Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El gobierno israelí quiere que más hombres ultraortodoxos trabajen

Judíos ultraortodoxos con máscaras protectoras caminan llevando bolsas de compras en la ciudad religiosa israelí de Bnei Brak, cerca de Tel Aviv, el 6 de abril de 2020, [MENAHEM KAHANA/AFP vía Getty Images].

El nuevo gobierno de Israel quiere aprovechar una rara oportunidad política para empujar a un mayor número de hombres judíos ultraortodoxos a la fuerza de trabajo para impulsar la economía, una medida que podría enfrentar a poderosos líderes religiosos con los políticos, informa Reuters.

Para 2065, se espera que la comunidad "haredi" de Israel represente el 32% de la población del país, frente al 12% actual, según estimaciones oficiales.

Sólo un 50% de los hombres ultraortodoxos trabajan. La otra mitad estudia textos religiosos en los seminarios, el Banco de Israel y los responsables económicos han advertido de las tensiones presupuestarias a largo plazo si no se integran en la población activa.

"Aumentar las tasas de empleo y productividad laboral de la población ultraortodoxa, especialmente de los hombres, son cuestiones de importancia estratégica para el PIB per cápita, la productividad laboral y la reducción de las disparidades de ingresos entre los ultraortodoxos y el resto de la sociedad", dijo el Banco de Israel a Reuters.

LEER: El rey de Jordania confirma haberse reunido con los israelíes Bennett y Gantz

Pero durante gran parte de los últimos 12 años, dos partidos ultraortodoxos han apoyado a la coalición gobernante del ex primer ministro Benjamin Netanyahu, impidiendo así cualquier cambio.

Ahora no hay partidos ultraortodoxos en el gobierno, y el ministro de Economía, Avigdor Lieberman, es un laico decidido. Los varones haredi, dice Lieberman, deben "ganarse la vida decentemente y no a base de subsidios y limosnas".

Ya ha disparado su primer tiro: un plan que exigiría que ambos padres estuvieran empleados para recibir subvenciones estatales para las guarderías.

Reacciones

Los políticos haredíes han atacado rotundamente las propuestas. Moshe Gafni, jefe del partido Judaísmo Unido de la Torá, calificó a Lieberman de "malvado".

Muchas familias ultraortodoxas son numerosas y suelen estar sustentadas por mujeres, de las que el 78% tienen trabajo.

Devorah Lipner, una mujer ultraortodoxa de 22 años que dirige una organización sin ánimo de lucro en Jerusalén, dijo que podría tener que dejar su trabajo, ya que no espera que su marido deje de estudiar la Torá.

"El estilo de vida de la comunidad ultraortodoxa es que la Torá es lo primero y todo lo demás es secundario... (y) es mi derecho democrático a vivir según mi religión", dijo.

"Hacer la vida más cara y más difícil es una forma muy divertida de hacer que la gente salga a trabajar".

La comunidad haredí y algunos analistas han instado al gobierno a no promulgar políticas que puedan resultar contraproducentes y obligar a las mujeres a abandonar la fuerza de trabajo en detrimento de los hombres.

Eitan Regev, director general adjunto del Instituto Haredí de Asuntos Públicos, considera que la escasa remuneración es un obstáculo para la rápida integración: muchos hombres ultraortodoxos no pueden tener sueldos altos porque nunca estudiaron inglés, matemáticas y ciencias.

"Si se crean oportunidades de trabajo y se da la formación adecuada para que los salarios de entrada sean lo suficientemente altos como para compensar lo que van a perder -como el estudio de la Torá-, entonces entrarán en el mercado laboral", dijo Regev.

El apoyo del Estado a los haredim y las exenciones del servicio militar han sido durante mucho tiempo una molestia para muchos israelíes.

LEER: El Patriarca ortodoxo griego insiste en que la mezquita de Al-Aqsa es exclusivamente para los musulmanes

Pero la escasa mayoría del nuevo gobierno puede impedir que Lieberman aplique la reforma: el primer ministro Naftali Bennett puede necesitar que los partidos haredíes se unan a su coalición si otros la abandonan.

Un sector crucial es el de las industrias de alta tecnología. Alrededor del 10% de los universitarios que estudian tecnología son ultraortodoxos, y 10.000 haredim trabajan en el sector, 7.000 de ellos mujeres.

Moshe Friedman, cuya organización Kamatech trabaja para integrar a sus compatriotas haredim en el sector tecnológico y ayudarles a crear empresas, dijo que podrían cubrir las vacantes que las empresas de alta tecnología están anunciando.

"Veo muchos jóvenes haredim que quieren incorporarse a la mano de obra y a la industria tecnológica. Vienen a nosotros por miles", dijo Friedman, y añadió que el gobierno "sólo tiene que ayudarles con una mejor educación y una mejor formación".

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioPalestinaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines