Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El nuevo gobierno de Israel sigue atacando la mezquita de Al-Aqsa

Fuerzas israelíes detienen a palestinos durante una manifestación cerca de Qubbat al-Sakhra (la Cúpula de la Roca) contra las consignas de los israelíes de extrema derecha que insultan al profeta Mahoma durante la "marcha de la bandera" en Jerusalén el 18 de junio de 2021. [Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu]

Las recientes declaraciones del primer ministro israelí, Naftali Bennett, sobre la libertad de los judíos para rezar en el interior de la mezquita de Al-Aqsa han vuelto a poner de relieve el debate sobre los jerosolimitanos y el barrio de Sheikh Jarrah, y su continua batalla contra el Estado de ocupación desde el Ramadán. Las declaraciones de Bennett también ponen en el punto de mira la Puerta de Damasco de la Ciudad Vieja como foco de confrontación. Esto se extendió a la mayoría de las zonas de la ciudad ocupada, después de que las fuerzas de seguridad israelíes asaltaran los minaretes de la Maguncia y Bab Al-Silsila en el Noble Santuario de Al-Aqsa y cortaran los cables de los altavoces de la mezquita.

Los jerosolimitanos palestinos se enfadaron cuando Israel trató de impedir el acceso a través de la Puerta de Damasco mediante barreras metálicas; ésta es testigo de las reuniones periódicas de palestinos que se dirigen a la mezquita de Al-Aqsa, especialmente por las tardes durante el Ramadán. El colofón fue la Batalla de la Espada de Jerusalén, que la resistencia palestina libró desde Gaza para frenar la judaización de la ciudad ocupada y el desalojo forzoso de los residentes del barrio de Sheikh Jarrah.

Aunque la ofensiva israelí contra Gaza detuvo el asalto de los colonos a Al-Aqsa, el fin del ataque, la formación de un nuevo gobierno israelí y la creciente asertividad de los colonos han hecho que vuelvan las incursiones en la mezquita y las marchas provocadoras dentro de su recinto.

Puede que las cuatro elecciones israelíes entre 2019 y este año no hayan producido gobiernos estables, pero sí han reforzado la presencia de la derecha y la extrema derecha en el parlamento, la Knesset. Los MKs extremistas no han dudado en expresar sus ambiciones de tomar Jerusalén y la mezquita de Al-Aqsa.

LEER: La expansión colonial de Israel no se produce en un contexto de vacío político

En los últimos años se han promulgado una serie de leyes y enmiendas caracterizadas por el celo religioso que amenazan el estatus de los residentes palestinos de Jerusalén, sus hogares y sus lugares sagrados. Ahora, dieciocho diputados representan a partidos que abogan por los ataques a la mezquita de Al-Aqsa, y están dispuestos a aprovechar los ataques que han tenido lugar entre 2015 y 2021. Las respuestas palestinas han sido la Intifada del Cuchillo de 2015, el levantamiento de Bab Al-Asbat de 2017, los disturbios de Bab Al-Rahma en 2019 y los sucesos de la Puerta de Damasco de hace un par de meses. Lo ocurrido en la Puerta de Damasco no fue un hecho aislado. Los israelíes intentaron instalar puertas electrónicas allí en 2017 y han explotado otros incidentes provocadores, incluidos los señalados anteriormente.

Israel comete crímenes de guerra contra los fieles de la mezquita de Al-Aqsa - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

En los últimos meses, los grupos de colonos han convocado grandes concentraciones en la Puerta de Damasco, bajo el lema del "honor judío". Allí están protegidos por las fuerzas de seguridad, que han atacado a los palestinos que protestaban por la presencia de los colonos en la ciudad ocupada. Los enfrentamientos han dado lugar a llamamientos abiertos para que los palestinos sean expulsados de Jerusalén -limpieza étnica- e incluso para que sean asesinados.

Los recientes acontecimientos en la mezquita de Al-Aqsa se producen después de una serie de medidas adoptadas por el gobierno israelí y los grupos de colonos judíos. En el pasado hemos oído hablar del descubrimiento de túneles bajo la mezquita, que "prueban" una antigua presencia judía; de las celebraciones del nacimiento de una novilla roja, precursora de la construcción de un Templo que sustituya a Al-Aqsa; y del barniz legal que se da a los judíos para rezar en la mezquita. Las incursiones de los colonos, mientras tanto, son cada vez mayores y más frecuentes. El año pasado -durante la pandemia, hay que recordarlo- el santuario de Al-Aqsa fue asaltado por más de 30.000 colonos judíos, lo que supone el doble del número de israelíes que entraron en la zona en 2016 y cinco veces más que los que protagonizaron maniobras similares en 2009.

Las autoridades religiosas judías parecen dar legitimidad a estas incursiones, aunque los judíos haredíes insisten en que está prohibido que los judíos entren en el santuario por si entran por error en el "santo de los santos" mientras están en estado de impureza ritual. Esta prohibición fue reiterada recientemente por altos rabinos de Israel. Sin embargo, más de 600 rabinos de la comunidad judía afirman que dicha prohibición está desfasada.

Los extremistas de derecha de Israel han acordado con la policía permitirles entrar en Al-Aqsa en mayor número que nunca. Al mismo tiempo, la policía israelí ha retirado a los miembros del Movimiento Islámico en Israel que pasan todo el tiempo en la mezquita de Al-Aqsa para mantener la presencia musulmana en ella. El movimiento fue prohibido en Israel en 2015.

A medida que aumenta el número de incursiones armadas judías en la mezquita de Al-Aqsa, quienes están detrás de ellas parecen ignorar las advertencias de los servicios de seguridad de que esto puede exacerbar la tensión entre palestinos e israelíes. De hecho, que esto puede ser incluso un punto de inflamación para toda la región. El nuevo gobierno, como sus predecesores, hace la vista gorda.

LEER: Un activista palestino asegura que "el pueblo de Beita utilizará todos los medios para mantener su tierra libre"

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines