Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

En Libia, migrantes se refugian en una casa de acogida para huir de la violencia de las milicias

Un grupo de migrantes irregulares, rescatados por la guardia costera libia, esperan después de que una embarcación se hundiera frente a la ciudad de Al-Khoms, Libia, a 5 millas de la costa, el 25 de julio de 2019 [Hazem Turkia/Anadolu Agency].

Una casa de acogida en Libia da refugio a los migrantes que tratan de escapar de las milicias en todo el país. Fundada en 2015 y financiada con donaciones de residentes y empresas locales, la casa acoge ahora a doce personas, la mayoría procedentes del África subsahariana.

El hombre que está detrás del proyecto es Al-Hussein Bin Gharsa. Quiere mostrar el lado bueno del pueblo libio, explicó, especialmente de los residentes de Bani Walid. "Hacemos este trabajo porque ésta es una ciudad generosa y hospitalaria".

Un reportaje de Reuters de esta semana ha puesto de manifiesto el impacto de las milicias que controlan amplias zonas de Libia desde las protestas respaldadas por la OTAN contra el régimen de Muamar Gadafi en 2011. Estas milicias luchan por controlar la tierra y los bienes económicos, a la vez que dirigen redes de contrabando de migrantes.

Los migrantes africanos que se dirigen a Europa a través de Libia se enfrentan a numerosas amenazas, como la violación y la prostitución forzada. La Organización Internacional para las Migraciones, afiliada a la ONU, ha confirmado la presencia de más de 500.000 migrantes registrados en Libia. El número de personas que intentan llegar a Europa ha aumentado este año.

OPINIÓN: ¿Está el pueblo de Libia preparado para decidir su futuro?

Reuters cita la experiencia de Halima William, de 23 años, y su marido Mark, de 27, que cruzaron el Sáhara desde Nigeria hasta Libia en busca de una vida mejor. Ella fue obligada por una milicia a trabajar como prostituta hasta que consiguió escapar y encontrar refugio en la casa de acogida de Bin Gharsa. Su marido fue detenido y maltratado antes de reunirse con Halima en Bani Walid.

Retenido durante siete meses, Mark tuvo que pagar un rescate a una milicia para su liberación. Luego pudo encontrar trabajo en Bani Walid en una obra de construcción.

Ahora que se han reunido, la pareja planea continuar su viaje a Europa. Agradecen el apoyo prestado al refugio por la ONU y Médicos Sin Fronteras.

Categorías
ÁfricaLibiaNoticiasRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines