Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La Autoridad Palestina sólo se preocupa por Israel

El presidente palestino Mahmud Abbas el 25 de mayo de 2021 en la sede de la Autoridad Palestina en la ciudad cisjordana de Ramallah [ALEX BRANDON/POOL/AFP vía Getty Images].

El sitio web de noticias árabe Arabi21 reveló recientemente los detalles de un acuerdo trilateral firmado entre Estados Unidos, Israel y la Autoridad Palestina (AP), que establece estrictas condiciones para la supervisión de los medios de comunicación palestinos, el plan de estudios de educación y la reactivación del comité trilateral de incitación, que está formado por los tres gobiernos.

El documento se firmó el 14 de julio de 2021, durante la visita del subsecretario de Estado para Asuntos de Israel y Palestina, Hady Amr, a la región. El acuerdo también estipulaba la formación de un comité israelí-estadounidense para reevaluar la situación jurídica de los presos palestinos y presionar a la AP para que lleve a cabo sus recomendaciones.

En base al acuerdo, la AP aceptó que los miembros de la resistencia palestina y los prisioneros dentro de sus propias prisiones en la Cisjordania ocupada "deben ser" supervisados por el comité trilateral. Según Arabi21, el acuerdo establecía que la AP está controlada por su cooperación en materia de seguridad con Israel, y ahora el currículo, el dinero y los medios de comunicación palestinos serán supervisados por Israel y Estados Unidos.

Hace dos meses, los servicios de seguridad de la AP asesinaron al activista palestino Nizar Banat en casa de su tío después de que éste pusiera de manifiesto la corrupción entre los funcionarios de la AP. Bajo mucha presión popular y continuas protestas, la AP reconoció su asesinato, pero insistió en sus políticas. A día de hoy, reprime violentamente las protestas pacíficas, golpea a los manifestantes, los detiene y, más recientemente, acosa sexualmente a las activistas.

LEER: Una nueva generación de palestinos dirige una estrategia mediática diferente

Según Al Jazeera y el periódico Felesteen, actualmente hay decenas de presos políticos en las cárceles de la AP. Al Jazeera ha informado de que las familias de algunos de estos presos afirman que sus hijos están siendo sometidos a graves torturas.

Muchos de los presos son periodistas y abogados. La AP juzga a los periodistas como delincuentes, alegando que violan las leyes para disuadirlos y evitar que cubran su represión de las libertades, incluidas las protestas contra la mala gestión, la corrupción, la anulación de las elecciones, la cooperación en materia de seguridad y, recientemente, el asesinato de Nizar Banat.

Palestinos sostienen carteles con la imagen del activista de derechos humanos Nizar Banat durante una protesta provocada por la violenta detención y muerte bajo custodia de Banat, en su ciudad natal de Hebrón, en la Cisjordania ocupada, el 27 de junio de 2021 [MOSAB SHAWER/AFP vía Getty Images].

Mientras tanto, la AP recibe a periodistas israelíes. A principios de agosto, el Comité de la OLP para la Interacción con la Sociedad Israelí, dirigido por Mohammed Al-Madani, un alto funcionario de Fatah y de la AP, y estrecho colaborador del presidente de la AP, Mahmoud Abbas, invitó a un grupo de periodistas israelíes a Ramallah y organizó reuniones para ellos con funcionarios de la OLP y de la AP, incluido el miembro del Comité Ejecutivo de la OLP y ministro de la AP, Ahmed Majdalani.

El objetivo de la reunión, según el responsable de medios de comunicación de Al Fatah y la AP, Muneer Al-Ghagoub, era que el público israelí se enterara del "sufrimiento diario de los palestinos como consecuencia de las políticas derechistas israelíes, que no conducirán a la estabilidad y la paz".

El Sindicato de Periodistas Palestinos (PJS) condenó la invitación de la AP a los periodistas israelíes, subrayando que era otra forma de normalización con la ocupación. "La reunión fue un golpe a los esfuerzos de los periodistas palestinos que buscan exponer la falsa narrativa de la ocupación", dijo el PJS. "Tales reuniones tienen como objetivo promover la normalización entre los palestinos y los israelíes", subrayó el PJS.

LEER: La comunidad internacional ha normalizado la violencia colonial de Israel

Explicando el funcionamiento de la AP, la destacada periodista Yara Hawwari escribió: "Las fuerzas de seguridad de la AP existen en el marco de una 'paz segurizada', lo que significa que están obligadas a trabajar en plena cooperación con el régimen israelí. Esta cooperación en materia de seguridad incluye la entrega de información y el paradero de los activistas palestinos al ejército israelí, así como reuniones y talleres conjuntos que dan lugar a técnicas de opresión similares utilizadas contra los palestinos en toda una Palestina colonizada... Las fuerzas de seguridad sirven para mantener la conformidad palestina con el régimen de ocupación y someter la resistencia palestina al statu quo."

La periodista y escritora palestina Ghada Al-Karmi afirmó que los servicios de seguridad de la AP se utilizan para aplicar las leyes de Israel. "Las fuerzas policiales palestinas creadas y entrenadas por la CIA pronto se transformaron en un enorme aparato de seguridad, con ramas de inteligencia general y seguridad preventiva", escribió en un artículo para Middle East Eye, y añadió: "Aunque supuestamente son responsables de sus acciones, estas fuerzas a menudo funcionan de forma autónoma en la Cisjordania ocupada y son ampliamente vistas más como agentes de Israel que como conciudadanos".

La llamada cooperación en materia de seguridad entre Israel y la AP parece servir únicamente a la ocupación, al poner a las fuerzas palestinas en contra de sus conciudadanos para proteger a Israel.

Con el paso del tiempo, los palestinos han sido cada vez más conscientes de la verdadera razón de la existencia de la AP, lo que les ha obligado a rebelarse contra ella. Los partidos de la oposición han tenido poco que ver con el reciente levantamiento que se ha iniciado a nivel popular.

La Autoridad Palestina se creó para ayudar y proteger a los israelíes y nunca funcionó como una fuerza para el bien de los palestinos. Si sus intereses fueran realmente los de su pueblo, aceptaría sus demandas, protegería sus libertades, trabajaría para levantar las sanciones a Gaza, celebraría elecciones libres y justas y abandonaría la cooperación en materia de seguridad con la ocupación.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines