Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudí: los trabajadores yemeníes corren el riesgo de ser forzados a regresar en masa

Trabajadores extranjeros muestran sus pasaportes mientras se reúnen frente a una oficina de inmigración saudí a la espera de un permiso de salida mientras la seguridad saudí comienza su campaña de búsqueda contra los trabajadores ilegales, el 4 de noviembre de 2013 en el centro de Riad [FAYEZ NURELDINE/AFP vía Getty Images].

Desde julio de 2021, las autoridades saudíes han comenzado a rescindir o no renovar los contratos de los profesionales yemeníes, lo que podría obligarles a volver a la crisis humanitaria en Yemen, señaló ayer Human Rights Watch.

Las autoridades saudíes deberían suspender esta decisión y permitir que los yemeníes permanezcan en Arabia Saudí con la posibilidad de trabajar.

En julio, los medios de comunicación saudíes informaron de que Qiwa, una plataforma gestionada por el Ministerio de Recursos Humanos saudí, había emitido un comunicado sobre la nueva normativa que exige a las empresas que limiten el porcentaje de sus trabajadores de determinadas nacionalidades, incluido el 25 por ciento para los nacionales de Yemen. A mediados de agosto, Reuters informó de que los despidos masivos de trabajadores estaban afectando a un número indeterminado de yemeníes en Arabia Saudí. Los trabajadores que no pueden encontrar otro empleador que actúe como patrocinador se ven obligados a abandonar el país o enfrentarse a la deportación, lo que para los yemeníes puede suponer un riesgo para sus vidas.

"Las autoridades saudíes están despidiendo de hecho y amenazando con devolver por la fuerza a cientos, posiblemente miles, de profesionales yemeníes a un conflicto y una crisis humanitaria en curso en Yemen", señaló Afrah Nasser, investigadora sobre Yemen de Human Rights Watch. "Arabia Saudí siempre busca elogios por sus "contribuciones humanitarias" a Yemen, pero esta decisión pone a muchos yemeníes en grave riesgo."

LEER: Emiratos Árabes impiden que el equipo de boxeo de Yemen asista al Campeonato de Asia

Arabia Saudí ha contribuido a la crisis humanitaria y de derechos humanos de Yemen debido a las reiteradas violaciones de las leyes de la guerra en el país por parte de la coalición liderada por Arabia Saudí, que han agravado la catástrofe actual y han devastado las infraestructuras del país.

El 23 de agosto, el Sindicato Internacional de Comunidades de la Diáspora Yemení en Facebook dijo: "el sindicato condena la continua campaña para atacar a los trabajadores yemeníes en el sur de Arabia Saudí, a pesar de las noticias que circulan de que hubo una exención de algunos académicos yemeníes en algunas ciudades del sur de Arabia Saudí en un intento de absorber el clamor y la ira del público hacia estas decisiones arbitrarias."

Human Rights Watch entrevistó en agosto a 10 trabajadores sanitarios yemeníes y a cinco académicos yemeníes con sede en zonas de toda Arabia Saudí, así como a un grupo de derechos de los trabajadores sanitarios yemeníes. Todos los entrevistados pidieron que no se revelara su identidad por temor a represalias. Human Rights Watch también revisó los documentos de los empleadores saudíes a los yemeníes en los que se comunicaba la rescisión de los contratos o la negativa a renovarlos.

Los 15 profesionales yemeníes dijeron individualmente a Human Rights Watch que el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Social saudí decidía en privado rescindir o prohibir la renovación de los contratos de los trabajadores yemeníes. Dijeron que los yemeníes eran los únicos destinatarios, y que otros trabajadores no se habían visto afectados. Afirmaron que un número cada vez mayor de yemeníes a los que conocían habían sido informados de que sus contratos se rescindían o se les negaba la renovación. También dijeron que tenían conocimiento de algunas rescisiones entre yemeníes nacidos en Arabia Saudí o casados con mujeres saudíes.

A mediados de agosto, la Asociación de Médicos Yemeníes que Viven en el Extranjero, una red internacional de trabajadores médicos yemeníes que trabaja para concienciar sobre los derechos de los trabajadores sanitarios yemeníes, informó a Human Rights Watch de que cientos de trabajadores sanitarios yemeníes en Arabia Saudí se habían puesto en contacto con la asociación para decir que se les había notificado que sus contratos se iban a rescindir o no se iban a renovar, lo que suponía un riesgo de deportación a Yemen.

Aproximadamente la mitad de los trabajadores yemeníes entrevistados dijeron que sus empleadores saudíes les habían llamado y les habían comunicado verbalmente que sus contratos no se renovarían. Un dentista yemení que lleva trabajando en el sur de Arabia Saudí desde 2015 dijo que su patrocinador le llamó el 10 de agosto para informarle de que su contrato no se renovaría y que recibiría dos meses de salario como pago por fin de servicio.

Un académico yemení que lleva enseñando en una universidad saudí desde 2015 dijo que el departamento de recursos humanos de la universidad le llamó para informarle de que su contrato iba a ser rescindido.

Un médico yemení que lleva trabajando en Medina desde 2017 dijo que había recibido un correo electrónico de su institución sanitaria en el que se le informaba de que no iba a renovar su contrato, que expiraba a mediados de octubre. Un médico que trabaja en Riad desde 2015 dijo que recibió un documento similar del departamento de recursos humanos de su hospital.

Todos los trabajadores yemeníes entrevistados dijeron que el fin de sus contratos afectaría gravemente a sus medios de vida y a su residencia en Arabia Saudí. Dijeron que la pérdida de sus empleos también les impediría mantener económicamente a sus familias en Yemen, que dependen de ellos. Los yemeníes afirmaron que la crisis humanitaria en Yemen, considerada la peor del mundo, les imposibilitaría reconstruir sus vidas si regresan a Yemen.

El 23 de agosto, el recién nombrado subsecretario general de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Martin Griffiths, dijo que "recientemente se publicó una noticia sobre la posibilidad de que las remesas de Arabia Saudí estén en peligro, y eso es, por supuesto, una fuente de ingresos muy importante para muchas personas en Yemen". Dijo que las remesas deben ser protegidas.

La Asociación de Médicos Yemeníes Residentes en el Extranjero emitió el 14 de agosto una petición con un llamamiento a las autoridades saudíes para que reconsideren la decisión y garanticen las exenciones humanitarias. Arabia Saudí no tiene leyes ni sistemas para que las personas soliciten asilo o refugio en el país.

LEER: Un tribunal de Yemen condena a muerte al líder hutí y a otras 173 personas

El gobierno yemení dijo que hasta 2020 más de dos millones de yemeníes vivían en Arabia Saudí. Las remesas han sido un pilar vital de la devastada economía de Yemen. El Banco Mundial estimó en 2017 que las remesas enviadas por los yemeníes en Arabia Saudí ascendían a 2.300 millones de dólares anuales. Las remesas enviadas desde Arabia Saudí constituían el 61 por ciento del total de remesas enviadas desde el extranjero, según el Ministerio de Planificación y Cooperación Internacional de Yemen en 2018. En junio de 2020, el entonces secretario general adjunto de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock, describió las remesas como "la mayor fuente de divisas en el país durante varios años", que han "proporcionado un salvavidas para millones de personas." Las remesas han disminuido desde el inicio de la pandemia de coronavirus.

El gobierno saudí debería firmar y ratificar la Convención sobre los Refugiados de 1951 y la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares de 1990, señaló Human Rights Watch. Debe promulgar una ley de refugiados coherente con las normas internacionales y establecer procedimientos de asilo justos para los extranjeros que puedan correr el riesgo de ser perseguidos en sus países de origen. Mientras tanto, debe permitir que la agencia de la ONU para los refugiados ejerza su mandato de determinar el estatus de refugiado de los solicitantes de asilo y facilitar soluciones duraderas para los reconocidos como refugiados, incluyendo, en su caso, la integración en Arabia Saudí.

"Ya es bastante malo que muchas personas estén muriendo en Yemen como consecuencia de la crisis humanitaria, sin que las autoridades saudíes adopten políticas que puedan dar lugar a la devolución forzosa de más yemeníes a unas condiciones tan terribles", afirmó Nasser. "Las autoridades saudíes deben dar marcha atrás en sus políticas sobre visados de trabajo, que podrían dar lugar a devoluciones forzosas masivas de yemeníes a lugares donde sus vidas correrían peligro por el conflicto y la crisis humanitaria actuales."

Categorías
Arabia SauditaHRWNoticiasOriente MedioSmall SlidesYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines