Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una demanda en EE.UU. presenta detalles estremecedores de las torturas saudíes

Un hombre se encuentra frente a la embajada de Canadá en la capital saudí, Riad, el 7 de agosto de 2018, un día después de que Arabia Saudí dijera que expulsaba al embajador canadiense y retiraba a su enviado al tiempo que congelaba todo nuevo comercio, en represalia por los enérgicos llamamientos de Ottawa a la liberación de los activistas encarcelados. [NASSER AL-HARBI/AFP vía Getty Images]

Recientemente se han presentado ante un tribunal canadiense desgarradores relatos de torturas por parte de funcionarios saudíes en el marco del caso en el que está implicado el ex alto cargo de los servicios de inteligencia de Riad, Saad Al-Jabri. Este hombre de 63 años está inmerso en una amarga batalla legal con el reino por presunta malversación y apropiación indebida de fondos estatales, que él niega. También ha presentado una demanda en Estados Unidos en la que alega que el príncipe heredero Mohammed Bin Salman hizo varios intentos de asesinarle después de que huyera del reino debido a la preocupación por su seguridad.

Al-Jabri cayó en desgracia en 2017, tras el golpe blando que vio a Bin Salman sustituir a Mohammed Bin Nayef como príncipe heredero. El antiguo oficial de inteligencia, del que se dice que conoce todos los secretos de la realeza saudí, dejó el reino y se instaló en Turquía antes de trasladarse a Canadá. Desde la salida de Al-Jabri, sus hijos y los miembros de su familia ampliada habrían sido utilizados como peones en una disputa de alto nivel que ha llamado la atención del presidente estadounidense Joe Biden.

Según el último relato de torturas recogido en los documentos judiciales, el yerno de Al-Jabri, Salem Almuzaini, sufrió horribles abusos físicos y psicológicos mientras estaba detenido por funcionarios saudíes. Su relato fue enviado por mensaje de texto al teléfono móvil de su esposa Hissah Almuzaini. La escalofriante descripción del calvario de Salem recuerda a las memorias de sufrimiento de los presos políticos de Irán, Chile, Sudáfrica y la Unión Soviética, conocidos por torturar a los presos y a la oposición al gobierno.

LEER: Las universidades saudíes despiden a más de 100 académicos de Yemen

Salem dijo que lo azotaron, lo mataron de hambre, lo golpearon con barras de hierro y lo electrocutaron; también describe que le ordenaron arrastrarse a cuatro patas y ladrar como un perro.

"Dijo que había pasado por muchas sesiones de tortura e interrogatorio, y que los oficiales le obligaron a decir y firmar admisiones de cosas que eran falsas, y a darles información sobre mi padre", dijo Hissah según los archivos del tribunal. Afirmó que su marido se había mostrado reacio a hablarle de sus torturas e interrogatorios, en parte por el trauma de esos recuerdos.

Las fotos enviadas por Salem también se incluyeron en los archivos judiciales e incluyen una que muestra la decoloración de su tobillo y pie donde fue golpeado. Subrayando el horrible alcance de los malos tratos, las fotos de su cuerpo maltratado y magullado fueron tomadas tres meses después de la tortura, según su esposa. Explicó que las lesiones no reflejan el alcance de las marcas que vio en él cuando hablaron por primera vez por videollamada.

Se afirma que, en un momento dado, el interrogador de Salem le dijo que metiera la mano en una caja y eligiera un látigo para su próxima paliza; cuando dudó, el interrogador eligió uno y lo utilizó para azotar a Salem mientras orinaba. A Salem se le ordenó que no dijera su nombre y que se refiriera a sí mismo como "9". En otro momento, se le ordenó que comiera su cena del suelo, como un perro.

LEER: Agentes de seguridad egipcios estuvieron presentes cuando el primer ministro tunecino fue golpeado hasta que dimitió

"Me acosaban las preocupaciones por todos lados", cuenta Hissah. "Me preocupaba por mi madre, mi mujer, mis hijos, mis hermanas, mi tío, mis empresas, mis empleados, mi futuro, el dolor de mi cuerpo, la humillación y el miedo. En realidad, los sentimientos no pueden describirlo. Sólo diré que la injusticia y la represión de la humanidad eran intensas. Me sentía débil e impotente".

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOriente MedioSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines