Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El compromiso de dos Estados normaliza el colonialismo israelí

Una bandera palestina ondea en la ciudad de Beita, cerca de la ciudad ocupada de Naplusa, frente al recién establecido puesto de colonos israelíes de Evyatar el 6 de julio de 2021 [JAAFAR ASHTIYEH/AFP via Getty Images].

Tras la firma de los Acuerdos de Abraham del año pasado con la mediación de la administración Trump, la comunidad internacional se despertó ante la normalización de la colonización de Palestina por parte de Israel; nadie parecía ser especialmente reacio a ello. Es revelador que mientras la normalización de las relaciones entre Israel y los Estados árabes creó un poco de revuelo, la normalización previa de Israel en sí misma a nivel internacional, primero a través de su aceptación como Estado y miembro de la ONU, y más tarde a través del compromiso de dos Estados, sobre el que descansa el consenso internacional, nunca debe ser condenada.

La decisión de la Unión Africana (UA) de aceptar a Israel como Estado observador ha sido criticada como un logro más de las ganancias diplomáticas del Estado contra el pueblo palestino, y con razón. África todavía lleva las cicatrices de su propia historia colonial; los miembros de la UA deberían haber sabido mejor que prestar su apoyo a otra entidad colonial de colonos que ha sido descrita como un estado de "apartheid". Si alguien conoce los males del apartheid, deberían ser los países de África, pero parece que no.

En cuanto al apoyo de la UA al consenso internacional sobre Palestina, la "solución" de dos estados no ha sido realmente traicionada. Sin embargo, los propios palestinos sí lo han hecho, gracias a este paradigma impuesto internacionalmente.

El presidente de la Comisión de la UA, Moussa Faki, reiteró el compromiso del bloque con el compromiso de los dos Estados. "El camino hacia la paz y la estabilidad duraderas requiere que el proceso de paz y las soluciones que se busquen no sólo sean aceptables, sino que garanticen los derechos de todas las partes", afirmó.

Decir que la UA ha traicionado su apoyo a Palestina al abrazar a Israel es una cosa, pero el propio paradigma de los dos Estados es una traición a Palestina, con o sin consenso internacional. El hecho de que ciertos países estén de acuerdo en algo no lo hace correcto o justo.

LEER: Para Argelia, la adhesión de Israel a la Unión Africana no afectará al apoyo del grupo a Palestina

Lo que ha hecho la UA es ampliar el impacto de su traición convencional, que se pasa por alto porque la comunidad internacional aparentemente no ve ninguna contradicción en alinearse con el Estado colono-colonial mientras afirma simultáneamente que apoya los derechos del pueblo colonizado. Mientras las afirmaciones de apoyo a Palestina conserven su influencia política -esta debacle también es apoyada por la Autoridad Palestina Quisling- las líneas siempre serán borrosas, y siempre en beneficio de Israel.

Si la UA hubiera apoyado inequívocamente la liberación de Palestina, no habría respaldado los "dos estados". Lo mismo ocurre con el resto del mundo, que no quiere ver el fin del colonialismo israelí.

La comunidad internacional se aferra al paradigma de los dos Estados para proporcionar un barniz de apoyo a Palestina, y la UA está haciendo lo mismo. Puede señalar su compromiso con el compromiso de los dos Estados como un apoyo a los palestinos, sabiendo perfectamente que un Estado de Palestina está ya lejos de ser viable y que, por tanto, es poco probable que llegue a existir. Al alinearse con el resto de la comunidad internacional, la UA ha normalizado a Israel con sus políticas coloniales y su violencia.

Así, la Unión está inmersa en un proceso que comenzó con el Plan de Partición de la ONU de 1947, aunque "dos estados" normaliza la limpieza étnica de los palestinos a partir de 1948, así como la existencia colonial de Israel. La UA debería ser criticada por su postura, al igual que todos los demás países que han normalizado el Israel colonial. No hay que olvidar las raíces de esta parodia política.

La preferencia de la AP por el pragmatismo refrenda todos los agravios históricos infligidos al pueblo palestino por la comunidad internacional. Ahora deberíamos preguntarnos por qué los dirigentes palestinos nunca han cuestionado las raíces de la normalización de Israel, a pesar de que Palestina está siendo devorada a diario por el Estado colono-colonial.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines