Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel debería ser expulsado de la Unión Africana

El presidente de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat habla durante una sesión informativa a la prensa, durante la visita del presidente de la Comisión Europea en Addis Abeba, el 7 de diciembre de 2019. [DUARDO SOTERAS/AFP vía Getty Images]

El 22 de julio, el presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Moussa Faki Mahamat, concedió discretamente y sin contemplaciones el estatuto de observador a Israel en la organización. La medida sorprendió y escandalizó a muchos Estados miembros de la UA, que la consideraron una grave violación de la carta y los principios fundacionales de la organización. Israel ya tenía este estatus, pero fue revocado tras la creación de la UA en Sirte (Libia) en 1999 y su ratificación en Sudáfrica en 2002 para sustituir a la Organización de la Unidad Africana.

En términos diplomáticos, el estatus de observador significa que un país puede asistir a las reuniones pero no votar en ningún asunto. Sin embargo, dicho estatus da legitimidad a un Estado observador -Israel en este caso- para acercarse a los países africanos bajo el paraguas de la UA y la permisividad que esto confiere.

Israel lleva mucho tiempo buscando este tipo de vínculos más estrechos con la UA. Entre 2013 y 2016 su solicitud de estatus de observador fue rechazada en tres ocasiones.

Esto me lleva a preguntar qué ha cambiado desde 2016; ¿qué ha hecho Israel para ser elegible para tal membresía ahora? De hecho, han cambiado muchas cosas, pero a peor. Israel se ha vuelto más agresivo en su brutal ocupación de Palestina en formas que lo ponen en contra de casi todo lo que representa la UA.

La ampliación del alcance diplomático de Israel en África ha sido el centro de sus relaciones exteriores durante algún tiempo. Ha logrado avances al establecer lazos con Chad y Sudán gracias al estímulo de la anterior administración estadounidense de Donald Trump. Sin embargo, esto no le permite acceder a la UA.

LEER: La invitación por la puerta trasera de la Unión Africana a Israel ha traicionado a los palestinos

Para sofocar las críticas de diferentes estados miembros de la UA, Faki emitió un comunicado para justificar su medida diciendo que Israel ya goza de relaciones diplomáticas con dos tercios de los miembros de la UA. La declaración reiteraba la posición de la UA a favor de los palestinos mediante la solución de los dos estados y la creación de un estado palestino, con Jerusalén Este como capital, como única solución pacífica al conflicto. Sin embargo, esto no ha satisfecho a muchos Estados miembros de la UA, que rechazan la decisión "unilateral" de Faki y le acusan de ir en contra de los principios, el espíritu y la letra de la Carta de la UA.

Los cuatro principales países del continente -Sudáfrica, Argelia, Egipto y Nigeria- se han unido a Libia, Túnez, Namibia y muchos otros para rechazar la medida del presidente de la comisión. Consideran que Faki ha ido más allá de su cargo y le acusan de no consultar a los miembros de la UA.

El Departamento de Relaciones Internacionales de Sudáfrica emitió un comunicado en el que confirmaba que está "horrorizado" por la medida en un año en el que el "oprimido pueblo de Palestina fue acosado por bombardeos destructivos y continuos asentamientos ilegales" por parte de Israel. En mayo, Israel lanzó una mortífera ofensiva militar contra los palestinos de Gaza, matando e hiriendo a cientos de civiles, entre ellos mujeres y niños.

Simpatizantes pro-palestinos sostienen pancartas con la leyenda "Boicot al Apartheid de Israel" durante una protesta para condenar los actuales ataques aéreos israelíes sobre Gaza, en Durban el 18 de mayo de 2021 [RAJESH JANTILAL/AFP via Getty Images].

Sudáfrica es especialmente sensible a la naturaleza colonial del apartheid israelí y a sus violaciones de los derechos de los palestinos y su ocupación de Palestina. Durante la época del apartheid en Sudáfrica, Israel era uno de los pocos países que mantenía fuertes vínculos con el régimen supremacista blanco de Pretoria. Llegó a cooperar con el régimen del apartheid en el desarrollo de armas nucleares.

En aquella época, la Organización para la Liberación de Palestina y su entonces presidente, Yasser Arafat, ayudaron al Congreso Nacional Africano y a sus dirigentes, incluido Nelson Mandela. Los sudafricanos empatizaron completamente con los palestinos, reconociendo en Israel otro Estado de apartheid. Durante ese periodo se forjaron fuertes lazos, una relación que se apreciaba. Mandela no lo olvidó cuando se convirtió en presidente de Sudáfrica en 1994. Una vez dijo que Arafat es "un camarada de armas y lo tratamos como tal".

Además, muchos países africanos desconfían de las intenciones de Israel. Esta misma semana, Nigeria ha detenido a tres ciudadanos israelíes supuestamente vinculados a un movimiento secesionista en el país africano occidental. Los israelíes afirmaron haber llegado a Nigeria para visitar una pequeña comunidad judía y hacer un documental sobre ellos. El gobierno los deportó de todos modos.

A finales de la década de 1980 y principios de la de 1990, Israel transportó en secreto a miles de judíos etíopes desde su país a Israel, en lo que hoy podríamos llamar tráfico de personas, dado que el gobierno etíope de entonces no estaba de acuerdo con el éxodo masivo. Muchos observadores africanos sospechan de un papel israelí en el actual deterioro de las relaciones entre El Cairo y Addis Abeba a causa de la Gran Presa del Renacimiento Etíope en el río Nilo.

África no necesita nada de Israel que no esté disponible en el mercado internacional. Incluso la tan preciada tecnología agrícola y de riego israelí es algo que está ampliamente disponible para los miembros de la UA de otros países, que están encantados de ofrecer esa ayuda en todo el continente.

LEER: Profunda "consternación" en Sudáfrica por la reciente decisión de la Unión Africana al otorgar a Israel el estatus de observador

Si la antigua Organización de la Unidad Africana fue un vehículo para la liberación de África, su sucesora, la UA, debe velar por sus principios y valores de libertad, descolonización y protección de los derechos humanos. Está claro que aceptar a Israel como Estado observador contradice la Carta de la UA y su historia, aunque muchos de sus miembros individuales tengan sus propios vínculos con el Estado del apartheid. Un organismo panafricano como la UA trabaja por el bien común de sus miembros y representa su historia compartida de opresión y colonización; Israel es un símbolo de opresión y ocupación.

Me pregunto por qué la UA está dispuesta a suspender a sus propios miembros por violaciones de los derechos humanos y por el cambio de régimen por la fuerza y, sin embargo, acepta a un país como Israel, que desprecia las leyes y las convenciones internacionales en su empeño por colonizar cada vez más tierras palestinas.

Al mismo tiempo, la UA es más que un símbolo de la unidad africana; es también una entidad que inspira la fuerza y la independencia del continente y de sus pueblos. La propia presencia de Israel, incluso como observador, es controvertida y divisoria y debería ser revocada en la próxima cumbre de la UA.

La otra cara de la historia, por su parte, apunta a un fracaso de la Liga Árabe y de la Autoridad Palestina por no haber visto esto venir. La Liga, en particular, tiene ahora la oportunidad y un amplio apoyo para revocar esta imprudente decisión tomada por un individuo. Israel debería ser expulsado de la Unión Africana.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónUnión AfricanaUnión Africana

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines