Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El gélido recibimiento de Israel a Ben & Jerry's

Tarrinas de helado Ben and Jerry's, fabricado por Unilever Plc, en un congelador de un supermercado Morrisons, operado por Wm Morrison Supermarkets Plc, en Saint Ives, Reino Unido, el miércoles 19 de agosto de 2020 [Chris Ratcliffe/Bloomberg vía Getty Images].

Una victoria histórica en la campaña del movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra Israel se produjo el lunes, con un anuncio de Ben y Jerry's.

Tras años de llamamientos de la campaña de BDS, el fabricante de helados estadounidense declaró que dejaría de vender sus productos en los asentamientos israelíes de Cisjordania, es decir, en tierras palestinas robadas.

El movimiento de BDS ha acogido la medida como un paso en la dirección correcta, y ha pedido a Ben and Jerry's que vaya más allá y se retire por completo de Israel.

El Comité Nacional de BDS de Palestina (o BNC) dijo que era: "Un paso decisivo para acabar con la complicidad de la empresa en la ocupación israelí y las violaciones de los derechos de los palestinos".

El BNC saludó a la empresa por: "Por fin poner su política sobre el régimen de opresión de Israel contra los palestinos en línea con sus posiciones progresistas sobre Black Lives Matter y otras luchas por la justicia".

Ben and Jerry's, que comenzó como una pequeña empresa en Vermont, tiene la reputación de ser una empresa socialmente responsable. Tiene una política oficial de apoyo al movimiento Black Lives Matter, declarando en 2016 que: "El racismo sistémico e institucionalizado son los problemas de derechos civiles y justicia social que definen nuestro tiempo".

Aunque acogió ampliamente la medida de Ben y Jerry's el lunes, el BNC concluyó su declaración pidiendo a la empresa que hiciera más y que: "Poner fin a todas las operaciones en el Israel del apartheid".

LEER: El software espía israelí es una amenaza para todas las libertades del mundo

El concesionario israelí de Ben y Jerry's dijo a los periodistas que había rechazado la petición de la empresa estadounidense de poner fin a su suministro a los asentamientos israelíes en Cisjordania. "Lo rechazo", dijo, afirmando que tal acción probablemente caería en las leyes anti-BDS de Israel. Por ello, el acuerdo de licencia que tiene con su distribuidor israelí -que finaliza a finales del próximo año- no se renovará.

Algunos activistas en las redes sociales no se dejaron impresionar y exigieron que Ben and Jerry's se retirara de Israel.

En mi opinión, fue al menos un paso en la dirección correcta, y la empresa pronto se va a topar con el agudo muro del apoyo de Israel a sus asentamientos en Cisjordania. Los asentamientos de Cisjordania son Israel, y la realidad es que todo Israel es un asentamiento. Los asentamientos de Cisjordania están totalmente integrados en la economía, las leyes y la infraestructura estatal de Israel.

Los palestinos de Cisjordania, por supuesto, están totalmente discriminados por el sistema de apartheid de Israel. Los palestinos autóctonos que viven en las mismas zonas que los colonos israelíes recién llegados que ocupan ilegalmente sus tierras robadas no tienen los mismos derechos que los israelíes.

Este es un ejemplo de por qué Israel es un sistema de apartheid.

Las reacciones de los funcionarios del gobierno israelí, de los políticos y de los propagandistas antipalestinos en Occidente han sido nada menos que desquiciadas.

El lobista israelí Ian Austin (un ex diputado que abandonó el Partido Laborista por el apoyo de Jeremy Corbyn a los derechos de los palestinos y que difamó implacablemente al ex líder como "antisemita") tuiteó abiertamente el racismo antipalestino, burlándose de una falsa tarrina de helado de Ben y Jerry's que incluía el nombre de Hamás.

El ex primer ministro y líder de la oposición, Benjamin Netanyahu, declaró -sin ningún sentido de la ironía ni de la autoconciencia- un boicot a los helados de Ben y Jerry's.

LEER: Un activista palestino asegura que "el pueblo de Beita utilizará todos los medios para mantener su tierra libre"

El actual primer ministro, Naftali Bennett, calificó a Ben and Jerry's de "helado antiisraelí" y declaró que el gobierno lucharía contra el boicot "con todas nuestras fuerzas".

El ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid (antiguo presentador de noticias de televisión), tachó al fabricante de helados de antisemita y exigió que los estados de EE.UU. con leyes anti-BDS las aplicaran en este caso.

En realidad, cada vez que las leyes anti-BDS de los estados de EE.UU. han sido llevadas a los tribunales superiores, han sido derogadas por ser descaradamente inconstitucionales. Cinco estados ya lo han hecho.

El presidente de Israel -supuestamente un "moderado"- hizo un berrinche aún más salvaje, afirmando que las acciones del fabricante de postres congelados eran "un nuevo tipo de terrorismo".

Va a haber un ajuste de cuentas: es casi seguro que Ben y Jerry's no podrá abastecer a las empresas sólo en el "propio Israel", y no a los asentamientos de Cisjordania. En la práctica, la economía israelí no distingue entre ambos. En última instancia, Ben y Jerry's va a tener que tomar una de estas dos decisiones: dar marcha atrás al anuncio que hizo el lunes, o retirarse de Israel por completo. Debemos asegurarnos de que tome esta última.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines