Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los misteriosos incidentes de los petroleros refuerzan el poder de disuasión de Irán

Un petrolero de bandera iraní, 30 de enero de 2021 [INDONESIA COAST GUARD / Agencia Anadolu]

Un misterioso ataque a un petrolero vinculado a Israel en el Golfo de Omán ha aumentado significativamente las tensiones en la región, no sólo entre Irán e Israel, sino también entre el primero y las principales potencias occidentales, Estados Unidos y Gran Bretaña. El incidente del 29 de julio fue seguido por otro igualmente misterioso cinco días después, cuando un barco con bandera panameña fue supuestamente "secuestrado" -aunque brevemente- por hombres armados desconocidos.

En ambas ocasiones, las potencias occidentales e Israel señalaron con el dedo acusador a Irán sin aportar ninguna prueba. Los incidentes se produjeron en un momento delicado, con el telón de fondo de la transición de poder en Irán que se completó ayer con la toma de posesión del presidente Ebrahim Raisi.

Por un lado, la feroz reacción al ataque contra el MV Mercer Street -en el que murieron un británico y un rumano- es un intento de EE.UU., Gran Bretaña e Israel de poner a prueba a la nueva administración iraní, poniéndola a la defensiva. Sin embargo, a un nivel más profundo, los incidentes parecen estar diseñados para generar tendencias a largo plazo para contener la política exterior asertiva y confiada de Irán bajo el recién elegido Raisi.

Sin embargo, en lugar de reaccionar a las provocaciones estadounidenses, británicas e israelíes, es probable que Irán mantenga la compostura y siga adelante con la inversión de la deslucida política exterior de los últimos seis años.

Una de las características más sorprendentes de los últimos incidentes en los golfos Pérsico y de Omán es la dura posición adoptada por el Reino Unido con el pretexto de que un ciudadano británico de origen fiyiano había muerto en el ataque con drones al petrolero. El militar británico de más alto rango, el general Nick Carter, no se anduvo con rodeos al afirmar que su país debía "tomar represalias" contra Irán por el ataque al Mercer Street.

Fieles a su estilo, los medios de comunicación británicos han apoyado la línea del gobierno tratando de desarrollar un caso contra Irán. La prensa sensacionalista británica fue incluso más allá al inventar o exagerar la historia de que las Fuerzas Especiales del Reino Unido estaban planeando una misión de "matar o capturar" contra un equipo "respaldado por Irán" que supuestamente estaba detrás del ataque al buque.

LEER: Irán cierra el paso fronterizo con Afganistán ante el éxodo de afganos

Por el momento, Gran Bretaña lidera el esfuerzo diplomático al presentar hoy el caso contra Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Sin embargo, en una señal de que el gobierno británico está dando marcha atrás en su reacción inicial al incidente, el Ministro de Asuntos Exteriores Dominic Raab ha dicho que la puerta de la diplomacia está "entreabierta".

No hay ningún signo de desescalada por parte de Israel, como demuestra la amenaza del ministro de Defensa, Benny Gantz, de enfrentarse militarmente a Irán. Sin embargo, incluso en el frente israelí existe la conciencia de que Irán es demasiado grande para enfrentarse directamente, de ahí la declaración de Gantz de que el régimen sionista está tratando de "movilizar a la comunidad internacional" contra la República Islámica. "El mundo tiene que ocuparse de Irán, la región tiene que ocuparse de Irán, e Israel también tiene que hacer su parte en esta situación", insistió.

Es poco probable que el "mundo", en forma de Consejo de Seguridad de la ONU, haga algo al respecto al no existir pruebas del supuesto papel de Irán en el atentado de la calle Mercer.

Aunque es demasiado pronto para comentar definitivamente los misteriosos incidentes de los últimos ocho días, parece que hay una mano provocadora detrás del ataque al Mercer Street y del supuesto intento de secuestro del Asphalt Princess.

La historia de este último es aún más extraña, entre otras cosas porque las fuentes británicas -en forma de la Royal Navy vinculada a las Operaciones de Comercio Marítimo del Reino Unido y el editor de la Lloyds List, Richard Meade- estuvieron al frente de la emisión de información engañosa sobre la situación. Meade, en particular, se empeñó en implicar a Teherán en el incidente al tuitear que el Asphalt Princess había recibido la orden de navegar hacia Irán. Sin embargo, a las pocas horas, las fuentes británicas informaban de que el incidente era "completo" sin dar ninguna explicación.

Mirando el ataque al Mercer Street desde otra perspectiva, un veterano periodista simpatizante del Eje de la Resistencia ha insinuado que el ataque con drones suicidas fue un intento de Irán y sus aliados de golpear a Israel en su punto más vulnerable, es decir, en aguas internacionales. En términos más generales, se ha especulado con que el ataque contra el petrolero vinculado a Israel fue una respuesta a un ataque israelí contra el aeropuerto de Al-Dabaa en la región altamente sensible y estratégica de Qusayr en Siria.

LEER: Israel está preparado para atacar a Irán, afirma el ministro de Defensa

Sea cual sea la verdad del asunto, parece que Irán se ha impuesto en el juego diplomático del farol y el doble farol tras los misteriosos incidentes en el Golfo de Omán y el Golfo Pérsico. Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel no sólo han fracasado en su intento de unir a la comunidad internacional contra Irán en este asunto -ya que se resisten a aportar pruebas, si es que realmente existen- sino que, lo que es más importante, se están viendo obligados a retractarse de su feroz reacción inicial y de sus exigencias maximalistas.

Por el contrario, Irán se posicionó claramente sobre los incidentes desde el principio y advirtió a las potencias occidentales contra cualquier aventurerismo en el Golfo Pérsico. Para reforzar su mensaje disuasorio, el comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, el general de división Hossein Salami, viajó a la costa del Golfo en el sur de Irán y advirtió a cualquier posible atacante de la respuesta "aplastante" de su país a cualquier "acto hostil".

Si la intención de Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel era montar una operación de falsa bandera o explotar un incidente misterioso para enviar un mensaje al recién investido presidente de Irán, ese esfuerzo ha fracasado estrepitosamente. Así lo demostró el discurso de investidura de Raisi, tranquilo y comedido pero combativo.

De cara al futuro, se espera que Irán y el Eje de la Resistencia adopten una postura más asertiva tras el cambio de guardia en Teherán. Es poco probable que las grandilocuentes amenazas del primer ministro israelí, Naftali Bennett, de perturbar la paz de Irán en su propia capital tengan el impacto deseado en el presidente Raisi y en los nuevos equipos que se harán cargo de las políticas exterior y de seguridad nacional.

En una primera demostración de que la era del golpe y la huida ha terminado realmente, el Hezbolá libanés respondió a los ataques israelíes en el sur del Líbano lanzando cohetes contra las posiciones israelíes en las granjas de Shebaa ocupadas. En los próximos meses es probable que se produzca una escalada en toda la región, pero no en las condiciones impuestas por Estados Unidos, Gran Bretaña o Israel.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIránIsraelOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines