Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Aumenta la presión para que Egipto detenga la ejecución de 12 condenados a muerte

Los días 17 y 18 de julio de 2021, un camión publicitario recorrió Washington D.C. y el norte de Virginia mostrando los rostros de 12 presos políticos en Egipto que se enfrentan a la pena de muerte [The Freedom Initiative/Flickr].

Las organizaciones de derechos humanos están presionando a Egipto para que detenga la ejecución de 12 hombres condenados a muerte que podrían ser colgados en cualquier momento.

Durante el fin de semana, la organización de derechos humanos con sede en Estados Unidos Freedom Initiative paseó un camión por Washington DC y el norte de Virginia con fotos de los rostros de los 12 presos políticos en el lateral, que se han dado a conocer como los 12 de Rabaa.

"Ayúdenos a salvarlos", rezaba la leyenda de la parte superior, en la que aparecían doce fotos de cabezas rodeadas por sogas. "Salva sus vidas".

Entre los hombres hay un dentista, un abogado, un médico, un cirujano, un ministro y muchos hermanos, padres, maridos e hijos.

El 14 de junio de este año, el tribunal de apelación de Egipto confirmó la pena de muerte para 12 miembros de los Hermanos Musulmanes acusados en el marco del caso de la sentada de Rabaa.

De los acusados, varios eran altos cargos, entre ellos el ex ministro de Juventud y Deportes; sin embargo, cuatro eran jóvenes a los que se dio el alto cuando salían de la sentada de Rabaa en un control policial y se les detuvo en el acto.

Los hombres fueron condenados en un juicio masivo, que ha sido ampliamente criticado por los defensores de los derechos. Estaban en el tribunal junto a 739 acusados en el que la defensa no tuvo la oportunidad de defender a sus clientes individualmente.

El presidente de Egipto, Abdel Fattah Al-Sisi, tenía 14 días desde la sentencia para emitir un indulto presidencial, su única oportunidad de salvarse ya que agotaron todos sus recursos, sin embargo, no lo hizo, lo que significa que podrían ser colgados en cualquier momento.

El 15 de julio se firmó el veredicto, lo que significa, según la Iniciativa por la Libertad, "que todo lo que se interpone entre los hombres y la ejecución es una señal de Sisi, y tememos que ésta pueda llevarse a cabo en cualquier momento."

Se temía que pudieran haber sido ejecutados durante la reciente festividad del Eid, a pesar de ser ilegal en Egipto, después de que a principios de este año 17 hombres fueran ejecutados durante el mes sagrado del Ramadán.

La sentencia provocó la condena mundial, sin embargo, sólo dos semanas después Egipto ejecutó a 16 personas en una semana en la ciudad norteña de Alejandría y en la Prisión de Apelación de El Cairo.

Los defensores de los derechos han advertido durante meses de la creciente crisis de la pena de muerte en Egipto, descrita por Amnistía Internacional como una "espeluznante racha de ejecuciones", con un aumento del 300% en los ahorcamientos.

Egipto es el tercer país del mundo con más ejecuciones, sólo superado por China e Irán. Se han dictado cientos de sentencias definitivas a presos políticos que no han tenido un juicio justo.

LEER: El gobierno de Biden firmará tratos de armas con tres países que violan los de derechos humanos

"La persecución de estas ejecuciones indica los esfuerzos del gobierno egipcio para, literalmente, exterminar a sus adversarios políticos", según la Iniciativa por la Libertad.

Reprieve también hace un llamamiento a la población para que se una a una campaña en la que se pide al gobierno egipcio que ponga fin a todas las ejecuciones, incluidas las de estos 12 hombres.

Reprieve describe lo que está ocurriendo en Egipto como una crisis de derechos humanos. El año pasado fueron asesinadas al menos 152 personas, entre ellas el padre Isaiah, que fue ejecutado sin previo aviso en mayo tras una confesión obtenida mediante tortura.

Biden ha sido criticado recientemente por haber prometido enmendar la incapacidad de Estados Unidos para enfrentarse a su aliado clave, Egipto, en materia de derechos humanos, pero en realidad mantener su relación cerca del statu quo.

A principios de este año, el gobierno estadounidense fue objeto de enormes críticas tras aprobar la venta de misiles a Egipto por valor de 197 millones de dólares, a pesar de las graves violaciones de los derechos humanos cometidas por el gobierno.

Estados Unidos ha seguido concediendo al país norteafricano su ayuda militar anual de 1.300 millones de dólares, a pesar de ser ahora uno de los más represivos del mundo.

En un artículo de opinión publicado ayer en el Washington Post, la responsable de defensa de Human Rights Watch, Elisa Epstein, afirmó que "el gobierno de EE.UU. no puede pretender promover los derechos humanos mientras vende armas avanzadas a gobiernos que violan los derechos".

Categorías
EgiptoHRWNoticiasSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines