Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La ayuda militar de EE.UU. por valor de 1.300 millones de dólares llega en el momento oportuno para los ataques aéreos de Egipto en el Sinaí

Una imagen tomada el 26 de julio de 2018 muestra a policías egipcios conduciendo por una carretera que conduce a la capital provincial del norte del Sinaí, El-Arish. [KHALED DESOUKI/AFP vía Getty Images]

El martes de la semana pasada, aviones de guerra egipcios lanzaron ataques aéreos sobre el norte del Sinaí en respuesta a la muerte de un alto brigadier del ejército que murió después de que Wilayat Sinaí atacara su vehículo. Fuentes locales dijeron a Al-Araby Al-Jadeed que los aviones de combate atacaron la ciudad de Sheikh Zuweid y el oeste de la ciudad de Rafah.

La ciudad de Rafah, situada en la frontera con Gaza, ha sido completamente destruida por el ejército egipcio y se calcula que más de 50 pueblos han sido arrasados, 120.000 hectáreas de zonas verdes han sido destruidas y 100.000 residentes han sido desplazados.

Las fuentes estiman que el gobierno ha desplazado a más de 300.000 personas de los 600.000 beduinos del Sinaí. Más de 20.000 han muerto o han desaparecido por la fuerza.

Todo esto -además de la detención de niños, la tortura y las desapariciones forzadas que proliferan en el Sinaí- ha tenido lugar en nombre de la guerra de Egipto contra el terrorismo. Sin embargo, según un informe del Instituto Tahrir de 2018, en el Sinaí sólo hay unos 1.000 militantes en un momento dado, lo que hace que sea una campaña desproporcionada.

Mientras el ejército egipcio lleva a cabo un patrón de abusos contra los civiles en nombre de la lucha contra Wilayat Sinaí, está por ver cuántos morirán en los últimos ataques aéreos lanzados en respuesta a la muerte de un brigadista.

LEER: El Líbano no puede permitirse otro año más sin gobierno

En varios sentidos, los ataques aéreos han sido un buen momento para el ejército egipcio, que se ha enfrentado a las críticas por un vídeo difundido a principios de mes, en el que se ve a miembros del ejército disparando a un hombre a corta distancia en una tienda de campaña mientras duerme. También se difundió otro vídeo en el que se veía a un hombre desarmado al que disparaban desde arriba mientras corría por el desierto.

El vídeo es un recordatorio de que Egipto "desprecia el derecho internacional", ha declarado el investigador de Amnistía Philip Luther, que ha instado a la fiscalía egipcia a iniciar inmediatamente una investigación independiente sobre estas aparentes ejecuciones extrajudiciales.

No es la primera vez que el ejército egipcio es acusado de ejecuciones extrajudiciales. En 2017, una investigación de Human Rights Watch descubrió que las fuerzas de seguridad que llevaban a cabo una campaña contra Wilayat Sinaí podrían haber ejecutado extrajudicialmente a hasta diez hombres y luego haberlo escenificado como una redada antiterrorista para encubrir los asesinatos.

Soldados egipcios participan en una operación militar en el Sinaí, Egipto, el 1 de noviembre de 2018 [Abed Rahim Khatib/ApaImages].

Um Ibrahim, que se trasladó a Arish desde Rafah después de que fuera destruida, me dijo anteriormente que su marido fue detenido en su casa por las fuerzas de seguridad en julio de 2018 y que desapareció por la fuerza.

Un mes después encontró una foto de su cuerpo en Facebook con marcas y llagas en sus brazos y piernas. El fiscal general le escribió y le dijo que Mohammed había muerto en una operación contra terroristas en el Sinaí, aunque no le explicó cómo podía haber participado en una operación de este tipo mientras estaba en la cárcel.

LEER: Estados Unidos y sus aliados ayudaron a los talibanes en su camino hacia la victoria

Amnistía afirma que el soldado que aparece en el vídeo disparando al hombre de la tienda de campaña utiliza una carabina M4 con una luz de puntería PEQ y un visor óptico de combate avanzado, ambos de fabricación estadounidense.

La revelación se produce en medio de un debate en curso por parte de los activistas de los derechos sobre por qué Estados Unidos sigue dando una ayuda militar exorbitante a Egipto, 1.300 millones de dólares al año, mientras el gobierno lleva a cabo graves abusos de los derechos.

Vídeos como éste son un ejemplo más de que estas violaciones tienen lugar, y sin embargo la administración Biden ha manifestado esta semana su apoyo a la relación de seguridad entre Estados Unidos y Egipto. Altos funcionarios de los departamentos de Estado y de Defensa han subrayado la importancia de la ayuda de seguridad estadounidense para Egipto.

Estados Unidos lleva mucho tiempo justificando su apoyo a Egipto a cambio de su papel en el mantenimiento de la estabilidad en la región. Al igual que los comentaristas argumentaron que el reciente papel del presidente Abdel Fattah Al-Sisi en la consecución del alto el fuego entre Israel y Palestina era una apuesta por la atención de Biden, el presidente egipcio puede ahora justificar ante su homólogo estadounidense lo importante que es para mantener la seguridad en la gobernación del Sinaí, mientras que las preocupaciones sobre su política de tierra quemada, que está haciendo exactamente lo contrario, caen en saco roto.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines