está llevando a cabo una caza de brujas política contra aquellos que supuestamente están "esposando las manos de nuestras tropas".

Francotiradores israelíes disparan a los palestinos y a la prensa durante una protesta - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Esta misma afirmación la hizo Naftali Bennett en 2019, mucho antes de convertirse en primer ministro de Israel. "El Alto Tribunal está esposando las manos de las tropas [de las Fuerzas de Defensa de Israel]", afirmó, antes de prometer "liberar a las FDI del Alto Tribunal".

Un año antes, Bennett ofreció más detalles sobre cómo pretende acabar con las protestas palestinas en la valla de Gaza. Respondiendo a una pregunta durante una entrevista en la Radio del Ejército israelí sobre lo que haría si fuera ministro de Defensa del país, contestó: "No permitiría que los terroristas cruzaran la frontera desde Gaza todos los días... y si lo hacen, deberíamos disparar a matar. Los terroristas de Gaza no deberían entrar en Israel... Al igual que en Líbano, Siria o cualquier otro lugar, deberíamos disparar a matar".

El énfasis en "matar" en respuesta a cualquier forma de protesta palestina parece ser el denominador común entre los oficiales israelíes, los altos mandos del ejército y los soldados de a pie. Estos últimos, que están detrás de la campaña en las redes sociales, parecen estar disfrutando de su tiempo en la valla de Gaza. Según sus propios testimonios, los francotiradores hacen un seguimiento del número de palestinos a los que disparan, intentan batir sus propios récords y aplauden en vídeo cuando documentan un "disparo limpio" contra un manifestante. Esto ilustra el nivel de violencia horrible que se ejerce contra los palestinos, en su mayoría jóvenes, incluidos los niños.

Los francotiradores israelíes trabajan en parejas. Una tercera persona, conocida como "localizador", les ayuda a identificar su próximo objetivo. Eden es un francotirador israelí que, junto con otros, dio su testimonio al periódico israelí Haaretz, en marzo de 2020. Está especialmente orgulloso de un hito que él y su equipo "lograron".

"Ese día, nuestro par tuvo el mayor número de aciertos, 42 en total", dijo. "Mi localizador no debía disparar, pero le di un respiro porque nos estábamos acercando al final de nuestro turno, y no tenía rodillas. Al final, quieres irte con la sensación de haber hecho algo, de no haber sido un francotirador sólo durante los ejercicios. Así que, después de tener unos cuantos aciertos, le sugerí que cambiáramos. Yo diría que consiguió alrededor de 28 rodillas".

Tales testimonios se validan aún más por las imágenes de vídeo ocasionales de francotiradores israelíes animando después de disparar a los niños palestinos en la valla. En abril de 2018, se filtró a los medios de comunicación internacionales un video particular de soldados vitoreando, junto con el tipo de diálogo que indica que los israelíes no tienen ninguna consideración por las vidas palestinas. Incluso la CNN informó de ello.

Esta violencia no se limita a Gaza. El debate sobre la política de "disparar a matar" de Israel en el resto de los territorios palestinos ocupados lleva años. En 2017, Human Rights Watch relacionó el aumento del número de palestinos muertos a manos de soldados de gatillo fácil con el discurso violento que emana del propio gobierno israelí.

LEER: Los palestinos tienen nuevas narrativas para la unidad y la resistencia

"[HRW] ha documentado numerosas declaraciones desde octubre de 2015, de políticos israelíes de alto nivel, incluidos el ministro de policía y el ministro de defensa, en las que se pide a la policía y a los soldados que disparen para matar a los presuntos atacantes, independientemente de si la fuerza letal es realmente estrictamente necesaria para proteger la vida", dijo la organización.

Esta cuestión se puso de manifiesto en la ejecución del ya incapacitado Abdel Fattah Al-Sharif en la ciudad ocupada de Al-Khalil -Hebrón- en marzo de 2016, y en el asesinato de Ahmad Erekat en un puesto de control militar en Cisjordania en julio del año pasado. Erekat no solo no suponía una amenaza inmediata para la vida de los soldados de ocupación, sino que, según una declaración de 83 ONG palestinas e internacionales, "se le dejó morir desangrado durante una hora y media, mientras las fuerzas de ocupación israelíes le negaban el acceso a la atención médica."

Teniendo en cuenta el desproporcionado número de víctimas palestinas que, en ocasiones, llenan los depósitos de cadáveres de Gaza, es imposible entender qué quieren realmente los soldados, sus generales y los políticos cuando dicen "desatadnos las manos". Mucho más desconcertante es la apatía de la comunidad internacional mientras los israelíes debaten sobre el número de palestinos que hay que matar. ¿Cuántos más deben morir en aras de la "seguridad" de Israel?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaReportajes y Análisis
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines