Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel no está haciendo nada para ayudar a la AP a sobrevivir

El ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, llega a una reunión del gabinete en la oficina del primer ministro en Jerusalén el 1 de agosto de 2021 [ABIR SULTAN/POOL/AFP vía Getty Images].

La semana pasada, el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, visitó la ciudad ocupada de Cisjordania, Ramallah, y mantuvo dos reuniones con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas. Las reuniones han provocado reacciones acaloradas en todo el espectro político de Israel y de las facciones palestinas

Al defender las reuniones, Gantz reveló que eran "únicamente por motivos de seguridad". Su oficina dijo que Gantz había hablado a Abbas de una serie de gestos de buena voluntad, incluyendo una serie de medidas para fortalecer la economía de la AP, así como su cooperación en materia de seguridad con Israel.

"Fue una reunión sobre seguridad, en la que discutimos la cooperación en materia de seguridad y las actividades conjuntas. Queremos fortalecer las fuerzas moderadas en la zona", dijo el ministerio. "Los dos discutieron también la configuración de la realidad de seguridad, civil y económica" en la Cisjordania ocupada y la Franja de Gaza.

OPINIÓN: La reunión entre Abbas y Gantz fue vergonzosa

Los israelíes, desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda, creen que la AP está al borde del colapso. De ahí que haya cierto acuerdo en que hay que apoyarla porque cualquier alternativa nunca será tan útil para Israel como lo es la AP. Debido a su corrupción a gran escala, y tras el asesinato del activista palestino Nizar Banat a manos de agentes de seguridad de la AP, los dirigentes de la AP se han enfrentado a fuertes críticas y a la presión pública para que dimitan.

Los palestinos deben asegurarse de que Nizar Banat no murió en vano - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

En el lado opuesto de la valla política, el Movimiento de Resistencia Islámica Palestina, Hamás, ha ido aumentando su popularidad, no sólo en la Franja de Gaza, que gobierna desde 2007, sino también en la Cisjordania ocupada, que está a cargo de la AP dirigida por Fatah. Miles de funcionarios públicos son pagados por la AP, incluso en Gaza. Al parecer, las reuniones de Gantz estaban respaldadas por el gobierno de coalición y pretendían mostrar su apoyo a la AP para evitar su colapso.

Según el escritor palestino Daoud Kuttab, Abbas y su AP son "cómplices de perpetuar el statu quo de una ocupación permanente". Reiteró que la popularidad de la AP se está hundiendo en Cisjordania tras el "aplazamiento" de Abbas -por lo que léase cancelación- de las elecciones a principios de este año y el asesinato de Banat en junio.

El orientalista y escritor israelí Zvi Bar'el describió las "medidas de confianza" de Gantz como un "paquete vacío" que no ofrece nada a los palestinos, pero lo da todo a la ocupación israelí. La ayuda del ministro de Defensa a la AP y las medidas para facilitar la vida de los palestinos bajo ocupación no harán nada de eso; mintió cuando afirmó lo contrario. Se trata de la seguridad de Israel, no del pueblo palestino y de las dificultades que se le imponen.

Según el Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén, que representa a la AP en materia de cooperación de seguridad con Israel, y Hussein Al-Sheikh, que representa la cooperación civil, se reunieron con Gantz durante su visita a Ramala, junto con Abbas. Si la economía y el "alivio" de la vida de los palestinos eran objetivos de las reuniones, ¿por qué no participaron los ministros de economía y bienestar?

LEER: Las dudas de Israel sobre la reunión entre Bennett y Biden

Al-Sheikh estaba allí, no para la coordinación civil, sino para los acuerdos de sucesión de Abbas. La cuestión de quién sucederá al octogenario presidente, que se encuentra enfermo, estaba en la agenda. Se informó de que también se trató el tema de la reunificación de 5.000 familias palestinas, probablemente para dar la impresión de que había algo que beneficiaba al pueblo de Palestina, porque este tema es tabú en Israel.

"¿Quiénes serán las familias felices que lograrán la reunificación familiar y el estatus de residencia?", se preguntó Bar'el. "La experiencia anterior nos ha enseñado que el proceso es largo y agotador, los criterios son poco claros y las decisiones son arbitrarias y dependen de la aprobación del servicio de seguridad Shin Bet... Israel, en cualquier caso, no renunciará a su control total de la demografía palestina en los territorios".

A Israel sólo le interesa reforzar la cooperación en materia de seguridad de la AP para garantizar el control total de los 70.000 agentes de seguridad -sí: 70.000- que reprimen la resistencia a la ocupación pero que no hacen nada por mejorar la vida de los palestinos. Si Israel está realmente dispuesto a ofrecer algo por esto último, debería cancelar la deducción de los ingresos fiscales que recauda en nombre de la AP.

Además, si Israel estuviera realmente interesado en ayudar a los palestinos, cancelaría sus planes de desalojo de los residentes de Khan Al-Ahmar, Sheikh Jarrah y otros barrios palestinos, y no se limitaría a posponer los desalojos hasta que llegue un gobierno más estable. Si quiere ofrecer "gestos de buena voluntad" a los palestinos, debería impedir que sus colonos y funcionarios asalten la mezquita de Al-Aqsa durante el día y asalten los hogares palestinos por la noche.

OPINIÓN: Los palestinos tienen nuevas narrativas para la unidad y la resistencia

De hecho, hay muchas cosas que podría hacer para facilitar la vida de los palestinos. Podría dejar de detener y encarcelar a mujeres y niños, por ejemplo; poner fin a la "detención administrativa" sin cargos ni juicio; empezar a tratar a los presos palestinos con un mínimo de preocupación por su salud y bienestar; y dejar de alentar y apoyar a los colonos judíos que llevan a cabo ataques diarios contra los palestinos y sus propiedades en toda Cisjordania y Jerusalén ocupadas, incluso dentro del propio Israel. Israel también podría dejar de ampliar los asentamientos judíos y permitir que los palestinos construyan sus casas donde quieran en su propia tierra y poner fin a las frecuentes demoliciones.

Al comentar el permiso israelí para que los palestinos construyan unas 1.000 viviendas en el Área C y aumenten el número de trabajadores palestinos dentro de Israel, Bar'el dijo que las viviendas "no son un regalo, ya que al mismo tiempo Israel adelantará la construcción de 2.200 viviendas en los asentamientos". También señaló que el aumento del número de trabajadores se debe "principalmente a la escasez de trabajadores de la construcción en Israel" y no a una preocupación por los palestinos.

El "paquete vacío" dado a los palestinos por Israel "está en efecto diseñado para crear confianza con la administración de Joe Biden", añadió Bar'el, "a cambio de la congelación de todo el proceso diplomático y de que EE.UU. acepte abstenerse de aplicar la solución de los dos estados".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines