Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Funcionarios de inteligencia de Israel se reunieron con un candidato a la presidencia de Libia

Libios con banderas celebran el décimo aniversario de la Revolución del 17 de febrero de los libios que puso fin a 42 años de dictadura de Muammar Gaddafi en 2011 en la Plaza de los Mártires en Trípoli, Libia, el 16 de febrero de 2021. [Mücahit Aydemir - Agencia Anadolu]

Funcionarios de la inteligencia israelí se reunieron en privado este mes con el hijo del principal caudillo de Libia para discutir su candidatura presidencial para 2021, una señal de que Israel está apoyando su candidatura, dijo una fuente familiarizada con la reunión al Washington Free Beacon.

Saddam Haftar ha estado buscando discretamente el apoyo de Occidente para su campaña, que se espera que lo enfrente a Saif al-Islam Gadafi, el hijo del anterior hombre fuerte Muammar Gadafi. Haftar es considerado un representante de su padre, Khalifa Haftar, con doble nacionalidad estadounidense y libia, y comandante del Ejército Nacional Libio.

Una victoria de Haftar podría propiciar un acercamiento entre Israel y Libia, que no reconoce al Estado judío. El año pasado, Marruecos, Sudán, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos acordaron normalizar sus relaciones con Israel.

Durante la reunión con funcionarios de la inteligencia israelí, que tuvo lugar a principios de este mes, el joven Haftar habló de "la situación en la región" y de "su aspiración a la estabilidad de su país", así como de su declarado apoyo a "la democracia en su país, la ley y el orden", según la fuente familiarizada con la reunión. "Los israelíes le apoyan".

La embajada israelí no respondió a una solicitud de comentarios. Desde hace tiempo se cree que las agencias de inteligencia de Israel apoyan al padre de Haftar, pero el gobierno israelí no lo ha declarado públicamente.

Las elecciones generales de Libia están programadas para el 24 de diciembre de 2021, las primeras desde 2014. Los intentos de programar las elecciones en 2018 y 2019 se retrasaron debido a la guerra civil del país. A principios de este mes, el parlamento libio confirmó un gobierno interino con un primer ministro temporal y un consejo presidencial.

Fuentes de inteligencia israelíes esperan que las elecciones sean una batalla entre Haftar y Saif Al-Islam Gadafi, según un informe de Israel Hayom. La candidatura de Gadafi está supuestamente respaldada por la administración de Vladimir Putin, que se habría reunido con el candidato en Moscú en septiembre, según el periódico italiano Corriere della Sera. Gadafi, que ejerció de "primer ministro de facto" en los últimos días del régimen de su padre, está prófugo de la Corte Penal Internacional por crímenes contra la humanidad.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo al Free Beacon que Estados Unidos no está tomando una posición sobre los posibles candidatos libios, pero añadió que Gadafi sigue estando en la lista de sanciones de Estados Unidos.

"Aunque no nos posicionamos sobre los candidatos, señalamos que Saif al-Islam Gadafi está designado bajo las sanciones de la ONU y de Estados Unidos, y también sigue siendo objeto de una orden de detención pendiente emitida por la Corte Penal Internacional", dijo el portavoz.

Haftar, capitán del Ejército Nacional Libio, afirma tener una visión laica y pro-democrática de Libia, en línea con su padre. Pero también ha suscitado críticas de Naciones Unidas y de activistas libios por liderar un batallón para supuestamente asaltar casi 500 millones de dólares del Banco Central de Libia en 2017.

El padre de Haftar, Khalifa Haftar, fue un ex líder militar de confianza bajo el mando de Muamar Gadafi antes de desertar y convertirse en un activo de la CIA en la década de 1990. Pasó casi 20 años viviendo en el norte de Virginia y regresó a Libia en 2011.

Como líder del Ejército Nacional Libio, el mayor de los Haftar ha contado con el apoyo de Occidente durante años. Pero estas alianzas se vieron socavadas después de que lanzara en 2019 un asedio militar contra el gobierno interino de Trípoli, respaldado por Naciones Unidas.

El presidente francés, Emmanuel Macron, reprendió públicamente al caudillo libio -al que Francia había apoyado durante años- por la sangrienta campaña militar, y grupos de derechos humanos le acusaron de crímenes de guerra indiscriminados.

El asedio, sin embargo, no pareció dañar la relación de Haftar con el presidente Donald Trump, quien habló con el caudillo por teléfono en ese momento y "reconoció el importante papel del mariscal de campo Haftar en la lucha contra el terrorismo y la seguridad de los recursos petroleros de Libia", según un comunicado de la Casa Blanca.

Este artículo fue publicado por The Washington Free Beacon.

LEER: El presidente de Túnez es criticado por censurar los medios

Categorías
ÁfricaIsraelLibiaNoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines