Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El presidente de Túnez se enfrenta a una inminente crisis económica

Un hombre saca dinero de un cajero automático en la capital, Túnez, el 27 de marzo de 2020 [FETHI BELAID/AFP vía Getty Images].

En el mercado de Sidi Bahri, en Túnez, los compradores se mostraban satisfechos con los ataques del presidente a la corrupción y a los altos precios desde que se hizo con el control del gobierno el mes pasado en unas maniobras que sus opositores calificaron de golpe de estado.

El presidente Kais Saied ha criticado la política económica de Túnez, ha instado a los comerciantes a cobrar menos por los alimentos y las medicinas y ha acusado a empresarios anónimos de robar miles de millones de dólares, mientras la policía investiga la corrupción en la industria estatal.

"El ciudadano se siente tranquilo y los precios han bajado en todo", dijo Azza Belwaer, una vendedora de material médico de 36 años que compraba alimentos en Sidi Bahri.

Sin embargo, tres semanas después de que Saied destituyera al primer ministro y congelara el parlamento, aún no ha nombrado un nuevo gobierno, ni ha articulado una política económica amplia, ni ha dicho cómo piensa financiar el déficit público y el pago de la deuda.

Su intervención ha puesto en pausa las muy retrasadas conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para un programa de préstamos que se esperaba que desbloqueara más ayuda económica y evitara una crisis de las finanzas públicas.

Túnez devolvió este verano más de 1.000 millones de dólares de deuda con cargo a las reservas de divisas, pero debe encontrar unos 5.000 millones más para financiar su déficit presupuestario previsto y más reembolsos de préstamos.

OPINIÓN: El presidente de Túnez es en gran parte responsable del desastre que intenta arreglar

La economía se contrajo un 8,2% el año pasado, mientras que un déficit del 11,5% llevó la deuda pública al 87% del producto interior bruto, según el FMI. Tanto el poderoso sindicato como los prestamistas extranjeros no ven otra opción que reanudar el proceso con el FMI.

"Apoyamos las negociaciones con el FMI... no tenemos opciones", dijo Mohamed Ali Boughdiri, jefe adjunto del sindicato UGTT.

"El reloj está corriendo en el desafío económico", dijo un diplomático occidental, añadiendo que las reformas necesarias para asegurar un préstamo del FMI serían importantes para obtener más ayuda.

Tales reformas -incluyendo la reorientación de los subsidios y la reducción de una de las cargas salariales del sector público más pesadas del mundo- son impopulares y llegarían en un momento en que el estado de ánimo de la población es muy volátil.

¿Se está deslizando Túnez hacia una peligrosa trampa? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

El enfado por el estancamiento económico, agravado por la pandemia, contribuyó a impulsar un apoyo popular aparentemente generalizado a la repentina intervención de Saied el 25 de julio.

Los sucesivos gobiernos no han conseguido resolver los problemas, a menudo tirando de las exigencias de los prestamistas extranjeros y de la UGTT.

Dinero del Golfo

Como presidente, Saied sólo ha sido formalmente responsable de los asuntos exteriores y la defensa. Antes de su elección, dio pocas pistas sobre sus puntos de vista económicos, aunque algunos de sus principales partidarios proceden de la izquierda política.

Una opción puede ser la ayuda de los Estados del Golfo, que consideraron que su intervención socavaba el movimiento de los Hermanos Musulmanes, al que consideran uno de los principales enemigos regionales, y que está cerca del mayor partido del Parlamento, ahora congelado.

Saied ha presumido de tener contactos con "países amigos" en busca de ayuda y ha recibido enviados de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos.

La ayuda del Golfo podría dar a Saied un margen de maniobra fiscal, "permitiendo que las reformas políticas comiencen inmediatamente, seguidas de la reforma económica por un gobierno estable después de las elecciones", dijo el economista Ezzidine Saidane.

OPINIÓN: ¿Qué hay detrás de las horribles descripciones que hace Saied de los que no están de acuerdo con él?

Sin embargo, si ese enfoque implica medidas que comprometan la democracia de Túnez, podría alejar a los prestamistas occidentales.

Boughdiri dijo que Saied tenía la oportunidad de aprovechar el "amplio apoyo popular" para proponer un cambio urgente, y añadió que la UGTT respaldaba una cierta reforma de las empresas estatales y una revisión de las subvenciones.

Considera prioritarios los esfuerzos para combatir la corrupción, la evasión fiscal y la economía informal, dijo. Aunque el FMI también ha instado a que se realicen esfuerzos para reducirlas, considera más urgente abordar los salarios públicos y las subvenciones.

Haga lo que haga, Saied será ahora responsable de resolver los problemas económicos crónicos de Túnez, lo que podría socavar la transformación política en la que parece estar más interesado.

"A grandes rasgos, estos acontecimientos han desatado enormes expectativas. Le va a resultar muy difícil cumplirlas. Necesitará la ayuda de los amigos de Túnez y un enfoque inclusivo", dijo el diplomático.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines