Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una hogaza de pan para vivir

Un hombre egipcio vende pan en El Cairo el 8 de diciembre de 2017 [MOHAMED EL-SHAHED/AFP/Getty Images].

Los egipcios son únicos en llamar a la barra de pan "pan para vivir", ya que va más allá de ser un producto para comer, es el pilar de su vida y su existencia. Hay un refrán egipcio que dice: "los que atentan contra el sustento de los pobres no ganarán", y esto es un hecho probado por la historia, empezando por la revolución francesa que se encendió por una barra de pan, seguida por el levantamiento egipcio contra Anwar Sadat en 1977 cuando estaba en la cima de su gloria y después de su victoria en la guerra de octubre de 1973, cuando el gobierno egipcio anunció en ese momento que subía el precio del pan, que se vendía a diez milimes (aproximadamente un céntimo). El gobierno también decidió aumentar los precios de muchos otros productos básicos estratégicos, basándose en la recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI), para tratar el déficit presupuestario y acordar la concesión de un préstamo financiero a Egipto para ayudarle a hacer frente a ese déficit.

En cuanto el gobierno anunció sus nuevas decisiones en el Parlamento, y en cuanto la noticia llegó a todos los egipcios a través de las emisoras de radio, el 18 y el 19 de enero de 1977 estallaron amplias manifestaciones populares en muchas gobernaciones egipcias, a las que la policía no pudo hacer frente. Por lo tanto, el gobierno se vio obligado a dar marcha atrás en estas subidas de precios, que eran muy leves, sobre todo si se comparan con las grandes subidas actuales, que agotaron a los ciudadanos, no sólo a los pobres, sino a la clase media que está disminuyendo en Egipto y que se ha unido a la clase pobre. Se sabe que en cualquier sociedad, la clase media es el pilar del país que mantiene el equilibrio, pero en Egipto, ahora sólo hay dos clases, los ricos y poderosos, que representan el uno por ciento y la clase pobre que representa la mayoría del pueblo egipcio.

Al-Sisi sorprendió a los egipcios con su intención de aumentar el precio del pan subvencionado, del que se benefician 67 millones de ciudadanos. Representa el principal componente de la alimentación de millones de egipcios.

No hay nada más peligroso que la cuestión del pan para los egipcios, no sólo provocó protestas en la época de Sadat, sino también en 2008, durante el gobierno de Hosni Mubarak, lo que llevó a ambos a tomar un rumbo opuesto al previsto para reducir los subsidios después.

LEER: "¿Cómo vamos a vivir?", se preguntan los egipcios ante la inminente subida del precio del pan

Según los datos presupuestarios del gobierno en el año fiscal actual, el valor del subsidio al pan ascendió a 2.500 millones de dólares y el número de beneficiarios de los subsidios al pan es de 71 millones de personas. Las subvenciones al pan representan el 16% del total de las ayudas del presupuesto general, que asciende a 20.000 millones de dólares. Su parte relativa es del 2,8% del total de gastos del presupuesto, que asciende a 114.000 millones de dólares.

También podemos ver que la tasa de subvención es muy baja, y cada año se reduce en preparación para la abolición final de la subvención en aplicación de las condiciones del préstamo del FMI, como parte de su acuerdo para prestar a Egipto en 2016. Se redujeron todos los subsidios, incluidos el combustible, la electricidad y muchos otros productos básicos estratégicos.

Con el aumento de la pobreza, este subsidio alimentario representa un apoyo básico para la mayoría de las familias egipcias, ya que hay unos 30,3 millones de ciudadanos egipcios que viven por debajo del umbral de la pobreza. Dada la propagación de la pandemia de coronavirus, los índices de pobreza aumentaron y, por lo tanto, habría sido mejor aumentar las asignaciones de apoyo alimentario o, al menos, mantenerlas.

Este apoyo es un derecho inherente al ciudadano, como la educación, la salud y los fondos de asistencia, que son financiados en su totalidad por los contribuyentes, es decir, del dinero del pueblo y del bolsillo del ciudadano y no del bolsillo del gobierno. Son muchas las alternativas a las que puede recurrir el Gobierno para enjugar el déficit presupuestario y ganar los 446 millones de dólares que pretende recaudar con su decisión de aumentar el precio de la barra de pan.

El pan es la "carga para vivir" en Egipto, es el alimento que preserva la dignidad de millones de ciudadanos del país.

Tengan piedad de los pobres, de lo contrario las consecuencias serán nefastas. Consulten la historia para comprobarlo y aprendan de ella.

LEER: Israel estudia la exportación de gas a través de Egipto

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines