Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La reunión entre Abbas y Gantz fue vergonzosa

El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz (izquierda), y Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina (derecha)

¿Por qué se sorprendió todo el mundo cuando Mahmoud Abbas, el jefe de la "sagrada" colaboración en materia de seguridad de la Autoridad Palestina, se reunió con el ministro de Defensa israelí Benny Gantz? Al fin y al cabo, lo fundamental es que la lealtad de Abbas está con Israel, no con el pueblo de Palestina. ¿No anunció con orgullo que se reúne mensualmente con el jefe del servicio de seguridad nacional israelí, Shin Bet, y que su coordinación con la agencia tiene un éxito del 99%?

Es exitosa porque los servicios de seguridad de la AP persiguen a los heroicos combatientes de la resistencia, los arrestan y los encierran en sus prisiones. Informa a los servicios de seguridad del paradero de los que son buscados por las autoridades de ocupación, así que ¿por qué iba alguien a sorprenderse cuando incita al enemigo israelí contra sus compatriotas palestinos, especialmente dentro del Movimiento de Resistencia Islámica, Hamás, para eliminarlo? Así lo dejó claro un funcionario israelí tras la ofensiva de mayo. Por lo tanto, es de esperar que Abbas y Gantz se reúnan para conspirar contra Hamás y el pueblo palestino en su conjunto. No cabe duda de que no es la primera vez que se reúnen, ni será la última; sólo es la primera vez que anuncian los detalles de la vergonzosa reunión, que debe añadirse al pésimo historial de Abbas.

LEER: Los palestinos tienen nuevas narrativas para la unidad y la resistencia

Se quejó ante el mundo de que Benjamin Netanyahu se negó a reunirse con él cuando era primer ministro. El sucesor de Netanyahu es aún más derechista y extremista, pero Abbas no tiene ningún problema en reunirse con alguien de menor rango que él para confirmar su lealtad a Israel, así como su voluntad de continuar la coordinación en materia de seguridad. Abbas entiende que su vida está ligada a esta vergonzosa coordinación y que, sin ella, se desvanecerá en la oscuridad, entre otras cosas porque hay otros esperando para ponerse en su lugar y desempeñar este vergonzoso papel. El más probable de ellos es el agente de Israel que vive en los EAU y está respaldado por ellos, el rival de Abbas, Mohammad Dahlan. Por eso, Abbas quiere bloquear su progreso haciendo más concesiones a los israelíes, aunque sea a costa de los palestinos y de su causa, que ha descarrilado durante sus 20 años en el poder.

Como es habitual, tras su reunión con Abbas, los israelíes emiten declaraciones que le avergüenzan y dejan al descubierto su traición. El primer ministro Naftali Bennett expresó su desaprobación por lo que hizo Gantz. Un funcionario cercano a Bennett señaló que "no hay proceso diplomático con los palestinos, ni lo habrá". Según el funcionario, las cuestiones de seguridad que se trataron con Gantz fueron rutinarias, una afirmación que restó importancia y propósito a la reunión con Abbas.

El jefe del departamento de seguridad/política del Ministerio de Defensa israelí, el general de división retirado Amos Gilad, también señaló que la AP forma parte del sistema de seguridad israelí. Gilad describió la cooperación entre la AP e Israel como un tesoro estratégico dados los servicios prestados al Estado de ocupación que ayudan a evitar su colapso económico.

Al parecer, la reunión Abbas-Gantz contó con el apoyo de Yair Lapid, ministro de Asuntos Exteriores y segundo pilar del gobierno de coalición. Insistió en que ciertamente contaba con la aprobación del gobierno. Estas posiciones contradictorias reflejan el reparto de papeles, ya que Bennett representa las opiniones de la extrema derecha, mientras que Gantz y Lapid representan a otros partidos de la coalición.

Lo que está claro es que esta reunión se celebró para enviar un mensaje a El Cairo durante la reunión a la que asistió Abbas con el presidente egipcio y el rey de Jordania, a la que Bennett fue invitado a asistir pero decidió no hacerlo para no reunirse con Abbas. El primer ministro israelí está empeñado en odiar a los palestinos y no reconoce a la AP, ni siquiera como autoridad adscrita a los servicios de seguridad israelíes y bajo sus órdenes.

LEER: La AP es un obstáculo para la libertad de los palestinos

Las declaraciones oficiales egipcias, jordanas y palestinas emitidas tras la reunión de El Cairo se centraron en tres temas principales: la reactivación del proceso de paz y la solución de los dos Estados; el establecimiento de un Estado palestino con Jerusalén como capital, sin el cual no habrá estabilidad regional ni mundial; y un alto el fuego entre los palestinos e Israel en Gaza, así como la reconstrucción del enclave dañado por la guerra.

No hay mucha diferencia entre estas recomendaciones y las anteriores realizadas por casi todas las cumbres celebradas sobre la cuestión palestina. Es posible que hayan sido copiadas, cortadas y pegadas, y no valen ni el papel en el que están escritas.

Bennett lo dijo en la víspera de su reunión con el presidente de Estados Unidos, John Biden, cuando declaró al New York Times que "este gobierno no se anexionará ni formará un Estado palestino". Esto se dijo en el contexto del rechazo de Israel a cualquier progreso en el expediente palestino más allá de los límites de la mejora de la seguridad israelí mediante la coordinación con la AP. Gantz volvió a confirmarlo días después de su reunión con Abbas, concretamente en vísperas de la cumbre egipcio-jordana-palestina. Su reunión con el presidente de la AP fue oportuna, dijo Gantz, y Abbas se da cuenta de que no habrá un proceso político en la etapa actual.

LEER: Bennett castiga a Gantz por reunirse con el presidente palestino

¿De qué paz están hablando y de qué Estado palestino están hablando? Han vuelto a recurrir a tácticas de distracción, como si fueran adictos a las negociaciones por las negociaciones, a pesar de saber que el establecimiento de un Estado palestino no vendrá a través de las negociaciones, sino a través de la resistencia y la lucha contra el Estado de ocupación israelí, que debe ser obedecido y satisfecho a expensas de la causa palestina.

La resistencia es la solución, por lo que los Acuerdos de Oslo y lo que se derivó de ellos deben ser abandonados para que podamos volver a la lucha para liberar a Palestina de la ocupación israelí que se extiende desde el río hasta el mar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines