Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel debe rendir cuentas por sus crímenes contra los niños palestinos

Niños en el interior de una escuela dañada tras los ataques israelíes en la ciudad de Gaza, el 26 de mayo de 2021 [Ashraf Amra/Anadolu Agency].

Más de 1,2 millones de niños palestinos de los territorios ocupados volvieron a sus escuelas para el nuevo curso académico el 15 de agosto. Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), la mayoría de ellos han estado contando los días y esperando la reapertura de las escuelas. "Porque para muchos jóvenes de Palestina, 2021 ha sido realmente un año largo y caluroso hasta la fecha".

Para explicar el motivo, la OCHA de la ONU señaló la pandemia de Covid-19, durante la cual mantener el ritmo de las clases a distancia fue un reto. En la Franja de Gaza, cerca de 180.000 niños palestinos volverán a las escuelas que aún están dañadas tras la ofensiva militar israelí de mayo, en la que murieron 255 personas, entre ellas 67 niños; más de 41.000 viviendas quedaron total o parcialmente destruidas.

La pandemia sigue afectando gravemente a Gaza, e Israel ha bloqueado los equipos médicos y los productos higiénicos desechables en la frontera nominal. Los niños se ven especialmente afectados por Covid-19 cuando sus padres se infectan o tienen que aislarse. Es una experiencia traumática, especialmente para los más pequeños. De hecho, muchos miles de niños de Gaza también sufren un trastorno de estrés postraumático; cada vez que oyen un avión no tripulado u otro tipo de avión israelí esperan que le sigan las bombas.

"Los niños no sólo tienen derecho a una educación segura, sino que tienen protecciones especiales en virtud de la legislación internacional sobre derechos humanos en vista de su vulnerabilidad específica", explicó la OCHA de la ONU. "Desde principios de 2021 [sin embargo], se ha informado de un total de 79 niños palestinos muertos y 1.269 heridos". Once de los fallecidos vivían en la Cisjordania ocupada y Jerusalén, donde 19 niños y cinco niñas han resultado heridos en ataques de colonos ilegales.

OPINIÓN: No le des la espalda a Palestina

Además, Israel mantiene en prisión a 170 niños de entre 12 y 17 años, según ha informado Military Court Watch. Esa era la cifra a finales de junio, y la organización señaló que se trataba de un aumento del seis por ciento con respecto al mes anterior. Varios niños se encuentran en detención administrativa, sin cargos ni juicio.

"Según el Servicio Penitenciario Israelí", dijo Military Court Watch, "el 69% de los niños detenidos fueron trasladados por la fuerza y/o detenidos ilegalmente en Israel en junio. Esto viola el artículo 76 de la Cuarta Convención de Ginebra y el artículo 8 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional."

Los niños palestinos bajo la ocupación israelí no disfrutan de una vida segura, ya que siempre existe la posibilidad de que sean atacados por las fuerzas de seguridad israelíes o los colonos ilegales. Incluso Estados Unidos, principal defensor de Israel en la comunidad internacional, afirma que el Estado de ocupación "tiene la responsabilidad de proteger a los niños y a los profesores del acoso y la violencia de los colonos en su camino hacia y desde la escuela, y en cualquier caso".

Cabe señalar que Israel no sólo ataca a los niños palestinos, sino que también ataca a las organizaciones que los defienden o denuncian los crímenes israelíes contra ellos. El 29 de julio, por ejemplo, las fuerzas de ocupación israelíes asaltaron las oficinas de Defensa de los Niños Internacional - Palestina y confiscaron equipos, incluidos ordenadores y discos duros. Entre los artículos robados por las fuerzas de ocupación israelíes estaban los expedientes de asistencia jurídica de los niños que se enfrentan a cargos en los tribunales militares.

Military Court Watch ha informado del caso de un joven palestino de 16 años de Cisjordania que tenía una dolorosa lesión en la espalda que le impedía dormir en abril. Unos 30 soldados israelíes golpearon la puerta de su casa una noche y le dijeron a su padre que tenía "cinco segundos" para abrirla. Quince soldados entraron en el domicilio familiar y detuvieron al niño. Tras un duro interrogatorio, en el que dijo que le habían insultado repetidamente, el niño fue puesto en aislamiento durante 18 días, en los que hizo una veintena de comparecencias ante un tribunal militar. Después de tres meses en prisión fue puesto en libertad con una condena suspendida de ocho meses.

Un niño de 14 años de Nablus dijo a Military Court Watch que estaba caminando hacia la casa de su amigo cuando un jeep militar israelí se dirigió hacia él y se detuvo. Eran las 3 de la tarde. "Un soldado salió y me preguntó qué estaba haciendo", explicó el niño. Le esposaron - "muy fuerte y doloroso"- y le llevaron al jeep, donde un soldado le golpeó con la culata de un rifle.

LEER: La ONU sólo está "profundamente preocupada" por proteger a Israel

"El jeep se dirigió a la base militar de Huwwara, donde me llevaron a un contenedor. Los soldados pusieron el aire acondicionado muy frío y me quedé helado". Tras varias preguntas, un soldado israelí que dijo ser musulmán "me preguntó si quería colaborar con ellos... y le dije que nunca colaboraría aunque me pusiera su pistola en la cabeza. Luego me preguntó si quería un cigarrillo y le dije que no fumaba. Luego me pidió que viera mi página de Facebook. Entonces vino el comandante y le dijo al soldado que me dejara en paz".

Unas dos horas más tarde, lo sacaron al exterior y lo dejaron al sol. "Pedí un poco de agua pero los soldados no respondieron. Uno de ellos me escupió y empecé a gritar. Los soldados oyeron mis gritos y vinieron a ver qué pasaba. Uno de ellos me abofeteó y luego se burló de mí".

Muchos grupos de derechos de todo el mundo, incluidas las organizaciones israelíes, han denunciado que Israel abusa sistemáticamente de los niños palestinos, pero sus informes se ignoran en gran medida. Las propias agencias de la ONU realizan investigaciones y publican informes, pero la organización internacional se limita a expresar su "preocupación" y a pedir a Israel que respete las directrices y convenciones de la ONU sobre derechos humanos.

Por supuesto, Israel hace caso omiso de estas preocupaciones y se le permite actuar con impunidad. Así lo confirmó Amnistía Internacional en un informe del año pasado. Dicha impunidad, dijo Amnistía, permite a Israel salirse con la suya con "la tortura y otros malos tratos a los detenidos, incluidos los niños... Los civiles palestinos, incluidos los niños, de los Territorios Palestinos Ocupados fueron procesados en tribunales militares que no cumplían las normas internacionales sobre juicios justos".

¿Cuánto tiempo va a permitir el mundo que continúen estos abusos? Está claro para todos que Israel no es el refugio de la democracia que dice ser. La realidad es que es un Estado de apartheid que trata las leyes y convenciones internacionales con desprecio, y el mundo le permite salirse con la suya, en detrimento de la población de la Palestina ocupada, incluidos los niños. Si hemos de creer que la ONU, Estados Unidos, Gran Bretaña y los países occidentales en general se preocupan realmente por los derechos humanos (como hemos oído toda la semana sobre la situación en Afganistán), entonces hay que poner fin a la impunidad de Israel, y el Estado de ocupación colonial debe rendir cuentas por sus crímenes, sobre todo los cometidos contra los niños.

LEER: Los judíos estadounidenses están cada vez más alejados de Israel

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines