Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un activista palestino asegura que "el pueblo de Beita utilizará todos los medios para mantener su tierra libre"

La activista y fotógrafa palestina Baraa Hussein, 23 de julio de 2021 [Baraa Hussein].

Beita es la única aldea en los alrededores del sur de Nablus que no tiene un asentamiento ilegal israelí construido en sus tierras. Los palestinos están decididos a mantenerlo así.

"La gente de Beita rechaza completamente la presencia o incluso la idea de los asentamientos", me dijo la activista y fotógrafa Baraa Hussein. "Nunca se les permitirá permanecer en nuestra tierra".

A principios de mayo, aumentó la violencia de los colonos israelíes contra los palestinos de la aldea. El puesto de avanzada de Eviatar está construido en el monte Sabih, en las afueras del sur de Beita, y ocupa hasta el 30% de las tierras de la aldea.

Desde entonces, se han celebrado protestas diarias contra el puesto de avanzada. El sustento de al menos 17 familias palestinas -más de 100 personas- depende de poder cosechar sus aceitunas en las tierras que han poseído durante generaciones.

"En los últimos años ha habido varios intentos de los colonos de apoderarse de nuestras tierras, pero esta vez han aprovechado que la atención mundial se centraba en Sheikh Jarrah, en el Jerusalén ocupado, y en los ataques contra Gaza", explicó Hussein. "Al principio empezó con una sola tienda de campaña, luego creció a 20 y después a 35 caravanas, y ahora hay más de 65 caravanas en la montaña".

El monte Sabih está situado en la zona C, que constituye alrededor del 60% de la Cisjordania ocupada, bajo pleno control militar y administrativo israelí. Es un lugar estratégico, por lo que los colonos están desesperados por apoderarse de él. Situado entre tres aldeas palestinas de Qabalan, Yatma y Beita, señaló Hussein, el objetivo del puesto de asentamiento es separar el norte de Cisjordania del sur. Además, el puesto de control militar más importante de Cisjordania está cerca. Los residentes locales, dijo, temen que el puesto de avanzada crezca y se fusione con los asentamientos más grandes cercanos.

LEER: Beita, el icono de la resistencia popular palestina

Las protestas nocturnas implican que cientos de palestinos enmascarados se dirijan a la montaña para hacer ruido y mantener despiertos a los colonos. Esto se conoce como "confusión nocturna" y dura hasta el amanecer. También dirigen rayos láser verdes hacia el asentamiento, disparan piedras con hondas y lanzan fuegos artificiales.

"Los dos esfuerzos de resistencia más destacados son los disturbios nocturnos y la quema de neumáticos", dijo Hussein. "Esto envía un mensaje de que no tendrán ni un solo día de paz aquí en Beita. Nuestra tierra seguirá libre de colonos".

La quema de neumáticos, señaló, es una forma eficaz de irritar a los colonos. Se encienden según la dirección del viento para maximizar el efecto del humo. La resistencia, insisten los aldeanos, continuará hasta que los colonos y su puesto de avanzada abandonen la zona.

Protestas en Beita, en el monte Sabih, 23 de julio de 2021 [Baraa Hussein].

Hussein es "sólo un fotógrafo", pero cuando vio que nadie cubría los ataques a su pueblo, decidió utilizar su plataforma para documentar los acontecimientos hasta que la conciencia de lo que ocurre en Beita se extienda a los medios de comunicación.

Según el derecho internacional, todos los asentamientos israelíes en los territorios ocupados son ilegales. El puesto de avanzada de Eviatar es ilegal incluso según la legislación israelí, ya que se estableció sin autorización del gobierno. Sin embargo, los soldados israelíes no sólo protegen a los colonos, sino que también atacan a los manifestantes, matando a cinco palestinos e hiriendo a otros cientos.

El mes pasado, Mohammed Hamayel, de 16 años, y Ahmed Bani Shamsa, de 17, fueron abatidos por las fuerzas israelíes durante las protestas. Al parecer, los dos eran amigos del colegio entre los cientos de jóvenes de Beita que participan en las protestas con regularidad. Cuando los habitantes del pueblo intentaron evacuar a los chicos heridos, también les dispararon.

"Los soldados apuntan a propósito a las piernas de los manifestantes", me dijo Hussein. "Esto ha provocado que más de 600 personas resulten heridas con munición real. La mayoría de las víctimas son hombres jóvenes, que ahora van todos con muletas".

LEER: Israel derriba 72 edificios y desplaza a decenas de palestinos en los últimos tres meses

Añadió que los soldados están aumentando el uso de munición real y de supresores -silenciadores- para reducir el ruido de las balas. "El nivel de protección que los colonos tienen de los soldados es aterrador. Hacen todo lo posible para reprimir a los palestinos".

La semana pasada, los colonos abandonaron el lugar tras el compromiso que les ofreció el gobierno israelí, que podría hacerles regresar a la zona. Según un comunicado del Consejo Regional de Samaria, que representa a los asentamientos judíos del norte de la Cisjordania ocupada, las estructuras del puesto de avanzada no serán demolidas, sino transformadas en una base para los soldados israelíes.

"Si la montaña es tomada por Israel, toda la zona industrial cercana será arrebatada a los palestinos y eliminada", dijo Hussein. "Se tomarán cientos de hectáreas. También será peligroso para los agricultores, los trabajadores y los que viajen entre ciudades".

Israel tiende a frenar sus ataques cuando está bajo el escrutinio de los medios de comunicación, por lo que insta al mundo a sentarse y tomar nota de lo que está sucediendo en Beita. "En cualquier otra parte del mundo, los ladrones son peligrosos y constituyen una amenaza para la sociedad. Sin embargo, en Beita, donde nos roban nuestras casas y nuestras tierras, las víctimas son vistas como una amenaza para el Estado ladrón que ocupa nuestras tierras."

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines