Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Qatar se convierte en un actor clave en Afganistán tras la retirada de Estados Unidos

El jefe de la delegación talibán, Abdul Salam Hanafi (derecha), acompañado por los oficiales talibanes Amir Khan Muttaqi, Shahabuddin Delawar y Abdul Latif Mansour, camina por el vestíbulo de un hotel durante las conversaciones en Doha, capital de Qatar, el 12 de agosto de 2021. [KARIM JAAFAR/AFP vía Getty Images]

Qatar desempeñó un papel importante en los esfuerzos de Estados Unidos por evacuar a decenas de miles de personas de Afganistán. Ahora se pide al pequeño Estado árabe del Golfo que ayude a definir lo que sigue en Afganistán, debido a sus vínculos tanto con Washington como con los talibanes, que están al mando en Kabul.

Qatar será uno de los pesos pesados del mundo el lunes, cuando el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, organice una reunión virtual para debatir un enfoque coordinado para los próximos días, cuando Estados Unidos complete su retirada de Afganistán tras la toma del país por los talibanes. En la reunión participarán también Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón, Reino Unido, Turquía, la Unión Europea y la OTAN.

Al parecer, los talibanes también han pedido a Qatar que preste asistencia técnica civil en el aeropuerto internacional de Kabul, una vez que la retirada militar estadounidense haya concluido el martes. Las autoridades qataríes no han comentado los informes.

Mientras tanto, las agencias internacionales de la ONU están pidiendo a Qatar ayuda y apoyo para el suministro de ayuda a Afganistán.

El papel de Qatar ha sido algo inesperado. El país, que comparte una frontera terrestre con Arabia Saudí y un vasto yacimiento de gas submarino en el Golfo Pérsico con Irán, debía ser un punto de tránsito para unos pocos miles de personas trasladadas por aire desde Afganistán en un plazo de varios meses.

Tras la sorprendente toma de Kabul por parte de los talibanes el 15 de agosto, Estados Unidos recurrió a Qatar para que ayudara a evacuar a decenas de miles de personas en un caótico y apresurado rescate aéreo.

Al final, casi el 40% de todos los evacuados fueron trasladados a través de Qatar, lo que hizo que sus dirigentes recibieran muchos elogios de Washington. Los medios de comunicación internacionales también se apoyaron en Qatar para las evacuaciones de su propio personal. Estados Unidos dijo el sábado que 113.500 personas habían sido evacuadas de Afganistán desde el 14 de agosto. Qatar dice que algo más de 43.000 habían transitado por el país.

El papel de Qatar en las evacuaciones refleja su posición como anfitrión de la mayor base militar de Estados Unidos en Oriente Medio, pero también su decisión hace años de acoger a los líderes políticos talibanes en el exilio, lo que le da cierta influencia con el grupo militante. Qatar también acogió las conversaciones de paz entre Estados Unidos y los talibanes.

El viceministro de Asuntos Exteriores qatarí, Lolwa al-Khater, reconoció los logros políticos conseguidos por Qatar en las últimas semanas, pero rechazó cualquier sugerencia de que los esfuerzos de Qatar fueran puramente estratégicos.

"Si alguien supone que sólo se trata de ganancias políticas, créanme, hay formas de hacer relaciones públicas que son mucho más fáciles que arriesgar a nuestra gente allí en el terreno, mucho más fáciles que las noches de insomnio que hemos pasado literalmente durante las últimas dos semanas, mucho menos complicadas que dedicar nuestro tiempo a cuidar de cada niño y cada mujer embarazada", dijo a The Associated Press.

En algunas de las labores de rescate más delicadas de Afganistán, Qatar llevó a cabo la operación con sólo unos cientos de soldados y sus propios aviones militares. Qatar evacuó, entre otros, a un internado femenino, a un equipo de robótica formado exclusivamente por niñas y a periodistas que trabajaban para medios de comunicación internacionales. El embajador de Qatar acompañó a los convoyes de autobuses a través de una serie de controles talibanes en Kabul y de varios controles militares occidentales en el aeropuerto, donde se habían reunido multitudes desesperadas por huir.

En total, Al-Khater dijo que Qatar aseguró el paso al aeropuerto de unas 3.000 personas y transportó por aire a otras 1.500 tras recibir solicitudes de organizaciones internacionales y comprobar sus nombres.

Al-Khater dijo que Qatar estaba en una posición única por su capacidad de hablar con varias partes sobre el terreno y su disposición a escoltar a la gente a través de la Kabul controlada por los talibanes.

"Lo que mucha gente no se da cuenta es que este viaje no es una llamada telefónica a los talibanes", dijo. "Hay puestos de control por parte de Estados Unidos, por parte de Gran Bretaña, por parte de la OTAN, por parte de Turquía... y tenemos que hacer malabarismos con todas estas variables y factores".

Los talibanes han prometido una amnistía a todos los que permanezcan en Afganistán. Aun así, muchos de los que están desesperados por salir -entre ellos activistas de la sociedad civil, los que habían trabajado para los ejércitos occidentales y las mujeres que temen perder los derechos que tanto les costó conseguir- dicen que no confían en los militantes. Además, otros grupos armados suponen una amenaza creciente. La semana pasada, un atentado suicida del Estado Islámico mató a más de 180 personas en el aeropuerto de Kabul.

El proceso de evacuación dirigido por Estados Unidos se ha visto empañado por los errores de cálculo y el caos, y eso se extendió a la base de al-Udeid en Qatar.

Los hangares de al-Udeid estaban tan abarrotados que Estados Unidos interrumpió los vuelos desde Kabul durante varias horas en el momento álgido de las tareas de evacuación, el 20 de agosto. Países cercanos, como Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos, aceptaron varios miles de evacuados para aliviar la presión sobre la base estadounidense.

En al-Udeid, las familias afganas evacuadas por Estados Unidos esperaron durante horas en hangares mal ventilados y húmedos en medio del desierto, con una refrigeración inadecuada. Un vídeo publicado por The Washington Post mostraba a cientos de evacuados en uno de esos hangares con un solo lavabo y gente durmiendo en el suelo.

Qatar construyó un hospital de campaña de emergencia, refugios adicionales y aseos portátiles para ayudar a suplir las carencias. Además de lo que está distribuyendo el ejército estadounidense, el ejército qatarí está repartiendo 50.000 comidas al día, y más aún por parte de organizaciones benéficas locales. Qatar Airways también ha proporcionado 10 aviones para transportar a los evacuados desde su capital, Doha, a otros países.

Alrededor de 20.000 evacuados permanecen en Qatar, algunos de los cuales esperan marcharse en cuestión de semanas y otros en los próximos meses a la espera de ser reasentados en otros lugares. Siete mujeres afganas han dado a luz desde su llegada a Qatar.

Qatar sólo está absorbiendo un número muy reducido de evacuados, entre ellos un grupo de estudiantes femeninas a las que se ofrecerán becas para continuar su educación en Doha. Qatar también está acogiendo a algunos evacuados en instalaciones de apartamentos amueblados construidos para la Copa Mundial de la FIFA, que se disputará en Doha el próximo año.

Esta nación, rica en energía, es un país minúsculo con poco más de 300.000 ciudadanos, donde los trabajadores extranjeros expatriados con visados temporales superan con creces a la población local.

La Casa Blanca afirma que el presidente Joe Biden expresó personalmente su agradecimiento al emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, de 41 años, por teléfono, y señaló que el puente aéreo dirigido por Estados Unidos no habría sido posible sin el apoyo de Qatar, que facilitó el traslado de miles de personas diariamente.

Es el tipo de publicidad positiva que los millones de dólares gastados por los Estados árabes del Golfo en grupos de presión y relaciones públicas apenas podrían garantizar.

Reportaje de Aya Batrawy para AP News.

Categorías
AfganistánAsia y AméricaEEUUNoticiasOriente MedioQatarRegiónSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines