Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Cómo se ha obstaculizado la creación del Tribunal Constitucional en Túnez desde 2014?

La calle Habib Burgiba permanece en silencio después de que el presidente tunecino Kais Saied anunciara a última hora del domingo que ha asumido plenamente la autoridad ejecutiva además de suspender el parlamento en Túnez, Túnez, el 27 de julio de 2021. [Arif Hüdaverdi Yaman - Agencia Anadolu]

El establecimiento de un Tribunal Constitucional en Túnez se ha visto obstaculizado desde 2014. Se trata de una institución judicial que debía haberse creado como máximo un año después de las elecciones de 2014, pero seis años después aún no se ha formado.

El tribunal está formado por 12 miembros, cuatro de los cuales son nombrados por el parlamento, cuatro están formados por el Consejo Judicial Supremo, mientras que el presidente nombra a los cuatro restantes.

El parlamento ha hecho varios intentos de nombrar a los cuatro primeros miembros. Ocho plenos (seis en la pasada legislatura y dos en la actual) han fracasado por la falta de acuerdo sobre los candidatos en cuanto a su integridad y neutralidad. El Parlamento no alcanzó la mayoría de dos tercios necesaria a la hora de votar a los posibles miembros del tribunal, salvo en el caso de Roudha Al-Ouerseghni en marzo de 2018, que había sido propuesta por el bloque de Nidaa Tunis.

Al parecer, los ministros de Nidaa Túnez, el Proyecto Túnez (Machrou Tounes) y el Bloque Democrático no se adhirieron al acuerdo al que habían llegado los partidos respecto a cuatro candidatos. Sabiendo que la votación era secreta, dieron la espalda al acuerdo y sólo votaron por Roudha Al-Ouerseghni, impidiendo la creación del tribunal.

LEER: A diferencia de los laicos, los "islamistas" de Túnez eran débiles pero no antidemocráticos

Tras cada intento fallido, el parlamento abrió la puerta a las candidaturas y a nuevos intentos de llegar a un acuerdo.

Las repetidas divisiones dentro de los bloques parlamentarios, especialmente dentro de Nidaa Túnez, complicaron la situación. Esto dificultó la consecución de un acuerdo que contara con el respaldo del número necesario de ministros. Como consecuencia de la fragmentación, varios partidos propusieron enmiendas que facilitarían y agilizarían la creación del tribunal.

Estas enmiendas permiten al Consejo Superior de la Magistratura y a la Presidencia de la República nombrar a ocho miembros sin esperar a que el parlamento finalice la elección de cuatro miembros para completar la composición del tribunal. También reducen la mayoría necesaria para una votación parlamentaria sobre el asunto de dos tercios a tres quintos, lo que significa que 131 ministros tendrían que votar a favor de un miembro del Tribunal Constitucional en lugar de 145.

Las enmiendas se aprobaron en un pleno celebrado el 25 de marzo de 2021 en el que 129 diputados votaron a favor. Sin embargo, el presidente se negó a ratificar la enmienda como ley. Saied justificó su actuación alegando la expiración del plazo previsto para la elección de los miembros del tribunal.

Los expertos, sin embargo, coinciden en que aunque el plazo haya llegado a su fin, no significa que el Parlamento haya perdido el derecho a establecer el tribunal, citando como prueba el Consejo Judicial Supremo que fue nombrado en un año y medio aunque el tiempo asignado para su formación era de seis meses. Para que la ley modificada fuera ejecutable, debía ser ratificada por el presidente. Como esto no ocurrió, se siguieron aplicando las condiciones anteriores.

LEER: Culpar a Ennahda de los problemas de Túnez es un error y no resolverá la crisis

El 4 de mayo de 2021, el Parlamento votó de nuevo a favor de la modificación de la Ley del Tribunal Constitucional, después de que fuera rechazada por el presidente el 3 de abril. La ley modificada se aprobó de nuevo con una mayoría reforzada en la que votaron a favor 141 diputados.

Tras la negativa del presidente a ratificar por segunda vez la ley, el parlamento dio el paso de repetir el intento de votación para elegir a cuatro miembros del tribunal sobre la base de la ley original.

Sin embargo, los ministros leales al presidente Kais Saied siguieron obstruyendo los esfuerzos para avanzar y establecer el Tribunal Constitucional. Esto se vio agravado por la pandemia de coronavirus.

Las candidaturas volvieron a abrirse y se fijó el 8 de julio como fecha para una sesión general en la que se debatirían las candidaturas, pero se pospuso debido a la propagación del covirus en el país.

El 25 de julio, el presidente Kais Saied congeló el parlamento, retiró la inmunidad a los ministros y asumió los poderes legislativo y judicial.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 2 de agosto

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónReportajes y AnálisisTúnez

Agencia y portal de información.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines