Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El statu quo se refuerza en beneficio de Israel

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en la sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Manhattan, Nueva York, Estados Unidos, el 23 de septiembre de 2016. [REUTERS/Andrew Kelly]

Palestina se ha perdido durante décadas de espera, mientras la ONU prepara el escenario para ayudar al saqueo colonial de Israel. El ex secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ahora desvinculado de su cargo, escribió un artículo de opinión para el Financial Times que se publicó tras el último bombardeo de Israel sobre Gaza. "Ha llegado el momento de reconocer que el enfoque adoptado desde hace tiempo por la comunidad internacional en el conflicto israelo-palestino ha fracasado y que se necesita uno nuevo", escribió. Más vale tarde que nunca, se podría pensar.

Sin embargo, lo que no queda tan claro en el artículo es la culpabilidad de la comunidad internacional en hacer imposible la solución del "conflicto". No es la retrospectiva lo que hizo que el ex funcionario de la ONU se diera cuenta del fracaso de los Acuerdos de Oslo, sino décadas de persistir en el compromiso diplomático a favor del colonialismo. Existe una clara trayectoria de desposesión que la ONU ignoró sistemáticamente, de ahí la ciega adhesión a Oslo y al compromiso de los dos Estados. ¿Espera realmente Ban que se le tome en serio cuando afirma que "la intención de Israel de mantener su dominación estructural y la opresión del pueblo palestino mediante la ocupación indefinida" sólo se ha puesto de manifiesto recientemente? La ideología sionista ha estipulado claramente el concepto de "gran Israel" desde antes de la Nakba de 1948.

Un mero repaso de las violaciones israelíes más recientes, incluido el avance hacia la anexión de facto, tiene precedentes históricos. En todas ellas, el principal cómplice de Israel ha sido, y sigue siendo, la ONU.

El artículo de opinión se habría leído de forma diferente si Ban hubiera contextualizado el apartheid resultante en la Palestina colonizada en un contexto de concesiones de la ONU a Israel. Lo que los palestinos están cosechando ahora es un resultado directo de la conspiración internacional que facilitó la aplicación del Plan de Partición de 1947. Lo que ha sucedido desde la Nakba debe remontarse a la participación de la ONU, que es una de las causas fundamentales que la institución no quiere abordar.

LEER: La situación de los palestinos es bien conocida, es hora de actuar

Lo único que critica el artículo de opinión es la "cobertura política proporcionada por los sucesivos gobiernos de Estados Unidos", sin mencionar que la ONU necesita a Estados Unidos para mantener un papel que no sólo refuerza a Israel, sino que también desvía la atención de la agenda anti derechos humanos de la institución. Además, el ex secretario general utiliza la retórica del secretario de Estado estadounidense Antony Blinken sobre la igualdad de derechos entre palestinos e israelíes de la manera más vaga.

A pesar de todas las recomendaciones formuladas por Ban, la retórica no se verá acompañada por la acción. La comunidad internacional sólo se ocupa de mantener la colonización israelí de Palestina; se mantiene al margen ante el creciente descontento palestino contra el líder de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, por ejemplo. Ban sabe que la ONU está comprometida políticamente con Israel y que nada ha cambiado en ese sentido desde que ocupa el cargo, pero el artículo de opinión no ofrece ninguna introspección al respecto.

El fondo del escrito de Ban no es lo que debe hacer la comunidad internacional, sino a lo que deben someterse los palestinos en cuanto a las acciones de la ONU. Se trata de una parodia que los palestinos han soportado durante décadas. En todo el artículo no se menciona la autonomía o la independencia de los palestinos, así que ¿cuál es el momento de cambio al que aspira Ban, sabiendo perfectamente que el statu quo está destinado a ser reforzado en beneficio de Israel en lugar de ser remodelado?

LEER: La complicidad tácita de la comunidad internacional sobre Sheikh Jarrah

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines