Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los judíos estadounidenses están cada vez más alejados de Israel

Miembros de Jewish Voice for Peace sostienen banderas y pancartas mientras protestan frente a la sede de Duty Free Americas en Hollywood, Florida, el 2 de junio de 2021 CHANDAN KHANNA/AFP vía Getty Images].

En Israel se sabe que existe una tendencia entre los jóvenes judíos estadounidenses a no apoyar al autodenominado Estado judío. Además, esos jóvenes ciudadanos estadounidenses están instando a Washington a no apoyar a Israel. Se trata de un cambio dramático que cambiará la cara de la mayor comunidad judía del mundo, y un giro preocupante para el gobierno israelí.

El activismo antiisraelí en Estados Unidos ha aumentado, especialmente entre los judíos progresistas que condenan el Estado de ocupación, lo que deja a los responsables israelíes con mucho que considerar a la hora de planificar el futuro del Estado. La legitimidad de Israel está siendo cuestionada, y cada vez más judíos estadounidenses se unen al coro de llamamientos al boicot, la desinversión y las sanciones (BDS). Criticar a Israel como un Estado de apartheid, insisten, no es antisemita, sino que hay mucha diferencia entre las preocupaciones legítimas sobre una entidad política y el racismo inaceptable.

En Estados Unidos crece el sentimiento de que las comunidades judías no deben amoldarse a una estructura estatal, sino que deben vivir dentro de un Estado que valore a todos sus ciudadanos con los mismos derechos para todos. Se cree que una sociedad así garantiza un lugar para los judíos sin necesidad de un "Estado judío".

LEER: Ya sea en Afganistán o en Palestina, las ocupaciones no duran para siempre

Este punto de vista está ganando en popularidad entre los judíos estadounidenses: según una encuesta reciente, el 22% de ellos cree que Israel está involucrado en la limpieza étnica de los palestinos; el 25% apoya su definición como un "estado de apartheid"; y un enorme 60% no tiene una opinión sobre la vida institucional judía. Mientras tanto, el número de lo que podría llamarse judíos "observantes" parece estar disminuyendo significativamente, al igual que el número de los activos en los centros comunitarios judíos locales.

Los judíos progresistas se oponen a la "Ley del Estado-nación judío" en Israel y piensan que el sionismo es una ideología poco atractiva e inaceptable que encontrará su desaparición en un futuro previsible debido a sus dificultades para atraer nuevos partidarios. Comparan a Israel con la Sudáfrica del apartheid e incluso están de acuerdo con quienes establecen similitudes entre Israel y la Alemania nazi. Cada vez es más evidente que los judíos de Israel y los de Estados Unidos tienen objetivos distintos y principios contradictorios.

Israel ha aprobado la Ley de Estado-Nación convirtiéndose oficialmente en un Estado de Apartheid - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Las disparidades han surgido y se han intensificado en los últimos años hasta el punto de que los mandos militares, ministros y políticos israelíes ya no son recibidos con mucho entusiasmo en Nueva York; ya no hay colas para verlos y escuchar sus discursos. De hecho, la vida política israelí significa poco para un número creciente de judíos estadounidenses. Esto sucede a pesar de grupos judíos de alto perfil como la Liga Antidifamación (ADL), el Congreso Judío Mundial (WJC), la Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías Americanas y el Comité Judío Americano (AJC).

LEER: ¿Qué pueden ofrecer los talibanes a las mujeres de Afganistán?

Esta polarización entre los judíos de Israel y los de la diáspora, en particular de Estados Unidos, está haciendo que más judíos estadounidenses se unan al ala liberal y a la lucha por la igualdad de derechos para todos. Lo que puede describirse como la "tensión estructural" entre Israel y los judíos estadounidenses es un asunto de gran preocupación para Tel Aviv, especialmente con el demócrata Joe Biden en la Casa Blanca y sus esfuerzos por presionar a Israel para que cambie su política hacia los palestinos.

Varios líderes judíos estadounidenses se han mostrado rotundamente críticos con Israel y están empezando a mencionar la antes tabú "palabra O": la ocupación. Se condenan los asentamientos ilegales de Israel, así como el Muro del Apartheid, y cada vez son más las congregaciones del judaísmo reformista de Estados Unidos que no sólo han dejado de hablar de Israel y del sionismo, sino que están dispuestas a educar a las generaciones más jóvenes en que Israel es una potencia ocupante. Esta es una realidad que ni siquiera los israelíes más pesimistas habrían contemplado o imaginado hace unos años.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines