Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El racismo es la esencia de Israel

Los palestinos sostienen pancartas en las que se lee "Segregados y no iguales" durante una protesta contra las restricciones israelíes en Hebrón, Cisjordania, el 28 de agosto de 2017 [Mamoun Wazwaz/Anadolu Agency].

Muchas organizaciones internacionales y grupos de derechos humanos han confirmado que Israel impone un régimen racista - "apartheid"- que oprime a los palestinos. Este régimen les niega derechos básicos y los expone a repetidos ataques de colonos judíos ilegales, lo que aumenta la tensión en los territorios palestinos ocupados y dentro del propio Israel. Los palestinos siguen siendo golpeados, asesinados y desplazados por la fuerza.

El 9 de mayo, las autoridades israelíes trataron de impedir que miles de palestinos que viven en los territorios palestinos ocupados en 1948 -son ciudadanos israelíes- llegaran a la mezquita de Al-Aqsa, en el Jerusalén ocupado, para conmemorar la vigésimo séptima noche del mes sagrado del Ramadán, que es una noche sagrada para todos los musulmanes. Siguieron protestas masivas y los colonos sionistas no dudaron en atacar a los palestinos con munición real y granadas de mano. El gobierno israelí fomenta una política de "divide y vencerás", enfrentando a un grupo étnico contra otro, pero en este caso la policía israelí detuvo a más de 500 palestinos en lugar de a los colonos, totalmente armados y peligrosos, de los que no se detuvo a ninguno. En todo caso, fue una muestra del racismo institucionalizado de las autoridades israelíes contra sus propios ciudadanos palestinos.

¿Quiénes son los ciudadanos árabes palestinos de Israel?

Aunque los terroristas sionistas desplazaron a más de 800.000 palestinos de sus hogares en 1948, un número de palestinos permaneció en las ciudades ocupadas de lo que ahora se llama Israel. Según la Oficina Central de Estadísticas de Israel (CBS), en 2019, el número de palestinos que residen en el territorio ocupado en 1948 se estimó en unos 2 millones, una quinta parte de la población del Estado de ocupación. Viven principalmente en la Galilea, el Néguev y el "Triángulo", ciudades y pueblos árabes adyacentes a la Línea Verde (Armisticio de 1949) entre Israel y la Cisjordania ocupada.

Formas de racismo

Aunque los palestinos de los territorios palestinos ocupados en 1948 tienen la ciudadanía israelí, se enfrentan al racismo institucional. No son considerados ni tratados como iguales en ningún aspecto de la vida. Se han promulgado decenas de leyes para reforzar este racismo, entre las que destacan:

  • La Ley del Estado-Nación Judío, que limita el derecho a la autodeterminación sólo a los judíos dentro del autodenominado Estado Judío. Los ciudadanos musulmanes y cristianos no tienen ese derecho.
  • La Ley de Ciudadanía Israelí, que establece que todo judío se convierte en ciudadano israelí en el momento en que pisa suelo israelí, sin importar de qué parte del mundo sea. Esta ley excluye a los palestinos de su derecho legítimo a regresar a su tierra natal. Los ciudadanos palestinos no tienen los mismos derechos que los ciudadanos judíos.

Las autoridades israelíes no sólo han promulgado leyes racistas contra los palestinos, sino que los funcionarios del Estado también hacen declaraciones que afectan directamente a los palestinos árabes y a sus vidas, e incitan a los colonos contra ellos. El número de ataques contra los palestinos ha aumentado en consecuencia.

Más de 1.700 ciudadanos palestinos de Israel han sido asesinados entre 2000 y 2020. Las autoridades de ocupación israelíes se han abstenido de llevar a cabo cualquier investigación, lo que nos lleva a preguntarnos cómo la policía israelí puede detener a los autores de los crímenes contra los colonos judíos a menudo en 24 horas, mientras que se niega a investigar o incluso a preocuparse por los crímenes cometidos contra los palestinos, cuyos autores suelen registrarse posteriormente como "personas desconocidas".

LEER: HRW favorece indirectamente la narrativa colonial y la agresión de Israel

En su informe fechado el 15 de marzo de 2017, la Comisión Social y Económica de la ONU para Asia Occidental (CESPAO) respondió a esta pregunta, subrayando que las autoridades israelíes han establecido un régimen de apartheid que domina a todo el pueblo palestino. Los hechos y las pruebas demuestran, más allá de toda duda razonable, que Israel es culpable del crimen de apartheid tal y como lo define el derecho internacional.

Human Rights Watch también acusó a Israel de apartheid en su informe del 27 de abril de este año. De hecho, acusó al Estado de cometer dos crímenes contra la humanidad, al aplicar una política de apartheid y persecución contra los ciudadanos árabes de Israel, así como contra los habitantes de los territorios palestinos ocupados en 1967.

Según los hechos respaldados por la ONU y otros informes, las autoridades israelíes practican las más feas formas de racismo contra el pueblo palestino que reside en los territorios palestinos ocupados en 1948. Esto refuerza la tensión continua y aumenta las posibilidades de violencia. La ONU y sus Estados miembros tienen la obligación legal de tomar medidas urgentes para poner fin a todas las formas de apartheid y tomar las medidas adecuadas contra el culpable. El racismo está en el corazón mismo de Israel; su impunidad debe terminar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines