Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El presidente de Túnez destituye a 30 funcionarios en 10 días

El nuevo presidente de Túnez, Kais Saied, jura su cargo el 23 de octubre de 2019 en Túnez tras su sorprendente victoria electoral frente a los líderes del establishment político. [FETHI BELAID/AFP vía Getty Images]

Treinta funcionarios han sido despedidos de las instituciones del Estado en Túnez tras la toma de posesión de los poderes ejecutivos por parte del presidente Kais Saied el 25 de julio.

El mes pasado, Saied anunció que había congelado el parlamento, destituido al primer ministro Hicham Mechichi y asumido el pleno control legislativo y judicial hasta que se establecieran nuevos sistemas, citando el artículo 80 de la Constitución para justificar sus acciones.

La presidencia no dio explicaciones sobre las destituciones iniciadas por Saied, y los observadores esperan que se anuncien más en los próximos días.

Mechichi fue el primero en ser destituido de su cargo, junto con el ministro de Defensa, Ibrahim El-Bartaji, y el ministro encargado de la función pública y ministro de Justicia en funciones, Hasna Ben Slimane.

Para llenar el subsiguiente vacío, la Presidencia decidió que los secretarios generales y los funcionarios encargados de los asuntos administrativos y financieros en el gobierno y en los ministerios mencionados gestionaran las instituciones soberanas hasta que se nombren nuevos miembros del gobierno y un primer ministro.

El lunes, el ministro de Economía, Finanzas y Apoyo a la Inversión, Ali Kooli, fue destituido y sustituido por Sihem Boughdiri Nemissa.

El ministro de Tecnologías de la Comunicación y ministro en funciones de Agricultura, Pesca y Recursos Hídricos, Mohamed Fadhel Kraiem, también fue relevado de sus funciones, y Nizar Ben Neji fue asignado para dirigir el ministerio.

LEER: El ex presidente de Túnez señala que los errores de Kais Saied podrían equivaler a alta traición

Dos días después de asumir los poderes ejecutivos, Saied destituyó al jefe de la justicia militar, el general Tawfk Al-Ayouni, y al jefe de la Autoridad General para los Mártires y Heridos de la Revolución y las Operaciones Terroristas, Abdel Razzaq Al-Kilani.

El presidente también destituyó a Moez Mkaddem, director de la oficina de Mechichi, y al secretario del gobierno, Walid Al-Dhahabi, además de los ocho asesores del primer ministro, Rachad Ben Ramadan, Hassan Ben Omar, Elyes Al-Ghariani, Osama Al-Khriji, Abdel Salam Al-Abbasi, Salim Al-Tisawi, Zakaria Belkhouja y Mofedi Mesadi.

También fueron destituidos Fathi Bayar, Mohamed Ali Al-Aroui, Hossam Eddine Ben Mahmoud, Basma Al-Daoudi, Ibtihal Al-Attawi, Monji Al-Khadrawein, Nabil ben Hadid, Bassam Kchaw y Rawdha Ben Saleh.

El 28 de julio, Saied despidió a Mohammed Lasaad Dahesh, director general de la televisión estatal del país, y asignó a Awatef El-Dali la dirección temporal del establecimiento.

Al día siguiente, el director general de los servicios de inteligencia del Ministerio del Interior, Lazhar Longo, también fue destituido, y se informó de que Mohamed Cherif había recibido la orden de sustituirle.

En un comunicado emitido ayer, la presidencia informó de que había puesto fin al mandato de Najmeddine Lakhal, embajador extraordinario y plenipotenciario de la República de Túnez en Washington.

El presidente también destituyó a Anis Oueslati, gobernador de Sfax.

Saied ha negado las acusaciones de haber dado un golpe de Estado y dice que está trabajando para "salvar el Estado tunecino".

Sus medidas llegan después de que estallaran violentas protestas en varias ciudades tunecinas criticando la gestión del gobierno en materia de economía y el coronavirus. Los manifestantes habían pedido la disolución del Parlamento.

Categorías
ÁfricaNoticiasTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines