Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los yemeníes en Arabia Saudí se enfrentan a la humillación, discriminación y a la deportación forzada

Miembros de la guardia nacional saudí vigilan un puesto de control en la frontera entre Arabia Saudí y Yemen en Najran, Arabia Saudí, el 23 de abril de 2015 [Glen Carey/Bloomberg vía Getty Images].

En el sur de Arabia Saudí, que históricamente forma parte de Yemen, los yemeníes que prestan servicios de calidad a la población local en los sectores de la enseñanza superior y la sanidad están ahora amenazados. Sin previo aviso, se han rescindido con efecto inmediato los contratos de más de 100 funcionarios universitarios y médicos de la Universidad de Najran y sus hospitales. Se espera que esta medida de las autoridades saudíes se extienda a las demás universidades y hospitales de las regiones del sur del Reino.

Cientos de personal médico, empresarios, empleados y trabajadores yemeníes esperan su destino, sabiendo que tal medida equivale a una expulsión forzosa. Muchos ya viven en condiciones difíciles y no están preparados para afrontar las consecuencias negativas del desempleo y su impacto en sus vidas.

En los últimos 15 años, decenas de profesores universitarios abandonaron las universidades yemeníes gracias a la creciente demanda de sus conocimientos en las universidades saudíes, en el sur en particular. El Reino parece tener un problema para reclutar personal experimentado. Esto también se aplicó al personal médico, con cientos de personas acudiendo a los hospitales saudíes durante el mismo periodo.

Este respetado personal académico y médico se enfrenta ahora a un futuro incierto tras años de servicio en Arabia Saudí. Sólo se les ha dado una opción: abandonar el Reino. No sólo es indigno, sino también amenazante, ya que corren el riesgo de ser considerados extranjeros potencialmente hostiles. Esto es coherente con el sentimiento general de superioridad común a Arabia Saudí y a sus ciudadanos que se ha visto a lo largo de los años del boom del petróleo.

LEER: El principal negociador hutí dice que no tiene sentido reunirse con el nuevo enviado de la ONU

Los empresarios yemeníes han operado a pesar de las denigrantes normas de residencia que les obligan a poner sus ahorros, estimados en un total de miles de millones de riales, a merced de los patrocinadores saudíes. También ellos se enfrentan a una salida humillante.

Sin embargo, estas medidas contra los yemeníes del sur reflejan las adoptadas por las autoridades contra los yemeníes de toda Arabia Saudí. Decenas de miles de familias yemeníes ya se han marchado en busca de un entorno de vida más cómodo y seguro. Un gran número ha regresado a Yemen a pesar de la guerra en curso en la que participan Arabia Saudí y fuerzas locales hostiles que quieren destruir el Estado tal y como está.

Siempre me he opuesto a describir la guerra de Arabia Saudí en Yemen como una agresión, como afirma la retórica de la milicia hutírespaldada por Irán. Sin embargo, las acciones de las autoridades contra los yemeníes en el Reino no son más que una extensión de la guerra contra el pueblo yemení, que se ha trasladado a territorio saudí. Las autoridades de Riad deberían reconsiderar estas medidas, porque representan un peligro real para la propia Arabia Saudí. No le conviene transmitir a los yemeníes la impresión de que el Reino es su único enemigo real.

Además, dirigirse a los yemeníes del sur del Reino de esta manera les dice que Arabia Saudí está recompensando los ataques de los hutíes respaldados por Irán en todo el sur. La sugerencia es que los yemeníes se han convertido en "células durmientes" en la batalla de los hutíes contra Arabia Saudí. Se trata de una estrategia arriesgada que ignora el hecho de que la gran mayoría de las personas a las que se dirige son enemigos mortales del proyecto de los hutíes en su país.

¿Cómo es posible que la enorme capacidad militar, de seguridad y económica de Arabia Saudí sea incapaz de proteger su frontera con Yemen? ¿Creen realmente las autoridades saudíes que la seguridad se logrará atacando a los pacíficos yemeníes que viven y trabajan en el Reino, al que consideran la extensión física, histórica y religiosa de su propio país?

Estoy convencido de que estas medidas injustas e injustificadas no servirán para ocultar el hecho de que los problemas de seguridad en el sur y el este del Reino no provienen de los residentes yemeníes de Arabia Saudí -que se oponen al golpe de Estado chií y a las milicias separatistas de su país-, sino que surgen de otros factores. Entre ellos, la mala actuación de las fuerzas armadas saudíes en Yemen y la corrupción de su clase militar, diplomática y de oficiales de inteligencia, así como la posición contraria adoptada por los bloques demográficos chiíes (twelvers, ismailis y zaidis), parte de los cuales están vinculados emocional y financieramente a la guerra de los hutíes en Yemen, apoyados por Irán. Deben afrontar este riesgo con medidas firmes pero justas, que busquen principalmente reforzar los valores de la ciudadanía y la asociación.

Terminaré señalando que las relaciones yemeníes-saudíes se basan en el Tratado de Taif de 1934, según el cual el imán zaidí Yahya Hamid Al-Din (gobernante de Yemen del Norte entre 1918 y 1948) concedió Najran, Asir y Jazan al Reino a cambio de unas relaciones complementarias que no imponen restricciones a la circulación de los ciudadanos entre ambos países. Parece que los términos del tratado se están desvirtuando por completo, a juzgar por lo que se somete a los yemeníes en Arabia Saudí, incluida la esclavitud apenas disimulada a través del sistema de patrocinio. Ahora también se enfrentan a la expulsión forzosa.

Este artículo apareció por primera vez en Arabi21 el 3 de agosto de 2021

LEER: Israel está preparado para atacar a Irán, afirma el ministro de Defensa

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines