Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Yenín y el temor de Israel a una rebelión armada de los palestinos

Las fuerzas de ocupación israelíes dispararon y mataron a cuatro jóvenes palestinos: Raed Abu Seif, Amjad Hussainiya, Nour Jarrar y Saleh Ammar [@QudsNen/Twitter].

El asesinato de cuatro jóvenes palestinos a manos de los soldados de ocupación israelíes en el campo de refugiados de Yenín, en el norte de Cisjordania, fue un acontecimiento con consecuencias, cuyas repercusiones seguramente se dejarán sentir en las próximas semanas y meses. Los cuatro palestinos -Saleh Mohammed Ammar, de 19 años; Raed Ziad Abu Seif, de 21 años; Nour Jarrar, de 19 años; y Amjad Hussainiya, de 20 años- eran recién nacidos o apenas unos niños cuando el ejército israelí invadió Yenín en abril de 2002. Según los oficiales israelíes y los generales del ejército de la época, el objetivo de entonces era dar una lección a Yenín, que esperaban que fuera entendida por otras zonas palestinas que se resistían a la ocupación en toda Cisjordania.

En mi libro Searching Jenin (Buscando a Yeín), publicado unos meses después de lo que ahora se conoce como la "Masacre de Yenín" o la "Batalla de Yenín", intenté transmitir el espíritu revolucionario del lugar. Aunque en algunos aspectos el campo era representativo de la lucha palestina en general, en otros era un fenómeno único, que merecía un análisis y una comprensión profundos.

Al final de la batalla, Israel parecía haber eliminado la resistencia armada de Yenín. Cientos de combatientes y civiles murieron y resultaron heridos; otros cientos fueron arrestados y numerosas casas fueron destruidas.

Sin embargo, incluso las voces que simpatizan con la lucha palestina han subestimado la capacidad de Yenín para resucitar su resistencia en circunstancias aparentemente imposibles.

LEER: La masacre de judíos en 1929 en Hebrón es un microcosmos del conflicto

Escribiendo en el periódico israelí Haaretz el 10 de junio de 2016, Gideon Levy y Alex Levac describieron el estado de las cosas en el pequeño campamento: "Jenin, siempre el más militante de los campos de refugiados, fue maltratado y destruido, reprimido y ensangrentado, por Israel. Estos días su espíritu parece estar roto. Cada persona se enfrenta a su propio destino, a su lucha privada por la supervivencia". El titular de su artículo era "Jenin, el que fuera el más militante de los campos de refugiados palestinos, ondea una bandera blanca".

Sin embargo, ser reprimido y destrozado por una fuerza abrumadora es totalmente diferente a "levantar la bandera blanca". De hecho, este tópico no sólo se aplica a Yenín, sino a toda la Palestina ocupada, donde los palestinos, en ocasiones, se encuentran luchando en múltiples frentes contra las fuerzas de ocupación israelíes, los colonos judíos ilegales armados y las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina cooptadas.

Los acontecimientos de mayo de este año cambiaron mucho en Palestina. El intento israelí de limpiar étnicamente a las familias palestinas del barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este, la posterior ofensiva israelí contra Gaza y el levantamiento de unidad sin precedentes, que reunió a todos los palestinos, en todas partes, sacaron a Jenin y a otras zonas palestinas de su abatimiento. La férrea resistencia mostrada en Gaza, en particular, ha tenido un impacto directo en los diversos grupos de lucha en Cisjordania, que fueron disueltos o marginados.

Una escena sin precedentes en Ramala, el 17 de mayo, lo demuestra todo. Decenas de combatientes pertenecientes a las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa, afiliadas al movimiento Al Fatah -el partido político que domina la AP de Mahmud Abbas- marcharon por las calles donde tiene su sede la autoridad, en un ambiente relativamente tranquilo. Los combatientes entonaron cánticos contra la ocupación israelí y sus "colaboradores" antes de enfrentarse a los soldados israelíes, que vigilaban el puesto de control militar de Qalandiya.

De este modo, se produjo el retorno de un fenómeno que Israel, con la ayuda de sus "colaboradores", había aplastado durante la Segunda Intifada (levantamiento) palestina, entre 2000 y 2005. Los palestinos ocupados, reprimidos durante mucho tiempo, están dispuestos a rebelarse, deseosos de avanzar, más allá del octogenario Abbas y su camarilla corrupta, más allá del faccionalismo asfixiante y de los discursos políticos interesados. Las únicas preguntas son cómo, dónde y cuándo. El ejército israelí entiende esto, y que la guerra y el levantamiento de mayo han desencadenado una transición no deseada -por Israel- en la sociedad palestina.

¿Es posible una Tercera Intifada? - Viñeta [Carlos Latuff/MonitordeOriente]

Esta es precisamente la razón por la que Israel está de vuelta en Yenín, tratando una vez más de enseñar a los 12.000 refugiados de allí una lección, que también está destinada a los palestinos de toda Cisjordania. Israel cree que si la incipiente resistencia armada en Yenín es reprimida ahora, el resto de Cisjordania permanecerá "tranquila" después.

Según el periodista palestino Atef Daghlas, las fuerzas de ocupación israelíes han matado a diez palestinos durante sus frecuentes incursiones nocturnas en Yenín. Sólo desde el final de la guerra de Gaza han muerto ocho de las víctimas.

Hay dos razones principales para el aumento de las víctimas entre los palestinos en los últimos meses: ha habido más incursiones israelíes, por las que los soldados de ocupación, a menudo disfrazados de palestinos, entran en el campamento por la noche e intentan capturar a jóvenes combatientes palestinos; y un número creciente de jóvenes se alistan en diversos grupos de resistencia. Según Daghlas, las armas que portan son compradas por los propios jóvenes, en lugar de ser suministradas por un grupo o una facción.

"Sangre por sangre, bala por bala, fuego por fuego" fue uno de los cánticos que resonaron en Yenín y su campo de refugiados adyacente, cuando los palestinos enterraron a dos de los cuatro jóvenes asesinados la semana pasada. El cementerio de los mártires se está llenando. El hecho de que Yenín sea, una vez más, el paladín abierto de la lucha armada hace sonar las alarmas en toda la Palestina ocupada. A Israel le preocupa ahora que se esté gestando una Intifada armada, y Abbas sabe muy bien que cualquier tipo de levantamiento será el fin de su autoridad.

OPINIÓN: La ONU sólo está "profundamente preocupada" por proteger a Israel

Es obvio que lo que está ocurriendo actualmente en Yenín es indicativo de algo mucho más grande. Israel lo sabe; de ahí la violencia exagerada contra el campo. Los cuerpos de dos de los jóvenes asesinados por los israelíes aún no han sido devueltos a sus familias para que reciban el debido entierro. Israel recurre a menudo a esta táctica como moneda de cambio y para aumentar la presión psicológica sobre las comunidades palestinas, especialmente las que se atreven a resistir la ocupación.

El campo de refugiados de Yenín se estableció oficialmente en 1953, unos años después de la Nakba de 1948, la catástrofe en la que se destruyó la Palestina histórica y se creó el Estado de Israel. Desde entonces, generación tras generación, los jóvenes de Yenín han luchado y muerto por su libertad.

Así que Levy y Levac se equivocaron; Yenín nunca ondeó la bandera blanca. La batalla que se libró en 2002 ha estado en curso desde 1948 y nunca ha terminado realmente.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines