Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Más de 11.500 personas están condenadas a muerte en Irak

Policías iraquíes en Bagdad, Irak, el 22 de diciembre de 2020 [AHMAD AL-RUBAYE/AFP/Getty Images].

Las entrevistas son desgarradoras. "Era la misma rutina, todos los días me colgaban y me golpeaban. Hay cosas que me hicieron allí de las que me da demasiada vergüenza hablar, pero una cosa que puedo decir es que dos veces me hicieron sentarme en una botella". Estas palabras son del entrevistado número 106. El detenido que dio la entrevista número 107 dijo: "Me esposaron las manos a la espalda y me colgaron las esposas de un gancho en una cadena del techo. En realidad no me hicieron preguntas, sólo me gritaron para que confesara".

En las profundidades de los centros de detención iraquíes se realizaron entrevistas a 235 detenidos. Sus testimonios se han incluido en el informe titulado "Los derechos humanos en la administración de justicia en Irak: condiciones jurídicas y garantías procesales para prevenir la tortura y los malos tratos", elaborado por la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Irak (UNAMI) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), publicado el 3 de agosto. El informe abarca el periodo comprendido entre el 1 de julio de 2019 y el 30 de abril de 2020.

"La tortura es una realidad en los lugares de detención de todo Irak", comienza. Esta cruda frase abre la condena de las prácticas inhumanas en los centros de detención gestionados no sólo por los Ministerios de Justicia e Interior, sino también por el Ministerio de Defensa, el Servicio Antiterrorista, el Mando de Operaciones de Bagdad, la Agencia de Seguridad Nacional, el Servicio Nacional de Inteligencia y las Fuerzas de Movilización Popular. A estos lugares se suman otros de los que los detenidos desconocen su ubicación.

También se desconoce el número de detenidos, ya que, a excepción del Ministerio de Justicia, que informó de que había 39.518 detenidos en 2020, entre ellos 2.115 mujeres y 11.595 personas condenadas a muerte, incluidas 25 mujeres; y 24.853 en instalaciones bajo la autoridad del Ministerio del Interior, no se ha verificado el número de personas recluidas en otros centros de detención. Esto sugiere claramente que el número de detenidos en Irak es mucho mayor. Además, las cifras no incluyen a los detenidos en la región autónoma del Kurdistán.

Irak: el líder de las PMF iraquíes quiere replicar el modelo de la Guardia Revolucionaria iraní

Las formas de tortura mencionadas en el informe incluyen fuertes palizas, descargas eléctricas, suspensión del techo, violencia sexual, especialmente descargas eléctricas en los genitales, e introducción de palos y botellas de vidrio en el ano. La misión observó que muchos de los entrevistados hablaron de "cosas que me hicieron allí y de las que me da vergüenza hablar". El informe no incluía las condiciones de las prisiones, como los malos servicios y el hacinamiento. La UNAMI recibió información sobre la muerte de 62 detenidos en la prisión de Al-Hoot, en Nasiriyah, en el sur de Irak, y 355 muertes en instalaciones afiliadas al Ministerio de Justicia. El informe confirma que la tortura y los malos tratos se aceptan oficialmente como medio para extraer una "confesión" y que se trata de una política sistemática y ampliamente practicada, por lo que más de la mitad de los detenidos entrevistados por el personal de la ONU dieron cuentas creíbles de tortura.

Los manifestantes pacíficos también sufren malos tratos y torturas. El informe documentó los testimonios de 38 detenidos tras su secuestro. Fueron sometidos a "fuertes palizas, electrocución, bañarse en agua fría, colgarse del techo por los brazos y las piernas, amenazas de muerte y violencia sexual contra ellos y su familia, así como trato degradante (como orinar sobre ellos y ser fotografiados desnudos)". El informe concluye que "los relatos de las víctimas no dejan lugar a dudas de que la tortura y los malos tratos tienen lugar en Irak. La escasa responsabilidad por la tortura y los malos tratos que se describe en este informe sugiere la aquiescencia y la tolerancia de estas prácticas como medio para obtener una "confesión". Aunque el marco jurídico iraquí penaliza explícitamente la tortura y establece las condiciones legales y las garantías procesales clave destinadas a su prevención, no se respetan estas disposiciones." Hay una referencia a la adhesión de Irak a la Convención contra la Tortura en 2011.

La declaración directa y franca de que la tortura en Irak es una realidad que ya no se puede tolerar puede contarse como un punto a favor del informe. Es quizás una de las pocas veces que los funcionarios de la ONU no envuelven sus informes en un vocabulario vago que conlleva interpretaciones contradictorias y escepticismo sobre la verdad para evitar la crítica directa a los gobiernos represivos. Términos como "alegaciones" y "reclamaciones" conducen, al final de un informe, a una conclusión en la que la Comisión expresa su preocupación y condena. Tal vez el personal de la ONU esté cansado de estar "preocupado" y de limitarse a "condenar" la amarga realidad que ve y oye.

Si bien el informe no deja de señalar que el gobierno hizo algunos cambios legales contra la tortura, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, afirmó que "la prevención de la tortura en la realidad, y no sólo en el papel, contribuiría a la paz y a la estabilidad en el largo plazo, y por lo tanto está en el interés del Estado así como de las víctimas".

LEER: Hombres armados asesinan al alcalde de Karbala en Irak

Esta es la base para la continuación de prácticas horribles, bárbaras e inhumanas. Entre ellas, las 11.585 condenas a muerte. Así lo confirma una carta enviada por el Ministerio de Justicia a la UNAMI. Se trata de una cifra enorme desde cualquier punto de vista, lo que me llevó a leer el informe varias veces, tanto en árabe como en inglés, para asegurarme de su autenticidad y encontrar una respuesta lógica a por qué el informe lo mencionaba sólo de pasada. Tal cifra convierte a Irak en un matadero similar al de los nazis, bajo un régimen en el que "las condiciones legales fundamentales y las garantías procesales establecidas en el marco jurídico internacional e iraquí no se respetan habitualmente". Según uno de los abogados entrevistados por la ONU, "los autores no temen realmente las consecuencias de la tortura, ya que saben que no serán castigados por el sistema oficial". Todo ello bajo los auspicios de un poder judicial cuya misión es legitimar las mentiras del gobierno.

Lo que el informe no aborda, a pesar de su importancia, es el alcance de los daños físicos y psicológicos que perseguirán a las víctimas de la tortura de por vida. El objetivo del interrogador-torturador no es sólo extraer una confesión por un delito, sino también despojar a los detenidos de su humanidad y dignidad, y controlarlos de una manera que equivale a una explotación social y política. Las imágenes de los manifestantes pacíficos secuestrados y mantenidos desnudos, de manera similar a las tristemente célebres torturas estadounidenses en la prisión de Abu Ghraib, son una herramienta eficaz de intimidación y amenazas destinadas a impedir que las víctimas y otras personas participen en futuras protestas. Esto nos obliga a denunciar estos métodos de todas las maneras posibles, ya que la tortura es un acto criminal, y es el interrogador-torturador quien debe sentirse avergonzado, no la víctima. Quien revele los detalles de lo que se le ha expuesto "allí" merece nuestro respeto y agradecimiento, porque está ayudando a documentar los crímenes cometidos, lo que esperamos que conduzca a que los responsables rindan cuentas y a que este tipo de trato termine para siempre.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 9 de agosto de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEntrevistasIrakOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines