Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las familias palestinas de Sheikh Jarrah deben rechazar la oferta de Israel de ser "inquilinos protegidos"

Los hermanos activistas palestinos Mona (fondo C) y Mohammed al-Kurd (fondo R) asisten a una audiencia en el tribunal supremo de Israel en Jerusalén el 2 de agosto de 2021, sobre el caso de las familias palestinas que se enfrentan a la expulsión por parte de los colonos israelíes en la Jerusalén oriental anexionada. [AHMAD GHARABLI/AFP vía Getty Images]

Tras tres horas de deliberaciones, el Tribunal Superior de Justicia de Israel propuso el lunes un compromiso que supondrá el aplazamiento "durante décadas" del desalojo de familias palestinas de sus hogares en Sheikh Jarrah, en la Jerusalén ocupada. La propuesta estipula que se conceda a un miembro de cada familia un "arrendamiento protegido" de por vida en su propia propiedad a cambio de pagar un alquiler anual de 1.500 NIS (465 dólares).

"Esta es la solución práctica", dijo Yitzhak Amit, un juez del panel de tres miembros del Tribunal Superior. "La recomendamos precisamente porque... no se quiere echar a nadie de su casa. Este compromiso nos dará un respiro durante muchos años hasta que se regule adecuadamente el terreno o haya paz".

A primera vista, la propuesta parece buena para las familias palestinas, ya que les dará la oportunidad, tal vez durante décadas, de quedarse sin una orden de desalojo sobre sus cabezas. El alquiler es al menos diez veces inferior al del mercado. También parece que la propuesta presiona a la empresa Nahalat Shimon, que reclama la propiedad de los palestinos.

Sin embargo, la realidad no es tan clara. Ilan Shemer, el abogado que representa a la empresa de propiedad israelí, no está de acuerdo con la propuesta y dijo que lo que se propone, si se acepta, sería un "acuerdo vacío". Acusó a las familias palestinas de no aceptar las sentencias del tribunal. "Llevo años ocupándome de este caso y no han acatado ninguna decisión, así que ¿por qué creen que lo harían ahora?", preguntó. Esto deja abierta la posibilidad de que la empresa se quede callada por ahora, pero que vuelva a los tribunales en cualquier momento en el futuro con el pretexto de que no estaba de acuerdo con el acuerdo alcanzado con las familias.

Además, la propuesta permitirá al Ministerio de Justicia reabrir el caso en cualquier momento. Esto significa que la tragedia de las familias de Sheikh Jarrah queda simplemente suspendida, a la espera de una nueva oportunidad para presentar otra demanda de desalojo ante los tribunales.

LEER: La situación de los palestinos es bien conocida, es hora de actuar

También es importante señalar que si las familias aceptan la propuesta y pagan el alquiler anual, están reconociendo que la empresa israelí es dueña de sus propiedades. Al hacerlo, estarían cediendo el caso voluntariamente. Sin embargo, si no aceptan la propuesta esbozada por el juez Amit, conservan el derecho a volver a los tribunales para demostrar su propiedad y que el Estado la reconozca.

Una manifestante levanta su mano, pintada con los colores de la bandera palestina, durante una manifestación de activistas palestinos, israelíes y extranjeros contra la ocupación israelí y la actividad de asentamientos en los Territorios Palestinos y en Jerusalén Este, en el barrio palestino de Sheikh Jarrah de Jerusalén el 30 de julio de 2021. [AHMAD GHARABLI/AFP vía Getty Images]

Sin embargo, nunca se podrá garantizar un resultado positivo. Los jueces de los tribunales son todos israelíes que siempre se ponen en contra de los acusados palestinos. Esta ha sido la norma desde la creación del Estado de ocupación en 1948. Sus sentencias se basan en leyes que favorecen al Estado y sus intereses. Si los jueces no pudieran fallar ahora en contra de las familias palestinas, no tengo ninguna duda de que se habría introducido una legislación adecuada sólo para este caso.

El difunto poeta palestino Samih Al-Qasim explicó en un documental producido por Rawan Al-Damin de Al Jazeera que su familia poseía muchas tierras antes de la creación del Estado sionista. Cuando el gobierno de ocupación quiso confiscar las tierras de su familia, primero les ordenó que no las utilizaran durante un periodo determinado mientras se realizaban maniobras militares en las cercanías. Al cabo de tres años, el gobierno israelí emitió avisos comunicando a la familia que la tierra había sido confiscada por el Estado.

La familia de Al-Qasim recurrió al sistema jurídico israelí para protestar. Un juez les dijo que la ley israelí estipula que las tierras "abandonadas" durante más de tres años pasan automáticamente a ser propiedad del Estado. Cuando señalaron que habían abandonado la tierra a petición del ejército, el juez les dijo que presentaran una denuncia contra el ejército. El caso se cerró y el terreno fue debidamente confiscado.

LEER: Los atletas olímpicos representan la auténtica actitud árabe hacia Israel

Los residentes palestinos de Sheikh Jarrah tienen o pueden obtener documentos que prueban su propiedad de la tierra en cuestión, que les fue transferida por el gobierno jordano a mediados de la década de 1950 en un acuerdo con la UNRWA. Esto fue veinte años antes de la ocupación israelí de Jerusalén en 1967. Sus abogados afirman que, según la legislación israelí, estos documentos anulan la reclamación de propiedad de la empresa israelí. Por lo tanto, el gobierno tiene tiempo para promulgar una legislación que anule la validez del acuerdo jordano. No sería una sorpresa que eso ocurriera.

Aunque uno de los abogados que representan a las familias ha dicho que la propuesta judicial es mejor que nada para ellos, la han rechazado. "No soy un inquilino protegido", insistió Nabil Al-Kurd, cuya casa es una de las cuatro reclamadas por la empresa. "Soy el propietario legítimo. Esto es un intento de tomarnos el pelo".

Todas las familias palestinas de los territorios palestinos ocupados, incluida la de Sheikh Jarrah, deben permanecer firmes en sus hogares. Son dueños de su propiedad y no deben ceder sus derechos de propiedad por mucha presión que reciban. Tarde o temprano, la ocupación israelí terminará y podrán vivir pacíficamente y con seguridad en sus hogares.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines