Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Está el pueblo de Libia preparado para decidir su futuro?

Un niño agita la bandera libia mientras la gente celebra la Revolución Libia, conocida como la Revolución del 17 de febrero, que derrocó al ex gobernante Muammar Gaddafi, en la Plaza de los Mártires en Trípoli, Libia, el 16 de febrero de 2021. [Hazem Turkia - Agencia Anadolu]

Hoy en día, casi todos los debates políticos y sociales sobre Libia se centran en las elecciones presidenciales y legislativas previstas para el 24 de diciembre. Desde que el Foro de Diálogo Político Libio (FDPL) acordó la fecha, la cuestión ha dominado la vida de los libios de a pie.

Hay una demanda abrumadora de que las elecciones no se retrasen ni se cancelen bajo ninguna circunstancia. Dejando a un lado las cuestiones logísticas y de seguridad, los comentaristas y los expertos políticos evitan plantearse la cuestión fundamental de si el pueblo de Libia está o no preparado para decidir su propio futuro, y si realmente puede hacerlo en diciembre. La mayoría de los comentaristas parecen creer que las elecciones son un fin en sí mismas.

Los que creen que los libios no están aún preparados para las elecciones suelen señalar las elecciones legislativas de 2014 como un ejemplo en el que una votación popular no logró poner fin al conflicto. En cambio, creó más divisiones, estancamiento político y guerra. Los opositores a las elecciones piensan que las elecciones de 2014 no solo no pusieron fin a la guerra civil, sino que también amenazaron la integridad territorial del país.

También hay que recordar que fue el parlamento elegido, cuyo mandato hace tiempo que expiró, el que apoyó por abrumadora mayoría el ataque del autodenominado mariscal de campo Jalifa Haftar a la capital, Trípoli. Gran parte de la división política actual del país está directamente relacionada con la ofensiva de abril de 2019 sobre Trípoli, que terminó con la derrota de Haftar en junio del año pasado. Una consecuencia de esa ofensiva ha sido el aumento de la intromisión extranjera en los asuntos internos de Libia. Turquía, por ejemplo, envió tropas y decenas de mercenarios sirios para ayudar al anterior gobierno reconocido por la ONU a repeler el ataque. Haftar también se benefició de miles de mercenarios de Rusia y de un puñado de ciudadanos africanos de Chad y Sudán.

LEER: ¿Qué pretende Haftar hacer en Libia?

Sin embargo, los mediadores de la ONU consideran desde hace tiempo que las elecciones son la única salida al actual estancamiento político en Libia. Argumentan que la legitimidad política de casi todos los partidos en el poder, incluido el parlamento, está prácticamente erosionada por su incapacidad de ofrecer algo al pueblo libio. Además, Ghassan Salame, ex enviado de la ONU a Libia, cree que la clase política ha evolucionado hasta convertirse en lo que describió como un partido de "statu quo" que se beneficia de la situación actual y está dispuesto a hacer cualquier cosa para evitar que se celebren elecciones. Esta es la razón principal de la iniciativa de la ONU de que el LPDF actúe como un miniparlamento para evitar el actual parlamento, paralizado desde hace tiempo por las aparentemente interminables disputas políticas, y que ha perdido toda autoridad moral y legal.

Tras conseguir elegir al actual primer ministro, Abdul Hamid Dbeibeh, junto con un Consejo de Presidencia de tres miembros, las conversaciones del LPDF volvieron a estancarse. El foro de 75 miembros no logró acordar una base constitucional para las elecciones del 24 de diciembre. El Gobierno de Unidad Nacional de Dbeibeh ha sido incapaz hasta ahora de lograr gran parte de sus principales objetivos, como la unificación de las fuerzas militares y de seguridad y, sobre todo, la salida de las fuerzas extranjeras y los mercenarios de Libia. Además, y a pesar de haberse ganado la confianza del parlamento en marzo en lo que fue aclamado como un gran éxito, el mismo parlamento aún no ha aprobado el proyecto de presupuesto del gobierno. El primer ministro culpa al parlamento del retraso, mientras que el parlamento acusa a Dbeibeh de paralizar el debate al rechazar las enmiendas presupuestarias solicitadas por su comisión de presupuestos. Ya han pasado más de dos meses y no hay ningún acuerdo presupuestario a la vista, lo que limita aún más la capacidad del gobierno para cumplir con sus obligaciones. Mientras tanto, el plazo de las elecciones se acerca cada día más.

Muchos observadores piensan que los votantes libios aún no están inmersos en el proceso electoral, mientras están sometidos a un bombardeo de desinformación. De hecho, el número de votantes registrados dentro del país se acerca a los tres millones de personas, con un aumento de más del 53% de los votantes en el extranjero. Sin embargo, esto no significa que todos los votantes registrados se molesten en emitir su voto.

Para el experto político Hussein Abdelsalam, el aumento del registro de votantes es una "buena señal" de que la gente está dispuesta a decidir "su destino a pesar de todos los obstáculos". Abdelsalam señaló que "los libios no están contentos con toda la clase política y ven las elecciones como la única forma de deshacerse de ella".

Sin embargo, para el profesor de Derecho Adil Suliman, de la Universidad de Trípoli, la democracia es más que votar. Es un "paquete completo" que implica no sólo votar, sino también "hacer la elección correcta al votar". Esto sólo puede ocurrir, según el profesor, en "un entorno seguro y libre de cualquier restricción" en el que el público "reciba información correcta". Esto, sin embargo, está ausente en Libia. Dijo que aunque la gente está entusiasmada con las elecciones, "tiene poca fe en todo el proceso y carece de experiencia". Antes de las elecciones de 2012 y 2014, los libios no habían votado durante décadas.

Nada de esto responde a la sencilla pregunta: ¿pueden las elecciones resolver realmente el conflicto y poner fin a la guerra? Según el profesor Suliman, no hay ninguna garantía, pero podría ayudar en el largo camino hacia "una nueva Libia". Lo que Libia realmente necesita ahora, explicó, no son elecciones sino "estabilidad, reconciliación, independencia de la intromisión extranjera y un poco de responsabilidad". La hoja de ruta del LPDF que instaló el actual gobierno prevé la celebración de elecciones sólo después de la salida de todas las tropas extranjeras de Libia. De hecho, esa es una de las condiciones para que se celebren elecciones libres y justas.

Sin embargo, para los libios de a pie, mientras los políticos actuales sigan dominando el panorama político, las condiciones de vida serán miserables. El profesor Suliman está de acuerdo en que la vida diaria en el país es una "lucha difícil" para todos los libios, pero cree que es poco probable que las elecciones acaben con las "penurias" que vivimos.

El politólogo Abdelgader Fathalla, de la Universidad de Bengasi, en el este de Libia, afirma que las elecciones podrían no producir una "solución global, pero son la única salida" al statu quo. ¿Significa eso que los libios están preparados para decidir su propio destino en diciembre? "Sólo podremos saber la respuesta a esta pregunta si se celebran las elecciones", concluyó.

LEER: Rusia envía a mercenarios de Siria a Libia

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines