Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Cuando ganar a cualquier precio no vale la pena

St James' Park Newcastle [Wikipedia]

Hubo un tiempo en el que el fútbol era sólo un bonito juego con 22 jugadores que daban patadas a un balón de cuero de un extremo a otro del campo mientras los aficionados animaban a su equipo con la esperanza de la victoria. Ahora se ha convertido en un complejo asunto multimillonario envuelto en la codicia, la política y el poder.

No se sabe qué habría hecho el gran entrenador del Liverpool, Bill Shankly. Ahora que se acerca el 40º aniversario de su muerte, ¿qué habría opinado de la corrupción del fútbol por parte de los jeques ricos en petróleo de Oriente Medio y de los ricos oligarcas rusos?

Muchos de estos inversores extranjeros proceden de lugares en los que los derechos humanos están limitados, en el mejor de los casos, y la corrupción es una forma de vida. Desde luego, no estaban cuando Shankly sacó al Liverpool FC de la antigua Segunda División como campeón y luego ganó tres títulos de Primera División, dos Copas de la FA, cuatro Charity Shields y la Copa de la UEFA. Mi recuerdo más vívido de él fue ver el que resultó ser su último partido de competición como entrenador, cuando el Liverpool derrotó al Newcastle United en Wembley en 1974.

Los hinchas del Newcastle suelen ser descritos como los más leales de la Premier League, que entonces no existía. No se sintieron demasiado aplastados tras el 3-0 de los hombres de Shankly, porque al menos llegamos a la final. Aunque es muy fácil seguir a equipos como el United y el City de Manchester, el Arsenal, el Chelsea y el Liverpool, se necesita un tipo especial de optimismo y dedicación para apoyar al gigante dormido de St James' Park.

Sin embargo, hoy los aficionados del Newcastle nos enfrentamos a un dilema moral, especialmente aquellos que, como yo, se preocupan por los derechos humanos y por el actual fenómeno del lavado deportivo. Reconozco que he tenido conflictos con la propuesta de adquisición del Newcastle por parte de un consorcio liderado por Arabia Saudí. He discutido con otros aficionados y seguidores en las redes sociales que están desesperados por ver cómo los petrodólares entran a raudales en el club con la creencia de que el éxito al estilo del Manchester City vendrá después.

"Podemos discutir sobre los derechos humanos con los saudíes una vez que la adquisición se lleve a cabo", me dijo recientemente una persona que representaba las opiniones de miles de aficionados. "¿Qué daño hace? Mira en la Premier League, hay dinero que llega de todo el mundo desde algunos lugares realmente malos".

Y tiene razón. En términos monetarios, el fútbol ofrece grandes oportunidades a los países ricos en petróleo y gas del mundo árabe que buscan hacer buen uso de su "poder blando". Para mi eterna vergüenza, estuve a punto de dejarme llevar por la perspectiva de un futuro éxito en el terreno de juego cuando el magnate del comercio Mike Ashley intentó vender el Newcastle United FC.

LEER: Islamofobia y cambios demográficos en Europa

Sin embargo, la adquisición de 300 millones de libras liderada por Arabia Saudí se ha paralizado en varias ocasiones y ahora los abogados están implicados. El caso de arbitraje de Ashley contra la Premier League se ha aplazado hasta principios del próximo año. Los aficionados, frustrados, pensaron que el acuerdo estaba cerrado cuando el consorcio saudí, que incluye a la financiera Amanda Staveley y al multimillonario Reuben Brothers, pagó a Ashley un depósito no reembolsable de 17 millones de libras. Sólo faltaba el visto bueno de la Premier League.

Eso fue en abril del año pasado; quince meses después no hemos avanzado. La Premier League no ha rechazado la oferta, pero ha pedido que se demuestre la separación entre el principal inversor, el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí (PIF), y el Estado saudí.

Hace unos días se abrió una audiencia de arbitraje en Londres, pero luego ambas partes dudaron cuando se les pidió que presentaran pruebas de la separación. El resultado fue el polémico aplazamiento que ha dejado a decenas de miles de aficionados del Newcastle clamando "falta". Muchos se dirigieron a Londres para presionar a los dirigentes de la Premier League, a los que culpan del retraso.

Después de otra temporada mediocre, me encontré junto a la mayoría de los aficionados del Newcastle que deseaban que el acuerdo se llevara a cabo a pesar de la preocupación por el pésimo historial de derechos humanos de Arabia Saudí. No sólo estaba a punto de despertar el "gigante dormido" del noreste, sino que además el FPI prometía a la región cientos de millones de libras en concepto de regeneración y puestos de trabajo.

La reticencia de la Premier League a aprobar el acuerdo tuvo posiblemente menos que ver con la preocupación por los derechos humanos que con la protección de su propio y lucrativo acuerdo de retransmisión en el extranjero con beIN Sports, de Qatar. Las acusaciones de piratería saudí de la emisión de la Premier League de este canal persisten. Ni siquiera el reciente deshielo de las relaciones entre Riad y Doha ha facilitado el esperado compromiso.

Como muchos otros, me dejé llevar por todo esto y por los posibles beneficios para mi club y mi región. Sin embargo, el martes por la noche recibí un golpe de realidad con una espeluznante llamada telefónica en la que se me comunicaba que uno de mis más queridos amigos y mentores había desaparecido en el brutal sistema penitenciario de Arabia Saudí, donde la tortura es habitual. Supe que algo iba mal cuando no me devolvió las llamadas y temí que hubiera sido víctima de Covid-19. A pesar de mis repetidas peticiones y de los mensajes sin respuesta, su familia y sus compañeros de trabajo han guardado silencio durante meses, temiendo revelar su destino. El Dr. Ahmed Farid Moustapha es un arquitecto e ingeniero de gran renombre con un próspero negocio en Madinah. Debe estar cerca de los 80 años; ¿por qué iba a temer el régimen saudí a un hombre tan anciano y respetado?

Ir a St James' Park y apoyar al Newcastle United sabiendo que está siendo financiado por un régimen que brutaliza, tortura y mata a personas inocentes -el también periodista Jamal Khashoggi fue una de esas víctimas en 2018- será difícil. Sin embargo, iré el primer día de la nueva temporada a distribuir folletos y carteles sobre el doctor Moustapha, y a instar a todos los aficionados y seguidores del Newcastle United, estén donde estén, a que hagan un examen de conciencia y se pregunten qué harían si hubieran recibido una llamada telefónica así sobre alguien muy querido.

¿Realmente queremos ganar a cualquier precio? A pesar de la frase de Bill Shankly, a menudo mal citada, de que el fútbol es "mucho más" que una cuestión de vida o muerte, realmente no vale la pena si significa hacer la vista gorda a los mortíferos abusos de los derechos humanos simplemente para conseguir algún trofeo en la vitrina.

LEER: Cartas filtradas describen los malos tratos a Ahmed Mansour en las cárceles de los EAU

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioReino UnidoReportajes y Análisis

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines